El Mundo

Vuelven a detener en Brasil a José Dirceu, ex mano derecha de Lula

Estaba en prisión domiciliaria por una condena anterior. Su firma consultora está implicada en el escándalo de Petrobras.

Martes 04 de Agosto de 2015

El ex ministro brasileño José Dirceu, que se desempeñó como figura clave del primer gobierno de Lula da Silva, fue detenido por sus presuntos nexos con la trama de corrupción en Petrobras. Dirceu estaba cumpliendo prisión domiciliaria por un caso anterior, el llamado "Mensalao", por el que cumple una sentencia, y el nuevo arresto, muy espectacular, incluyó a su hermano y un asesor. El arresto de Dirceu golpea claramente a Lula, quien se encuentra cada vez más comprometido en el escándalo en torno a Petrobras y ya ha recibido un pedido de indagatoria de un fiscal.

Dirceu, un histórico dirigente del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), se encontraba cumpliendo prisión domiciliaria en su casa en Brasilia, tras ser condenado a siete años y 11 meses de cárcel por comandar una red de pago de sobornos a legisladores durante el primer gobierno de Lula (2003-2006), el llamado "Mensalao".

Operativo. A raíz de las nuevas acusaciones, relacionadas con la gigantesca trama de desvío de fondos de la petrolera estatal, la policía llevó adelante un operativo en el que, además de confiscar una computadora personal y un teléfono celular del ex jefe del Gabinete Civil de Lula, detuvo al hermano de Dirceu, Luiz Eduardo de Oliveira e Silva, y a su ex asesor Roberto Marques. Los tres fueron trasladados a instalaciones carcelarias de la policía federal en Curitiba, en el sur de Brasil, donde están centralizadas las investigaciones sobre los fraudes contra Petrobras.

El blanco principal de esta etapa del operativo son los beneficiarios de pagos de sobornos vinculados a contratos con la petrolera y los testaferros utilizados en las transacciones. Todos los involucrados están bajo sospecha de haber cometido delitos de corrupción activa y pasiva, asociación para delinquir, falsedad ideológica y lavado de dinero. Dirceu y su hermano son dueños de la empresa JD Consultoría.

Según el diario Folha de Sao Paulo, Dirceu está involucrado en el caso Petrobras porque varias empresas constructoras involucradas en los fraudes realizaron pagos a su consultora. Entre 2006 y 2010, después de que estallara el escándalo del "Mensalao", Dirceu recibió como consultor pagos por unos 39 millones de reales (11,8 millones de dólares). Asimismo, empresas investigadas por los fraudes en Petrobras le pagaron otros 9,5 millones reales (2,87 millones de dólares) en la época en que la dirección de servicios de Petrobras estaba a cargo de Renato Duque, nombrado en el cargo por influencia de Dirceu, y que también está encarcelado.

Duros cargos. La sospecha es que esos pagos fueron en realidad sobornos que las empresas dieron para conseguir o mantener contratos con Petrobras. La sospecha se basa en declaraciones realizadas a los investigadores por Julio Carmago, ex directivo de la empresa contratista de Petrobras Toyo Setal. Según Camargo, que está preso y colabora con las investigaciones, la empresa le entregó a Dirceu cuatro millones de reales (1,2 millones de dólares), a pedido de Duque, a cambio de contratos. Según lo cita el diario Estadao de Sao Paulo, el juez federal Sergio Moro califica en su auto de prisión a Dirceu con duras frases. Ve "indicios de profesionalismo y habitualidad en la práctica del crimen" en Dirceu, que indican la conveniencia de enviarlo a prisión. También otros clientes de la consultora de Dirceu, como el dueño de la constructora UTC, Ricardo Pessoa, y el lobbista Milton Pascowitch dijeron haber pagado sobornos para mantener contratos con Petrobras. En declaraciones realizadas bajo acuerdos de "delación premiada", ambos sostuvieron que esos sobornos fueron pagados a través de la consultora, encubiertos como pagos de servicios.En este tipo de acuerdos estaba involucrado además el ex tesorero del PT Joao Vaccari Neto, quien también está detenido en Curitiba. Vaccari es apuntado por los investigadores como el principal negociador entre el partido de Lula y de la presidenta Dilma Rousseff y la red de desvíos en Petrobras.

Reclamo opositor. Tras la detención de Dirceu, la oposición encabezada por el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) pidió que la Justicia investigue por vinculación con el escándalo en Petrobras a la presidenta Rousseff y Lula. "Si la justificación para la prisión de Dirceu fue que él contribuyó a formar el esquema de corrupción en Petrobras esto permitiría que se abra una investigación sobre Dilma y Lula", declaró Aloísio Nunes Ferreira, jefe del bloque de senadores del PSDB.

La nueva detención de Dirceu pone el foco del operativo "Lava Jato" (Lavadero de autos) en el gobernante PT, cuando la semana pasada lo había puesto en políticos opositores al gobierno, como el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien motoriza el juicio político contra Rousseff y quien según el empresario detenido Julio Camargo, recibió comisiones ilegales de cinco millones de dólares por arreglar contratos en la petrolera. Por el Lava Jato ya fueron presos 40 ex directores del Petrobras, ejecutivos de empresas constructoras —como Camargo Correa y Odebrecht—, y el ya citado ex tesorero del PT, Joao Vaccari.

Silencio de Dilma. Hasta ayer a la tarde, la presidenta Rousseff no había comentado la nueva detención de Dirceu y el asunto no se trató en una reunión que la mandataria tuvo con sus ministros, no al menos oficialmente. "Obviamente todos sabían de la detención, pero no se discutió. Analizamos la agenda parlamentaria y asuntos económicos", aseguró el ministro de Defensa, Jaques Wagner, tras la reunión de gabinete en el presidencial Palacio del Planalto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario