..

Emotivo encuentro con su madre del chico desaparecido en Chabás

Fue hallado en Laguna Larga, provincia de Córdoba, por un hombre que lo ayudó a contactar a una amiga, No recuerda lo que le pasó.

Jueves 02 de Febrero de 2017

La búsqueda de Facundo Gabriel Gervasoni, el adolescente rosarino de 15 años que la semana pasada viajó a Chabás, donde reside su padre, y estaba desaparecido desde el jueves, tuvo un final feliz. El menor fue encontrado sano y salvo en la localidad cordobesa de Laguna Larga, ubicada a unos 300 kilómetros de Chabás, gracias a un hombre que además de localizarlo le brindó ropa y comida, al tiempo que le facilitó el camino para que pudiera comunicarse vía facebook con una amiga, cuya madrre no tardó en llamar a la mamá de Facundo para avisarle lo sucedido. Facundo había atravesado todo ese trayecto en un estado de profunda amnesia, ya que, según narró él mismo, sólo recuerda el momento en que, el jueves pasado, día de su desaparición, se bajó de la bicicleta cerca del parador del ómnibus de Chabás. El rodado fue hallado poco después abandonado.

Cuando la mamá recibió la noticia, estaba nada menos que frente a la fiscal Marianela Luna, del Ministerio Público de la Acusación de Casilda, quien lleva adelante la investigación sobre el caso. La funcionaria judicial fue tomando nota del relato que Facundo posteó en Facebook (narrado en boca de la madre de su amiga), se puso en contacto con la comisaría de Laguna Larga, y con la Policía de Investigaciones, que estaba en el barrio Centenario de Firmat, donde se presumía erróneamiente que podía estar el menor.

Inmediatamente, la fiscal ordenó la búsqueda del muchacho, quien se reencontró con su madre y se fundió en un emocionado abrazo en la estación de Omibus de Laguna Larga.

El chico fue encontrado por un muchacho que lo vio en un terreno baldío de la localidad cordobesa. Facundo sólo presentaba escoriaciones pero aparentemente ningún indicio de haber sufrido actos de violencia externa. El chico aseguró luego que no recuerda nada desde aquel jueves en que desapareció, ni de los días posteriores, salvo cuado dejó la bicicleta en inmediaciones del parador de ómnibus de Chabás y que presuntamente habría sufrido un accidente.

Alivio

La noticia trajo alivio no sólo a los familiares sino a los investigadores que desde hacía casi una semana no lograban dar con el paradero del chico pese a las incesantes tareas desplegadas para tal fin con la participación de fuerzas de seguridad, brigadas caninas de búsqueda de personas y hasta drones que sobrevolaron la zona.

"Estoy feliz y no tengo más que palabras de agradecimiento para todos los que ayudaron a encontrarlo". Con esa frase, María José Pérez, la madre, sintetizó a LaCapital la sensación que le produjo la aparición de su hijo mientras viajaba hacia el lugar del hecho en las primeras horas de la tarde de ayer junto a una comisión policial para reencontrarse con él.

Su intuición de madre no falló. Cerca del mediodía había manifestado a este cronista tener la certeza de que su hijo estaba "vivo y bien, pero la espera se hace larga".

Su frase terminó siendo premonitoria de lo que ocurrió un par de horas después cuando fue confirmado el hallazgo con vida de Facundo, para dejar atrás los "momentos de desesperación, angustia, e incertidumbre" que vivió su familia mientras hacía guardia en inmediaciones de la comisaria de Chabás, a la espera de novedades y aferrándose al "deseo" de que la historia terminase de la mejor manera, como sucedió.

En la publicación de su cuenta de Facebook Facundo refirió "estar bien" aunque adujo no recordar cómo llegó a Laguna Larga además de pedir que "avisen a todos" de su aparición y agradecer al tiempo que cerró su mensaje con la frase "mami te amo", lo que sacudió aún más sus ganas de reencontrase y "abrazarlo".

Y claro que no se olvidó de valorar y agradecer el gesto altruista que tuvo la persona que lo encontró a su hijo y ayudó para que pudiera retornar a su hogar. "Fue muy bueno y le estaré eternamente agradecido porque no solo lo encontró sino que le dio comida, ropa además de facilitarle (los medios) para que pueda comunicarse".

También destacó el acompañamiento y contención que encontró en la comisaría chabasense, donde permaneció junto a otros familiares hasta el hasta el fin de la exitosa búsqueda, al tiempo que reconoció las acciones investigativas del caso que está en manos de la fiscal titular del Ministerio Público de la Acusación de Casilda, Marianela Luna.

Medicamentos

Algo "grave"

No obstante la mujer espera que la Justicia "llegue hasta el final para esclarecer lo sucedido". Es que aunque no fue confirmado se presume que podría haber influido en la desaparición del menor la ingesta de medicamentos prescriptos para un hijo de la mujer de su padre y que consumió cuando estuvo en Chabás. Se trataría (pero aún son conjeturas objeto de investigación) de un ansiolítico y de un antisicótico de circulación legal pero que se consumen bajo estricto diagnóstico, prescripción y seguimiento médico.

"Si consumió incentivado o no por el otro chico es algo grave lo que sucedió, porque fue dentro de la casa donde el padre lo llevó y yo confiaba", dijo Pérez en el diálogo que mantuvo con este diario antes de la aparición de su hijo. Y en esa línea sostuvo su convicción de que "eso (el consumo de pastillas) fue el inicio de lo que pasó después, porque Facundo no tenía problemas de adicciones y es un excelente alumno".

Lo cierto es que, si efectivamente el muchacho recorrió tantos kilómetros durante tantos días y no recuerda nada, es factible que, de no padecer una afección previa, pueda haber estado bajo efecto de algún psicotrópico cuyo efecto negativo pueda ser la pérdida de la memoria. Pero, vale insistir, todo esto será objeto de la misma investigación.

De Rosario

El menor vive con su madre en el barrio Triángulo de Rosario y el martes pasado, tras ir con su primo a un cumpleaños a Sanford, le pidió a la madre permiso para viajar a la vecina localidad de Chabás a visitar a su padre.

Al parecer el consumo medicamentoso se produjo el miércoles pasado en el domicilio chabasense y al día siguiente fue cuando su padre lo ve por última vez el jueves luego de darle 30 pesos para ir al natatorio de un club local donde se dirigió en una bicicleta que más tarde fue encontrada en la zona del parador de ómnibus.

reencuentro. María José, en la estación de Laguna Larga, abraza a su hijo al volver a verlo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario