El Mundo

Xi convierte a los inodoros chinos en una prioridad revolucionaria

El presidente comunista quiere renovar el deficiente sistema de los baños públicos del país. Busca impulsar la industria del turismo.

Miércoles 29 de Noviembre de 2017

El relanzamiento de la campaña llamada "Revolución de los inodoros" que hizo el lunes el presidente chino XI Jinping tiene como telón de fondo "mejorar la vida de los 600 millones de habitantes de las zonas rurales" de China, tal como reforzaron ayer los medios oficialistas del país. Xi, a cargo de la segunda potencia mundial y factótum de una aceitada maquinaria diplomática multilateral, se puso al hombro un pedido singular: que se aumenten "los esfuerzos" para mejorar los baños públicos de su país. "La construcción de baños limpios es una parte importante de impulsar la civilización urbana y rural, y se deben realizar más esfuerzos en las ciudades y en las áreas rurales para mejorar los baños", dijo el mandatario. Es cierto que en las grandes ciudades chinas, los baños públicos —estilo letrina— distan mucho de un estándar higiénico, y es algo que, a priori, genera rechazo. La agencia oficial de noticias de China, Xinhua, habla de estos baños públicos como "gran motivo de desilusión para los visitantes" yendo en detrimento del sector de turismo, tanto doméstico como internacional, una clave del desarrollo chino.

El turismo doméstico en China en 2016 alcanzó unos 590.000 millones de dólares y Pekín planea duplicar esa cifra para 2020, según datos de la Administración Nacional de Turismo de China (CNTA). Con este llamado presidencial, rápidamente salieron a la luz los números de la planificación: en los próximos tres años, las autoridades quieren agregar 47.000 inodoros y renovar 17.000, según un plan publicado por la CNTA. "En comparación con el rápido crecimiento de la industria del turismo y la creciente demanda de personas de mejores vidas, el desarrollo (de los inodoros) es desequilibrado e inadecuado. Se necesita urgentemente otro programa de tres años", dijo Li Jinzao, jefe de la CNTA.

El plan anterior fue una inversión de unos 3.000 millones de dólares para instalar o renovar 68.000 inodoros en lugares turísticos. No obstante, "mejorar la vida de las personas" tal como resaltó Xi es el otro gran desafío personal. Según cuentan los medios chinos, durante sus visitas a las áreas rurales, Xi le preguntó a los residentes sobre las condiciones de los baños que usan y muchas veces remarcó que los inodoros limpios son importantes para construir un "nuevo campo".

Pozos improvisados

Muchos baños en el campo son simplemente agujeros o refugios improvisados, pozos que generan contaminación por desechos humanos. Esta preocupación no es nueva. De 2004 a 2013, la inversión fue de unos 1.252 millones de dólares. A fines de 2015, alrededor del 75 por ciento de las casas rurales tenían inodoros con descarga o secos con tanques subterráneos, con puertas, techos, ventanas y al menos dos metros cuadrados de tamaño. Xi ahora busca que la gente tenga instalaciones más limpias y reguladas, explican los medios.

Un último punto de este peculiar llamado es reforzar y actualizar el "made in China" de los inodoros inteligentes que muchos chinos de clase media suelen traer de Japón. Según un informe de la Asociación de Electrodomésticos de China, el tamaño del mercado del inodoro inteligente doméstico de China creció un 59 por ciento por ciento anual hasta llegar a 3,1 millones de unidades en 2016. Pero la penetración es baja y araña el 1 por ciento, lo que significa que "todavía hay un inmenso mercado potencial" en China, según el informe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario