En Voz Baja

Efectos indeseados de la cuarentena

A cada uno la cuarentena le pega distinto. Están los que, como Gachy Santone, hacen lo que nunca hicieron ni a punta de pistola y descubren que les gusta.

Lunes 06 de Abril de 2020

A cada uno la cuarentena le pega distinto. Están los que, como Gachy Santone, hacen lo que nunca hicieron ni a punta de pistola y descubren que les gusta. Para la conductora de “Una tarde perfecta”, de LT8, es la cocina. De no preparar ni un huevo frito pasó a experimentar sofisticadas recetas gourmet que serían la envidia de Narda Lepes. Su coequiper en “Magazine”, Charlie Bermejo, se dedica a “dolce far niente”, como la película de Noe Carafil, mientras arma naves de “Star Wars” con los Lego de su nieto Máximo, que le tiene una paciencia bárbara al abuelo. Guille Zysman, solo deja la estricta cuarentena que cumple en su mansión del barrio Luis Agote para ir a la radio, aprovecha el encierro para ponerse el buzo de DT y dirigir exigentes prácticas deportivas, cuasi militares, a sus hijos, que por ahora le obedecen, aunque difícilmente eso dure. Juan Juncos, que no puede estar encerrado ni en el baño, se queda en El Tres hasta que lo echan a escobazos, lo que sucede ni bien termina “De 12 a 14”. De ahí en más, su vida transcurre en Tik Tok, hace todas las monerías y sus fans, que son tan fieles como las chicas de Sandro, se lo festejan locamente. El caso más raro es el del Turco Lotuf, que cuando va y vuelve al trabajo en auto, anda con un megáfono con el que reta a la gente que está en la calle sin autorización, como si fuera una propaladora del pueblo. Algunos se le retoban, pero cuando lo reconocen lo saludan y se meten adentro. Al final, hace bien.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario