El Mundo

Walmart deja de vender balas para armas cortas por los últimos tiroteos

El titular de la compañía pidió que el Congreso y la Casa Blanca aprueben medidas de "sentido común" para evitar la reiteración de los ataques.

Miércoles 04 de Septiembre de 2019

La cadena estadounidense Walmart anunció ayer que dejará de vender municiones para pistolas y algunos rifles de estilo militar, tras los últimos tiroteos que sacudieron al país.

Además, la compañía calificó de "inaceptable" la situación del control de armas en Estados Unidos. El presidente ejecutivo de la compañía, Doug McMillon, hizo un llamado al Congreso y la Casa Blanca para que aprueben medidas de "sentido común", incluyendo verificaciones de antecedentes más estrictas para la compra de armas.

"Como hemos visto antes, estos eventos horribles ocurren y luego la atención se desvanece. No debemos permitir que eso suceda", dijo McMillon en un comunicado. "El Congreso y la administración deberían actuar", agregó.

De todos modos, la compañía seguirá vendiendo rifles y escopetas para caza y buena parte de las municiones que utilizan estas armas, con el fin de que sus locales estén "aún más enfocadas en las necesidades de los entusiastas de la caza y el tiro deportivo", dijo McMillon.

Eludió prohibición

El autor de la masacre que el pasado sábado dejó siete muertos y 22 heridos en Texas había sido declarado mentalmente inestable y tenía prohibida la posesión de armas de fuego, dijeron ayer fuentes policiales al Wall Street Journal.

Según este informe, Aaron Ator, de 36 años, compró el fusil de asalto AR-15 usado en el ataque mediante una venta privada con la que eludió los controles de rigor, dijo el diario.

También ayer se supo que el perpetrador de la masacre "estaba en una larga espiral decadente" y había sido despedido de su empleo en servicios petroleros el día que asesinó a siete personas.

La policía mató a Seth Aaron, de 36 años, la tarde del sábado afuera de una sala de cine en Odessa después de la masacre que abarcó 16 kilómetros (10 millas) en la que además dejó heridas a 25 personas, indicaron las autoridades.

El agente especial del FBI Christopher Combs dijo que Ator llamó a la agencia y a la policía local el sábado después de ser despedido de Journey Oilfield Services, para realizar "declaraciones incoherentes sobre algunas atrocidades por las que sentía que había pasado".

"Iba en una larga espiral decadente", dijo Combs. " l no despertó la mañana del sábado y llegó a su oficina y sucedió. Llegó a la compañía con problemas".

Quince minutos después de la llamada al FBI y al 911, un patrullero estatal que no estaba al tanto de las llamadas intentó detener el vehículo de Ator por no haber indicado un cambio de carril, señaló Combs. Fue entonces que Ator apuntó con su fusil de asalto por la ventana trasera de su auto y le disparó al patrullero, lo que dio inicio a una aterradora persecución policiaca en la que Ator baleó a los otros coches que pasaban por el lugar, establecimientos comerciales, y asesinó a una empleada del Servicio Postal para robar el camión de correos.

El agente del FBI dijo que Ator "se presentó a trabajar enfurecido" pero no indicó la fuente específica de su enojo. Sin embargo, Combs describió la casa de Ator a las afueras de Odessa como una "residencia extraña" que reflejaba "el estado mental que atravesaba". El oficial dijo que no sabía si el agresor había sido diagnosticado previamente de algún problema de salud mental.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS