En Voz Baja

Un partido en ebullición

Pese a algunos intentos de disciplinamiento partidario, el socialismo no puede disimular en Santa Fe sus profundas diferencias internas.

Lunes 29 de Julio de 2019

Pese a algunos intentos de disciplinamiento partidario, el socialismo no puede disimular en Santa Fe sus profundas diferencias internas. Tras el fuerte impacto que sufrió por la derrota en la elección provincial, ahora los trapos comienzan a sacarse al sol y discutirse en la escena pública. Son muchos los socialistas —entre ellos algunas de sus máximas figuras— que expresan en privado su rechazo a “tragarse el sapo” de apoyar la fórmula Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey, que tuvo en el gobernador Miguel Lifschitz uno de sus artífices más entusiastas. Pero en los últimos días varios dirigentes ya optaron por salir públicamente a patear el tablero desmarcándose de esa jugada electoral al calificar el binomio de Consenso Federal como “conservador de derecha”. En ese sentido ya se expresaron el diputado Eduardo Di Pollina y los funcionarios provincial Esteban Paulón y municipal Analía Chumpitaz. Y en las últimas horas fue el turno de Mario Guala, secretario adjunto de las Juventudes Socialistas de Santa Fe: “La grieta está entre Macri y el pueblo argentino. Es por eso q muchxs socialistas preferimos sostener nuestros ideales, y no acompañar a Lavagna-Urtubey con quienes NO nos sentimos identificados y cuya fórmula representa una expresión de la derecha conservadora”. El dirigente cuestionó principalmente al actual gobernador Urtubey por reprimir a los docentes de Salta y por sus posturas “antiderechos”. “¿Qué pensarían Alfredo Bravo y muchos otros grandes referentes socialistas al ver cómo algunos pretenden que perdamos el rumbo?”, escribió en Twitter. Guala rescató a Antonio Bonfatti: “No lo vi en ningún medio y en ningún acto de campaña con Lavagna-Urtubey”. Y remató: “Yo cuestiono la moral del resto de los referentes y militantes que le pedían la renuncia al diputado (Luis) Contigiani y hoy militan por Urtubey”.

No quieren que aparezca en los afiches

“Mauricio tiene que entender”. La frase, dicha por un candidato macrista del conurbano bonaerense, resume el humor de los postulantes que encabezan campañas pegándose a la imagen de María Eugenia Vidal pero excluyendo al presidente de sus spots y afiches. La mayoría coincide en que hubo un repunte en la imagen del presidente, pero también admite que esa recuperación se ralentizó y que a ninguno le sumaría ahora una aparición de Macri en sus distritos, sobre todo antes de las Paso. Mientras Vidal comienza a aceptar que podría perder las primarias contra Axel Kicillof —una confesión que además es estratégica y busca movilizar a los simpatizantes de Cambiemos para que voten el 11 de agosto—, lo cierto es que en la provincia de Buenos Aires también saben que necesitan perforar el techo de la gobernadora y Macri resta en vez de sumar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario