El Mundo

Venezuela quedó al borde del default de su deuda externa

Maduro convocó a los acreedores a Caracas para intentar una renegociación in extremis de 150 mil millones de dólares. Alarma global

Sábado 04 de Noviembre de 2017

Venezuela convocó a sus acreedores a una conferencia en Caracas para intentar una renegociación de su deuda externa, estimada en unos 150.000 millones de dólares. Crecen así los temores de default.

   "Le digo a los tenedores de la deuda venezolana: tengo moral para convocarlos el 13 de noviembre a Caracas e iniciemos un proceso de refinanciamiento y renegociación de la deuda", afirmó el presidente Nicolás Maduro. Tras ese anuncio, la agencia Fitch redujo la calificación de la deuda a "C" de "CC", en base a "faltas de pago previas", lo cual "hace un incumplimiento de pagos altamente probable". Venezuela dijo que inició ayer el pago de 1.169 millones de dólares por capital e intereses de la petrolera PDVSA.

   Pero tras esa liquidación, deberá cancelar en lo que resta del año entre 1.400 y 1.800 millones de dólares de intereses de otros papeles, y rendimientos pendientes de bonos que debió pagar en octubre y tienen un período de gracia de 30 días. A la cabeza de la comisión negociadora, el vicepresidente Tareck El Aissami afirmó que el gobierno buscará sentar "las bases para renegociar los términos de la deuda externa de la República y de PDVSA".

   Maduro denuncia una "persecución financiera" impulsada por Estados Unidos, que en agosto prohibió negociar nueva deuda venezolana. El presidente y El Aissami forman parte de una lista de funcionarios venezolanos sancionados por Estados Unidos y Canadá, lo cual dificulta una negociación.

   "Las opciones para mantenerse al día con los pagos están disminuyendo rápidamente, principalmente porque cualquier reestructuración debe tener un plan creíble de reformas económicas", aseguró el analista Diego Moya-Ocampos, del IHS Markit. Con reservas por apenas 9.700 millones de dólares, Venezuela tiene obligaciones para 2018 que ascienden a unos 8.000 millones, en medio de una severa crisis económica con récord de inflación y una recesión sin precedentes.

   "El riesgo del default está allí", dijo el analista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, quien señaló que para renegociar se requiere un plan de reestructuración y saneamiento. "Y ese plan no está", agregó. Los analistas ven poco probable que Maduro cambie el modelo de la economía que se contrajo 36% en cuatro años. Las sanciones de Trump,"impiden a los bancos de Estados Unidos participar en una reestructuración", apuntó Moya-Ocampos. Si Venezuela cae en default, en el corto plazo puede haber un respiro porque lo que se deje de pagar se puede usar para importaciones, pero "en el mediano plazo se tendrá un mayor aislamiento, más inflación. El default profundizará la recesión", aseveró el economista Oliveros.

La crisis que atraviesa Venezuela es cada vez más alarmante. La consultora Econométrica indicó que el país entró por primera vez en su historia en hiperinflación. Venezuela registró en octubre una inflación del 50,6 por ciento, entrando técnicamente en hiperinflación al rebasar el umbral del 50 por ciento, que define este último concepto.

Econométrica, junto al Parlamento y otras entidades privadas ofrecen periódicamente un cálculo de la inflación, ante la ausencia de datos públicos por parte del Banco Central.

Econométrica habla de un "máximo histórico" de inflación en Venezuela, que atraviesa su peor crisis económica y social, lmarcada por la escasez de productos básicos como alimentos o medicamentos. La causa principal del desastre es la aplicación de políticas económicas erradas durante 18 años por el régimen que creó Hugo Chávez y hoy lidera Nicolás Maduro. La persecución del sector privado, las medidas restrictivas del mercado de cambios y el congelamiento totalmente fallido de precios son, entre otras, los principales errores. La caída del precio del petróleo a partir de mediados de 2014 sólo agravó una situación de inflación y escasez que ya estaba presente.

Econométrica explicó queVenezuela lleva años cumpliendo con creces las condiciones que llevan a la hiperinflación, entre las que destacan la emisión descontrolada de dinero por parte del Banco Central y el descenso de bienes en el mercado a causa de la caída de la producción. El PBI venezolano cae a un ritmo superior al 10 por ciento anual actualmente y lo mismo ocurrió el año pasado.

Esta semana, el presidente Maduro anunció el quinto aumento del salario mínimo en lo que va del año y el número 39 desde que comenzara en 1999 régimen chavista. Con el incremento de este miércoles, el salario mínimo mensual se ubica en poco más de 4 dólares al cambio paralelo.

Durante 2017, y antes del valor de octubre, el índice del Congreso, dio un 366,8 por ciento acumulado. Claramente este año se superará el 500 por ciento de inflación. Una cifra algo superior fue la acumulada en 2016 se ubicó en 550 por ciento según el Parlamento.

El Fondo Monetario Internacion pronosticó el mes pasado que la economía venezolana se contraerá 12 por ciento este año y otro 6 por ciento en 2018 y que padece una tasa de inflación de 652 por ciento este año que se incrementará a 2.349 por ciento el próximo año.

Para todo el año se prevén entre 500 por ciento y 650 por ciento de aumento de precios. El país entró

en hiperinflación

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario