El Mundo

Venezolanos que huyen a Colombia, dispuestos a trabajar en lo que sea

El comercio informal prolifera en las calles. Los que emigran venden alimentos, sus enseres, se prostituyen o simplemente piden limosna

Domingo 06 de Mayo de 2018

El ingreso de venezolanos a Colombia ha generado que las dinámicas de las ciudades cambien: es común hoy en día ver calles abarrotadas de comerciantes informales ofreciendo todo tipo de artículos e incluso a mujeres venezolanas vendiendo su cabello de forma improvisada en la calle. La ciudad colombiana más próxima a la frontera con el país gobernado por Nicolás Maduro es Cúcuta, atestada de ventas callejeras donde venezolanos piden unos cuantos billetes a cambio de sus enseres, que han traído a hombro por los pasos fronterizos, o simplemente piden limosna.

Preciadas cabelleras

Cerca al puente internacional Simón Bolívar, que separa las dos naciones, hay mujeres con tijeras en mano dispuestas a arrebatar la cabellera de las venezolanas. La misión no es para nada una disputa o un hurto, es una transacción consensuada en la que las venezolanas dejan que su extenso pelo sea cortado a cambio de dinero para abastecerse de comida y regresar a su país. El precio varía dependiendo del tono de pelo, la extensión y lo saludable que luzca, pues luego éste es tratado para confeccionar pelucas. "En promedio una mujer recibe 60.000 pesos (unos 22 dólares) por su cabellera", cuenta una de las compradoras al diario La Opinión de Cúcuta.

Las autoridades migratorias manejan desde diciembre pasado la cifra de 550.000 venezolanos que residen en Colombia, pero organizaciones sociales afirman que puede ser el doble. Síntoma de esa proliferación son los puestos de comida rápida en las calles que ahora ofrecen productos típicos del país petrolero.

Yorman Galvis es originario del Estado venezolano de Zulia, llegó a la capital colombiana hace dos años y hace más de uno trabaja en un restaurante en el que venden comida de su tierra. "La arepa peluda (carne desmechada y queso) y los tequeños (dedos de queso con aguacate) son de lo más pedido. También compran pabellón criollo, que es de lo más típico de allá", dice el joven de 28 años detrás del mostrador.

La comida venezolana no solo se ve en restaurantes, pues en las calles también abundan los puestos ambulantes que anuncian "arepas venezolanas". Los meseros, auxiliares de cocina, cuidadores de autos, domiciliarios e incluso obreros de construcción en Colombia tienen ahora acento venezolano.

Según Migración Colombia, cerca de 69.000 venezolanos obtuvieron el Permiso Especial de Permanencia (PEP) en 2017. El 40 por ciento de ellos reside en Bogotá. El gremio de comerciantes de la ciudad reveló un estudio que da cuenta del aumento del trabajo informal. Solo un 20 por ciento de los empresarios ha contratado formalmente a venezolanos. "De los encuestados que aún no han contratado personal venezolano, en un 73 por ciento estarían dispuestos a hacerlo", indicó el dirigente del gremio, Juan Esteban Orrego.

Pero no todos ellos están en las grandes superficies. Al campo colombiano han llegado algunos que están tomando puestos como recogedores de café. Guillermo Sánchez es uno de ellos. Gana 32.000 pesos al día (12 dólares) y descontando sus gastos diarios, le quedan unos 115.000 al mes (43 dólares), que envía a su familia en el Estado de Yaracuy.

"Todo está muy caro allá"

Sánchez contó al diario El Tiempo que ese dinero al cambio venezolano son unos nueve millones de bolívares, con lo que a su familia apenas le alcanza para comer. "Tampoco es que puedan salir a un restaurante ni nada, todo está muy caro allá", dice.

La vida nocturna también ha cambiado. Los burdeles están repletos de venezolanas que se prostituyen por menos dinero que las colombianas. "Sabemos que en las zonas de frontera la situación es muy crítica, pues se han generado situaciones entre prostitutas colombianas y venezolanas, una disputa del mercado", explicó Olga Sánchez, directora de la organización feminista Casa de la Mujer.

"Muchas prostitutas de esta ciudad (Cúcuta) han tenido que moverse a otros lugares, pues aquí hay muchas venezolanas", dijo a La Opinión Jennifer, una meretriz de 29 años.

En Arauca, un municipio ganadero a pocos kilómetros de allí, el propietario de uno de los burdeles calculó que el 90 por ciento de las trabajadoras sexuales del lugar son venezolanas. Las 12 que trabajan en su negocio lo son, "algunas incluso con título universitario", dijo Jorge Sánchez a El Tiempo.

Un promedio de 363 por día llega a Argentina

Al igual que la región, Argentina ha visto acelerado el ingreso de los caribeños. Durante los dos primeros meses del año ingresaron al país 21.444 venezolanos: un promedio de 363 por día. En enero llegaron 10.749 venezolanos y en febrero, 10.695. Pero el dato más certero, según la Dirección Nacional de Migraciones, se obtiene a partir de las radicaciones otorgadas, ya que no es lo mismo ingresar que radicarse. De 2016 a 2017, escalaron un 142%: de 12.859 a 31.167. El primer bimestre implicó el otorgamiento de 8756 residencias a venezolanos. El director de Migraciones, Horacio García, advierte: "No es normal que una corriente migratoria crezca de manera tan fenomenal". A falta de estadísticas oficiales, las cifras que miden la crisis estructural de Venezuela provienen del sector privado. Los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), un estudio realizado en 2017 por la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar, revelaron que el 87% de las familias venezolanas está por debajo de la línea de pobreza y el 61% vive en pobreza extrema. Según un sondeo de la firma Datos Group de marzo, 4 de cada 10 venezolanos quieren irse del país en los próximos 12 meses para escapar de la grave crisis económica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario