La ciudad

En el primer fin de semana de restricciones hubo menos ingresos al Heca por siniestros viales

El dato resulta bienvenido en un contexto de necesidad de camas por el avance de la segunda ola de coronavirus, y cuando se multiplican las consultas por cuadros febriles en toda la red de salud municipal.

Lunes 12 de Abril de 2021

Las restricciones a la circulación nocturna establecidas por el decreto del presidente Alberto Fernández arrancaron este fin de semana en todo el país y en la ciudad repercutieron con una baja en los ingresos al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez -en relación al fin de semana anterior y en materia de siniestros viales, no así en lo que tiene que ver con riñas o situaciones de ataques violentos. El dato resulta bienvenido en un contexto de necesidad de camas por el avance de la segunda ola de coronavirus, y cuando se multiplican las consultas por cuadros febriles en toda la red, tanto en los consultorios externos como en las guardias hospitalarias.

La información fue suministrada por Juan Becerra, director de Servicios de salud de la Secretaría de Salud Pública municipal, de la que depende el Heca. Este efector de tercer nivel de la red municipal, el que ofrece camas críticas, venía hasta el viernes pasado con un nivel de ocupación muy alto, que por momentos llegó a ser del 85 y 90 por ciento. Entre el viernes y el domingo, sin embargo, se registró un descenso en los ingresos e incluso el domingo por la noche el Sies (sistema integrado de emergencias) tuvo menos solicitudes, continuó Becerra.

Casi la totalidad de los pacientes que pasan por el Heca lo hacen porque han sufrido un trauma, de hecho los siniestros viales y los hechos violentos son las dos causas principales. En rigor en los últimos días no hubo pacientes Covid o sospechosos de padecer coronavirus en el efector de avenida Pellegrini al 3200.

Después de la gran movilización que implicó en todo el país la Semana Santa, de la que Rosario no estuvo exenta, con vecinos que salieron de viaje y turistas que vinieron de visita, este fin de semana en la ciudad hubo menos movimiento si se atienden los guarismos sobre accidentes de tránsito. Las restricciones a la circulación nocturna comenzaron el viernes pasado con controles de las fuerzas de seguridad y de la Municipalidad distribuidos en los seis distritos y en cumplimiento del DNU presidencial, que prohíbe la movilidad todos los días desde la medianoche hasta las seis, salvo excepciones. Al mismo tiempo un temporal se cernió sobre la región e incluso bajó un poco la temperatura. En este contexto, bajaron los ingresos en el Hospital de Emergencias en materia de siniestros viales.

“Es una pequeña muestra que no marca tendencias ni permite vinculaciones con causas directas. El fin de semana anterior fue largo y seguramente la cantidad de vehículos circulante fue mayor”, analizó el director de Servicios de Salud de la Municipalidad. “De todas formas, en el Heca se vio un descenso de ingresos entre el viernes y el domingo y el Sies tuvo menos solicitudes, sobre todo el domingo a la noche”, completó el funcionario, siempre en referencia a los siniestros viales, “no a riñas o situaciones de ataques violentos”, dijo.

En tanto los hospitales del segundo nivel tienen una ocupación variable de entre el 60 y el 75%, según los días, y en general los casos sospechosos de Covid oscilan entre el 12 y el 14%. “Lo que vemos sí es un crecimiento de las consultas por cuadros febriles en toda la red, tanto en los consultorios externos como en las guardias de los efectores”, puntualizó Becerra.

La suspensión de la nocturnidad es una estrategia que busca impactar en el sistema sanitario ya que al reducirse la ocupación de camas por otras patologías o traumas es posible destinar las camas críticas a los pacientes de coronavirus con complicaciones, en un momento de aumento exponencial de contagios. La ministra de Salud de la provincia, Sonia Martorano, reveló que en este momento el 30% de las personas internadas lo están a causa del Covid, mientras que el restante 70% permanece en hospitales y sanatorios por otras razones. Consideró que esta circunstancia es un buen síntoma.

Más allá de los impedimentos legales, las autoridades de todos los niveles continúan con su exhortación a la ciudadanía para mantener los cuidados preventivos y reducir la socialización.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario