En Voz Baja

Apoyo peronista en la elección de Boca

La llegada de Jorge Amor Ameal a la conducción de Boca Juniors, con casi el 53% de los votos, tuvo como una de sus banderas la despartidización del club, copado de modo creciente por el PRO de Mauricio Macri y Daniel Angelici en los últimos 24 años.

Martes 10 de Diciembre de 2019

La llegada de Jorge Amor Ameal a la conducción de Boca Juniors, con casi el 53% de los votos, tuvo como una de sus banderas la despartidización del club, copado de modo creciente por el PRO de Mauricio Macri y Daniel Angelici en los últimos 24 años. “Cuando la política entra por la puerta, el club sale por la ventana”, repitió durante su campaña el hombre que asumirá este viernes. Así, pese a su pertenencia peronista, fue puntilloso para cuidar que no figuraran en su lista nombres que repitieran esa historia aunque con un signo diferente. A eso responde en buena medida que haya elegido como vicepresidente primero a Mario Pergolini, un hombre sin militancia conocida, y que haya vedado la participación en la misma de allegados a los últimos apoyos que recibió antes de la votación, los del presidente del Partido Justicialista de la Ciudad de Buenos Aires, Víctor Santa María, y del radical César Martucci. Sin embargo, el juego que rodeó a la elección xeneize de anteayer no era para distraídos, dado que estaba en juego la mencionada hegemonía macrista. Así, la afinidad peronista de Ameal pesó fuerte, al menos a juzgar por las presencias que se dieron tanto en las mesas de votación como en el búnker. Fueron muchos los peronistas que se hicieron ver. Por allí estuvieron el próximo procurador del Tesoro, Carlos Zannini; la ex ministra de Economía bonaerense Silvina Batakis y el ex ministro de Trabajo Carlos Tomada, quien también se hizo tiempo para pasar antes y después de sufragar por el búnker de Ameal. También se vio al senador Mariano Recalde, al sindicalista Julio Piumato, al diputado Leopoldo Moreau y al futuro ministro de Ambiente Juan Cabandié, mencionado por conocedores como uno de los primeros que intentó acercar al amealismo al ídolo que aseguró el resultado y la derrota del angelicismo-macrismo: Juan Román Riquelme.

Nombramientos en tiempo de descuento

La decisión del canciller saliente Jorge Faurie de autorizar traslados y asunciones de diplomáticos afines en distintos destinos días antes del traspaso del poder enojó al presidente electo, Alberto Fernández, pero también a no pocos ex funcionarios del gobierno macrista. “Es una desprolijidad total, hacemos lo mismo que le criticábamos al kirchnerismo”, susurró uno de los embajadores que terminaron su mandato en las últimas horas. El viernes, Fernández le envió a Faurie una carta oficial en la que le advierte que nombramientos como el nuevo embajador en los Países Bajos, publicado días atrás en el Boletín Oficial, “generan condicionamientos a la gestión futura y serán revisados”, además de pedirle que los “suspenda”. Faurie no escuchó la solicitud del gobierno entrante y abandona la Cancillería con muchísimas desprolijidades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario