En Voz Baja

Las mesas testigos barren con las encuestas

A poco más de una hora de cerrado el comicio en las elecciones provinciales del 16 de junio pasado, el peronismo ya sabía que había ganado las elecciones y que Omar Perotti se había consagrado gobernador de la provincia de Santa Fe.

Sábado 27 de Julio de 2019

A poco más de una hora de cerrado el comicio en las elecciones provinciales del 16 de junio pasado, el peronismo ya sabía que había ganado las elecciones y que Omar Perotti se había consagrado gobernador de la provincia de Santa Fe. Cuando esa información la transmitió a los periodistas de la capital provincial el propio presidente del justicialismo santafesino, todos pensaron que era una exageración y una expresión de deseo. Sin embargo, la certeza era tan grande que hasta a esa temprana hora se había dado la orden de preparar el escenario en la sede partidaria para festejar el triunfo sobre el Frente Progresista. Indudablemente, las mesas testigos del peronismo funcionaron con exactitud y los números finales del escrutinio así lo reflejaron. No fue lo mismo con las encuestas, que marcaron diferencias para uno u otro candidato con márgenes de errores que luego se comprobaron aún más amplios. Por eso, en los comicios del próximo 11 de agosto las mesas testigos, si son bien seleccionadas, seguirán aportando predicciones bastante precisas sobre el resultado. Claro que en una elección nacional el muestreo es más amplio y las complicaciones van en aumento. Habrá que ver.

Vidal reconoció que podría perder las Paso con Kicillof

María Eugenia Vidal reconoció a un grupo de empresarios que podría perder las primarias de agosto contra Axel Kicillof y les pidió que la ayuden para las generales de octubre, donde se definirá su suerte. Así lo publicó el portal digital La Política Online. Según ese medio de comunicación, la gobernadora bonaerense hizo esa apreciación en un encuentro junto al intendente de La Plata, Julio Garro. La gobernadora parece que da por descontada su derrota en las Paso, pero se muestra muy segura de ganar en las elecciones de octubre y continuar cuatros años más su gestión de gobierno. En la provincia están preocupados porque tienen medido que la gente que no va a votar en las Paso es en su mayoría votante de Cambiemos. De ahí a que la mandataria haya encendido una luz amarilla para despabilar a los que apoyan su gobierno. Sin embargo, la profunda recesión de la economía parece ser el indicador más importante para mover al electorado, que en su gran mayoría no es empresaria sino gente común que no la está pasando bien. El gobierno nacional aspira a que con la estabilidad cambiaria, el freno al alza de las tarifas de los servicios y alguna mejoría en la economía, recuperar votos que hasta hace meses los tenía irremediablemente perdidos. No es fácil predecir qué sucederá en el primer distrito electoral del país. Ni en otros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario