El Mundo

Vivir en Roraima como refugiado

Un inmigrante venezolano, que caminó 32 días para llegar a Uruguay y radicarse en la frontera con Brasil, denunció las pésimas condiciones del campamento de refugiados en el Estado brasileño de Roraima, donde se produjeron ataques xenófobos el fin de semana.

Martes 21 de Agosto de 2018

Un inmigrante venezolano, que caminó 32 días para llegar a Uruguay y radicarse en la frontera con Brasil, denunció las pésimas condiciones del campamento de refugiados en el Estado brasileño de Roraima, donde se produjeron ataques xenófobos el fin de semana.

El hombre, que se identificó como Pedro, afirmó que "cuando se encienden las cámaras de la televisión, el campamento de refugiados de Roraima parece un refugio modelo".

"Pero cuando se apagan se nota la realidad. No hay agua potable, no hay privacidad ni una ducha de agua caliente" aseguró el hombre, que decidió quedarse a vivir, por el momento, en la frontera de Chuy-Chui, a unos 340 kilómetros al este de Montevideo, donde una avenida marca el límite entre Uruguay y Brasil.

Pedro agregó que en Roraima "los que menos tienen tratan de abusar de los que tienen más, y los que tienen más, se aprovechan de los que menos tienen".

El inmigrante venezolano salió de su país con destino a Brasil y después de vivir esa experiencia, que le resultó "traumática", decidió buscar otros horizontes, y le recomendaron que probara en Uruguay.

"Lo que viví no se lo deseo ni al peor de los enemigos" dijo Pedro a medios uruguayos que este fin de semana publicaron la historia, justo cuando en Roraima se producían los ataques xenófobos al campamento de refugiados, donde viven venezolanos y cubanos, principalmente.

En la frontera de Chuy-Chui, los inmigrantes, que también han llegado desde Venezuela y Cuba, aunque en menor número, son recibidos por el gobierno municipal uruguayo y organizaciones sociales que les ayudan con la comida y el alojamiento, básicamente.

Según la alcaldesa de Chuy-Uruguay, Mary Urse, en los últimos meses han llegado a esa ciudad, de unos 12.000 habitantes, unos 300 inmigrantes, entre cubanos y venezolanos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario