..

El policía que mató a un joven de Aldao quedará preso sin plazos

Familiares y amigos de la víctima protestaron ayer frente a los Tribunales de San Lorenzo. El funcionario está imputado por el homicidio de Roberto Arrieta. Le disparó a menos de un metro con un arma antitumulto.

Miércoles 09 de Septiembre de 2015

El juez sanlorencino Eduardo Alfredo Filocco dictó ayer la prisión preventiva sin plazo para Jonatan Emanuel P., el policía de 25 años imputado por matar de un disparo con un arma antitumulto a Roberto Arrieta, un muchacho de 22 años de la localidad de Aldao. La respectiva audiencia tuvo lugar ayer al mediodía en el Juzgado de Instrucción de San Lorenzo, donde un grupo de familiares y amigos del joven fallecido hicieron una ruidosa manifestación para pedir el esclarecimiento del confuso hecho que ocurrió el domingo a la noche, frente a la comisaría 5ª, de Puerto General San Martín.

Tal como lo planteó la Fiscalía, representada por Karina Bartocci y Aquiles Balbis, ante el magistrado, al funcionario policial que se desempeñaba en la dependencia puertense se le acusa de "haber disparado impactando en el pecho de Roberto Arrieta, que se encontraba frente a él a una distancia no mayor a un metro aproximadamente, causándole la muerte de manera casi inmediata". Por ello, el caso "se califica, prima facie, por el delito de homicidio, en carácter de autor", reza el parte difundido desde la Oficina de Gestión Judicial.

Pese a la férrea defensa del propio acusado y de su abogado, Horacio Jorge Paulazzo, quien cuestionó la calificación y luego al pedido de prisión preventiva solicitada por la Fiscalía, Filocco dispuso igualmente la detención del policía y ordenó que se envíe el oficio a la Jefatura de la UR XVII haciendo saber del dictamen.

Si bien la audiencia era pública, recién después de varios insultos y reclamos, se permitió el ingreso al recinto de dos familiares de Arrieta. La espera, el pedido de justicia y los acalorados ánimos fueron una combinación explosiva y generaron momentos de alta tensión mientras transcurría el acto. Algunos pretendieron atravesar un vallado que protegía el frente del recinto de Dorrego 1770 y otros, incluso, quisieron enfrentarse, sin éxito, con el policía acusado.

Derrotero. Arrieta era un corredor de motos y trabajaba como personal de mantenimiento en una empresa. El domingo por la tarde recorrió ocho kilómetros desde Aldao hasta San Lorenzo, donde compraría comida para hacer una cena esa noche, para celebrar su cumpleaños. En esta ciudad se topó en la esquina de Oroño y San Martín con un control vehicular a cargo de inspectores municipales y policías e intentó eludirlo, pero fue interceptado por efectivos de Puerto San Martín, en la esquina de San Martín y Córdoba de esta ciudad. El muchacho fue trasladado a la comisaría 5ª para su identificación y luego fue liberado.

Para entonces ya lo esperaban fuera de la dependencia policial una veintena de familiares y amigos alertados de lo que sucedía y que protestaron porque Roberto habría sido víctima de apremios ilegales. En este contexto, el joven recibió el letal disparo con munición antitumulto a corta distancia, del que no pudo recuperarse y murió a los pocos minutos.

Dolor y desconsuelo. "Queremos justicia, no puede ser que lo hayan matado como lo hicieron. Frente a todos, como si nada. Yo vi cómo le disparaba. Le sacaron la vida a mi novio porque no les importa", gritó ayer frente a los tribunales sanlorencinos Romina, que hacía tres años salía con la víctima. Mario González, el padre de esta joven de 18 años estuvo presente en el hecho.

El hombre recordó que "en un momento dado este policía hace un disparo donde el único que está delante de ese policía soy yo y mi nena de 10 años. Cuando veo que el tipo hace el disparo, él hace un paso hacia atrás y se taclea solo con una de las motos secuestradas. Están diciendo que se le escapa el tiro, y yo lo estoy viendo a un metro de distancia que el tipo vuelve a cargar y me apunta a mí y a mi nena. Cuando veo esa situación lo único que hago es abrazarme y tirarme hacia un costado porque me veía que algo iba a pasar. Y tiró y le pegó en el pecho a Roberto", detalló el suegro.

Protestas. Consternados, los allegados al joven fallecido continuarán pidiendo justicia. Al cierre de esta edición, circulaba por las redes sociales entre los amigos de Arrieta una convocatoria a manifestarse anoche a partir de las 22.30 en un paseo público y para hoy a las 18 se organizaba una marcha, desde San Lorenzo hacia Puerto San Martín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS