Entrevista

"El que toma las decisiones es el presidente de la Nación"

Santiago Cafiero | Bío | Nació el 30 de agosto de 1979. Jefe de Gabinete. Politólogo. Ex viceministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires y concejal del partido de San Isidro.

Sábado 26 de Septiembre de 2020

En el despacho del primer piso de la Casa Rosada ya no hay cuencos repletos de caramelos Sugus, como los que tenía Marcos Peña. “¿Lo invitaban con café cuando venía? Yo tengo nueces y almendras?”, dice el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Antes de ingresar de lleno a la entrevista, el funcionario se divierte escuchando anécdotas de su abuelo Antonio, quien cada vez que estaba con La Capital se despechaba con filosas ironías.

Cafiero está convencido de que vendrán tiempos mejores para la economía argentina, no deja de mencionar ni un solo minuto la herencia recibida de Mauricio Macri y le resta voltaje a las especulaciones múltiples sobre quién es el que manda y quién es el mandado entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner. “El que toma las decisiones es el presidente”, asesta.

En un exclusivo mano a mano con este diario, Cafiero es consultado sobre el posible envío de fuerzas federales a la provincia, aunque el gobernador Omar Perotti no las haya pedido, y se le menciona la friolera de sesenta mil millones de pesos que la Nación le dio a la provincia de Buenos Aires, mientras que a Santa Fe llegaron cuarenta (40) policías federales. Ahí sostiene: “Estamos en contacto y coordinación, con un monitoreo permanente. Por eso, están yendo fuerzas federales de respuesta inmediata de la Policía Federal. En cuanto a recursos, venimos acompañando a Santa Fe con los ATN, fondo fiduciario de desarrollo, IFE, ATP”.  

—A Fernández-Cristina se lo voto para sacar al país de la recesión en la que lo había dejado el gobierno de Macri. ¿La pandemia cumplió el alcance de esos objetivos primarios?

—Es cierto, el compromiso político que tomó el Frente de Todos, tanto Alberto como Cristina, fue cambiar las prioridades, cambiar el modelo económico. Veníamos de un modelo muy volcado a la especulación financiera y lo que el Frente de Todos proponía era fundar un modelo volcado a la producción, al empleo. Con todas las particularidades de avanzar en políticas distributivas, que recompongan el mercado interno para hacer girar la rueda de la producción. El 70% de las cosas que se producen en la Argentina se consumen acá, en el mercado interno. Ese es el cambio de prioridades que votó el ciudadano el 27 de octubre.

—Y se les complicó a poco a de asumir.

—Armamos un gabinete que tenía una lógica de incorporación de miradas distintas, pluralista. En ese momento teníamos que definir qué íbamos a hacer con la deuda, cómo la restructurábamos. Era muy difícil con eso lograr que bajen las tasas, que las pymes empezaran a tomar crédito. Actuamos en consecuencia y, desde el punto de vista distributivo, les dimos bonos a los jubilados, medicamentos gratuitos a jubilados, como política para avanzar con políticas públicas mas distributivas a los sectores postergados. Y paramos el aumento de tarifas en servicios públicos que había dejado el macrismo. Hoy todo está congelado y bajo estudio.

—Eso fue en el primer trimestre. Luego vino la pandemia.

—Y ahí las prioridades no se modificaron, pero se incorporaron a esta crisis de recesión, desocupación y aumento de la pobreza. Ahí nos vimos gestionando la pandemia, que es lo que estamos haciendo hoy. Pero no es el mismo modo de gestionar la pandemia que en marzo.

—¿Por qué?

—Porque la primera parte de la gestión de la pandemia tenía que ver con tres direcciones: una era que los trabajadores de la salud entendieran de qué modo podían trabajar con este virus que, al día de hoy, no tiene tratamiento ni vacuna. Ese aprendizaje se hizo. El segundo movimiento era el fortalecimiento del sistema de salud, por eso hicimos doce hospitales modulares, incorporamos infraestructura hospitalaria, donde el macrismo no puso un peso. El macrismo no puso un peso en salud pública durante cuatro años. Incluso deterioró el sistema. Llevó Salud a Secretaría. Logramos reconvertir empresas textiles para que trabajen con el tema de equipamiento para el personal y fabricamos respiradores.

cafiero1.jpg
El jefe de Gabinete dio detalles de los fondos que envía Nación a Santa Fe.

El jefe de Gabinete dio detalles de los fondos que envía Nación a Santa Fe.

—¿Y hoy en qué consiste la gestión de la pandemia?

—Es diferente. Ahora se trata de ver qué tipo de aperturas se hacen. El virus se extendió al resto del país tras haber nacido en ciudad de Buenos Aires y el Amba. Ahora está en el interior del país, y se desarrolla con mucha velocidad. Subyacente a esto nosotros continuamos con lo que nos habíamos comprometido. Bajamos las tasas de interés (hoy una pyme se financia al 24%) y lo más troncal y de estructura fue la renegociación de la deuda. Lo otro era tener un presupuesto. Esta dos cosas se han logrado.

—Algunos economistas, incluso de los más críticos, pronostican una recuperación, o rebote. ¿Se vienen brotes verdes?

—(Se ríe). Nooo, nunca más esas palabras. Quedaron excluidas del vocabulario porque son la demostración de la mentira y el cinismo del gobierno anterior. Anunciaban brotes verdes y segundos semestres que nunca llegaban. Presentaban power points con los próximos fracasos de la Argentina. Nosotros no tenemos que ir hacia ahí. Se va a poner de pie la industria nacional, que es vigorosa. La decisión política del gobierno es recomponer la capacidad de consumo de los sectores medios y populares. Tenemos expectativas de crecimiento, de arriba de cinco puntos del producto.

—¿Están pensando en modificar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para convertirlo en otra cosa?

—Está en estudio. Lo que hizo el IFE tuvo que ver con la primera parte de la gestión de la pandemia, cuando no había reapertura de actividades. El IFE cumplió un rol muy importante, piense que le llegó a nueve millones de argentinos y argentinas. Para una pandemia inédita hubo que tomar decisiones inéditas. Por ejemplo la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), que llegó hasta tres millones de trabajadores.

—¿Y a futuro cómo será?

—Como es dinámico, tomamos decisiones permanentemente. El jueves se prorrogó por un mes más el ATP y, el lunes, se abre la inscripción en la Afip para acceder de nuevo a ese programa.

"El IFE cumplió un rol muy importante. Llegó a nueve millones de personas. Está en estudio. El ATP cubrió a 3 millones de trabajadores"

—Hoy Rosario es una de las ciudades más explotadas con el virus. Y ni hablar de la provincia. La curva es ascendente y no tiende a aplanarse. ¿Hay un plan especial para Santa Fe?

—Desde el primer momento estamos trabajando con el gobernador. Hay que restringir la circulación, hay que ser restrictivos. Y, a su vez, enviamos recursos humanos y económicos. Esto es muy dinámico. Hoy, Santa Fe está con muchos casos y necesitamos que se acaten las normativas. Pero no hay una solución mágica.

—En Rosario hay una doble pandemia: coronavirus e inseguridad. Hay 154 muertos por causas violentas, y se le reclama al gobernador que le exija a ustedes lo que ustedes hicieron con Kicillof: darle una suma largamente millonaria para seguridad.

—Estamos en contacto y coordinación, con un monitoreo permanente. Por eso, están yendo fuerzas federales, de respuesta inmediata de la Policía Federal. En cuanto a recursos, venimos acompañando a Santa Fe con ATN’s, fondo fiduciario de desarrollo, IFE, ATP. Se han dado recursos por 47 mil millones de pesos a la provincia. Acompañamos con muchos recursos y herramientas.

—¿Y en algún momento este gobierno debe cumplir la orden de la Corte Suprema y pagarle la deuda a la provincia por coparticipación?

—Siempre hay cosas que estamos tratando de resolver. Hoy, tenemos una emergencia y hay que operar sobre las cosas urgentes. Siempre habrá una mesa de diálogo con Santa Fe.

—¿Está cansado de responder si el que manda es Fernández o Cristina?

—Hay complementariedad entre el presidente y la vicepresidenta. Hay unidad en la diversidad en la diversidad. Nos unifica un proyecto de país. A Sergio Massa, a Pino Solanas, a Victoria Donda. Personas que decidieron ir juntas para derrotar a un gobierno que le hizo mucho daño al país. No tenemos todavía dimensión de ese daño. El que toma las decisiones es el presidente.

—¿Está firme María Eugenia Bielsa en su cargo? Lo pregunto porque ha recibido muchas críticas desde el sindicalismo y algunos medios. Por estos días se la atacó en las redes por una frase suya de la campaña.

—María Eugenia es una gran funcionaria y está trabajando mucho. Está ordenando un área de construcción de viviendas. Cuando ella llegó había 50 mil viviendas que no se habían terminado desde el 2015. Y las empezaron entregar con el presidente desde el jueves pasado. Era un área que había sido devastada. Bielsa está muy firme en su cargo.

—¿Se siente más cerca políticamente de un peronista clásico como su abuelo Antonio, o de un progresista como su padre Juan Pablo?

—Yo estoy más formado en el peronismo tradicional de la provincia de Buenos Aires, aunque recojo esa expresión de valentía que representó el Grupo de los Ocho, de plantarse en contra de la moda, que era el liberalismo menemista. Reivindico mucho la política de mi padre. Te diría que soy una ensalada de los dos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS