El Mundo

Venezuela: la autopsia reveló que un militar murió por torturas en prisión

La filtración de la necropsia del cadáver del capitán Arévalo puso en aprietos al régimen de Maduro. La oposición llamó a marchar mañana

Jueves 04 de Julio de 2019

La autopsia confirmó que un militar venezolano murió por las torturas en prisión El resultado de la autopsia del capitán de corbeta de la Armada Rafael Acosta Arévalo, muerto bajo custodia de agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) de Venezuela, elevó la tensión y enfrenta aún más al régimen de Nicolás Maduro contra políticos opositores y activistas de varios países.

El lunes los médicos forenses adscritos al Ministerio Público —controlado por el oficialismo— examinaron el cadáver con hermetismo pero ayer se filtró el resultado de la necropsia que determinó que el militar sufrió graves lesiones que le provocaron la muerte.

La revelación la hizo el periodista local Eligio Rojas. "La necropsia de ley practicada al cadáver del capitán Arévalo determinó como causa de muerte 'edema cerebral severo debido a insuficiencia respiratoria aguda, debido a rabdomiolisis por politraumatismo generalizado'", informó Rojas en Twitter, adjuntando una fotografía del documento.

El examen forense determinó además que el cuerpo del capitán presentaba costillas fracturadas, tabique nasal roto, excoriaciones, hematomas en los muslos y quemaduras en los pies.

El líder opositor Juan Guaidó y sus aliados internacionales afirmaron que el militar murió a causa de las torturas recibidas, exigieron a Maduro una investigación internacional y llamaron a una movilización popular en las calles para mañana.

"No hay palabras para describir este abominable hecho. Hemos establecido contacto inmediato con la familia y la comisión de la ONU en Venezuela", dijo Guaidó en Twitter.

La mujer de Acosta, Waleswka Pérez, pidió que sea la ONU quien se ocupe de las pesquisas.

Otro líder opositor, Leopoldo López, reapareció ayer en Twitter, donde guardaba silencio desde que España limitó su "actividad política" en la Embajada de Caracas, para instar a los venezolanos a movilizarse masivamente mañana en protesta.

"Todos a la calle este 5 de julio atendiendo el llamado del presidente (encargado) Juan Guaidó, reclamando una vez más nuestra independencia del yugo opresor (...) El presente y el futuro de Venezuela están en nuestras manos. Salgamos a conquistarlo!", dijo en la red social. López ha subrayado que "nadie está a salvo de la maldad de este régimen, que tortura y mata a civiles y militares por igual".

"Un día asesinan a un oficial y al siguiente le disparan a los ojos a un joven venezolano", comentó en alusión a los últimos acontecimientos en la nación caribeña donde un adolescente perdió los ojos como consecuencia de balas de goma disparadas por la policía.

Acosta fue detenido por presuntamente conspirar en un plan para derrocar y asesinar a Maduro, el 21 de junio, horas antes de concluir una visita de tres días de Bachelet a Venezuela. Nunca le fueron imputados los cargos de sedición y traición a la patria, según evidencian comunicados de la Fiscalía y el Ministerio de Defensa.

En contraste, las denuncias por arbitrariedades en su detención aumentaron con los días en prisión. Su esposa aseguró que se trató de una desaparición forzada. El viernes, el prisionero asistió a una audiencia de presentación en una silla de ruedas, golpeado y confundido. Tras ser llevado a un hospital en el complejo militar Fuerte Tiuna, en Caracas, falleció el pasado sábado.

"Les quiero decir que murió como un héroe, no como un asesino, ni como un corrupto, ni un narcotraficante. Murió queriendo a su país, apegado a la Constitución. Les quiero decir que vean este ejemplo, se tienen que unir y darle la libertad a Venezuela. Miren todo lo que está pasando, me lo mataron, mis hijos quedaron huérfanos", afirmó su viuda en una entrevista a un canal venezolano en Estados Unidos.

Hasta ayer, el cuerpo estaba en la morgue de Bello Monte, la principal de Caracas, resguardado por agentes del aparato chavista. Waleswka Pérez, viuda de Acosta, exigió que expertos independientes analizaran el cuerpo frente a posibles distorsiones en el resultado forense.

Su petición fue replicada por la opositora Asamblea Nacional, decenas de gobiernos extranjeros y por Michelle Bachelet, alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que exhortó en un comunicado a las autoridades a realizar una investigación transparente e imparcial. Pero Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), aclaró que las riendas del caso serían llevadas por el gobierno. "Aquí hay organismos de seguridad que están investigando. Venezuela no es un país tutelado", dijo en una rueda de prensa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario