El Mundo

Ya tiene el drama del Brexit encima

El próximo drama de Boris Johnson, en los 100 días que tiene en pleno verano europeo, es concretar el Brexit. Su gabinete se conocerá hoy después de su encuentro con la reina Isabel, en medio de una ola de renuncias de los ministros conservadores que no están dispuestos a aceptar un No Acuerdo antes del 31 de octubre, como propone sí o sí Johnson.

Miércoles 24 de Julio de 2019

El próximo drama de Boris Johnson, en los 100 días que tiene en pleno verano europeo, es concretar el Brexit. Su gabinete se conocerá hoy después de su encuentro con la reina Isabel, en medio de una ola de renuncias de los ministros conservadores que no están dispuestos a aceptar un No Acuerdo antes del 31 de octubre, como propone sí o sí Johnson.

Las semanas que vienen serán críticas para Boris y su supervivencia. El Parlamento estará abierto para discutir el acuerdo cuando él quiere prorrogarlo o cerrarlo para ignorar la voluntad de los legisladores, incluidos los propios.

El Brexit de Boris debe pasar por el Parlamento, lo quiera o no, porque así fue votado y un No Acuerdo será rechazado por la Cámara de los Comunes.

El peor fracaso para Boris no sería ser derrotado en el voto de confianza sino perder las elecciones generales anticipadas como candidato conservador y que, como consecuencia, el reino vaya a un segundo referéndum para decidir si habrá o no Brexit.

Los liberales demócratas, con su nuevo liderazgo, se preparan para ser la ambulancia de los desencantados, del millón de jóvenes que no votaron en el referéndum del 2016 e impedir el Brexit, con un gobierno de unidad, si hay elecciones anticipadas.

La incertidumbre reinará hasta el final del acuerdo y nadie hoy puede dilucidarla. El ex primer ministro británico George Canning solo duró 119 días en su cargo. El riesgo para Boris es que su período sea más corto.

El nuevo premier puede convocar a una elección general antes de que lo echen porque quiere irse sin un acuerdo. Recién entonces podrá separarse de la tragedia shakesperiana del Brexit y comenzar a moldear la política doméstica británica que Theresa May nunca pudo aplicar, devorada por el divorcio europeo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario