En Voz Baja

Un robo a la Montada

No estaban filmando una película del oeste, pero tranquilamente la escena que se vio en Casilda podría haber sido parte de un guión.

Miércoles 31 de Julio de 2019

No estaban filmando una película del oeste, pero tranquilamente la escena que se vio en Casilda podría haber sido parte de un guión. Lo cierto es que un hombre fue apresado por efectivos policiales mientras cabalgaba en las inmediaciones de la ruta 92. Cuando lo detuvieron, comprobaron que las sospechas tenían fundamento: cabalgaba en un caballo robado. Hasta allí nada demasiado inusual. Lo más llamativo llegó después, cuando comprobaron que el animal era uno de los nueve equinos de la Policía Montada. El robo no fue producto de la improvisación, ya que el hombre le había puesto al animal un freno para poder montarlo sin inconvenientes. Lo cierto es que sin demasiados obstáculos había ido hasta el corral donde están los animales, montó uno y se fue al galope. Las cosas se le complicaron porque a los vecinos les resultó sospechoso y avisaron a la policía. Allí se terminó la película.

El corte de boletas desvela a todos

El temor a un eventual corte de boletas tiene en alerta a los principales estrategas de las campañas electorales en provincia de Buenos Aires. Un fenómeno que, al parecer, podría afectar tanto al Frente de Todos como al oficialista Juntos por el Cambio. Los principales mentores de esta movida son los intendentes bonaerenses, que temen que los candidatos a la presidencia tiren para atrás sus chances a la hora del recuento de votos. Lo cierto es que tanto macristas como kirchneristas intentan evitar el corte propio y atraer cortes de boletas ajenas. El tema llegó hasta La Plata, donde la gobernadora Vidal escuchó de boca del intendente de Quilmes, Martiniano Molina, quien explicó lo que se está verificando en su territorio. No fue el único. Y en la vereda de enfrente fue el propio Alberto Fernández quien les pidió a los intendentes del PJ que no se tienten con la tijerita.

“Dos gambas para el café”

El humorista Juan Acosta protagonizó un hecho insólito cuando circulaba con su auto por la ruta 2. Mientras salía al aire para una radio, lo detuvo la policía para controlar los papeles del auto. Lo cierto es que circulaba con las luces apagadas, sin la verificación técnica vehicular y hablando por celular. “Pará que tengo a la poli”, le dice al periodista que lo entrevistaba. Allí se escucha parte del diálogo y después Acosta regresa a la nota y cuenta los detalles. “El poli me dijo que venía con las luces apagadas y sin la VTV, pero que como lo había hecho reír muchas veces me dejaba pasar. Le dí dos gambas para el café, no me mangaron”, relató sin pruritos. El actor recibió duras críticas de entidades de víctimas de accidentes y los dos policías que no lo multaron fueron desafectados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario