El Mundo

Una nueva tregua anunciada por ETA despierta dudas en España

La organización terrorista declaró ayer "un alto el fuego permanente, general y verificable". Para el gobierno esta propuesta es insuficiente. Piden el fin definitivo de la lucha armada.

Martes 11 de Enero de 2011

Madrid.— Cuatro meses después de declarar un cese de sus “acciones armadas ofensivas”, el grupo armado vasco ETA anunció ayer “un alto el fuego permanente, general e internacionalmente verificable”, una iniciativa que, sin embargo, fue considerada insuficiente por la mayoría de las fuerzas democráticas en España.

El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fue breve pero categórico: “El comunicado no sirve. Tiene que dar mucha más contundencia y no vamos a permitir ningún engaño. Que nadie piense que el gobierno va a bajar la guardia”, enfatizó.

El vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reiteró que lo que el Ejecutivo reclama a ETA es un comunicado con el que ponga fin a la lucha armada “de manera irreversible y definitiva”. “Hoy no lo ha hecho”, criticó el ministro.

Pérez Rubalcaba reconoció que el anuncio de la organización separatista “no es una mala noticia”. “Pero ésta no es la noticia” que se esperaba, puntualizó. En este sentido, denunció que el grupo siga condicionando cualquier solución a una negociación sobre la independencia del País Vasco. “ETA quiere mantener su posición de tutela, sigue pretendiendo que el fin de la violencia tenga precio”, sentenció.

Sin verificación. En cuanto al compromiso de ETA a que su alto el fuego sea verificable internacionalmente, el ministro recordó que el gobierno de Zapatero rechaza esta idea. “En un Estado de derecho quienes verifican son los cuerpos y fuerzas de seguridad”, afirmó.

A pesar de que ETA asegura que su compromiso con el fin de la confrontación armada es “firme”, no dice nada sobre su disolución ni sobre la entrega definitiva de las armas, al tiempo que llama a las autoridades de España y Francia a “abandonar para siempre las medidas represivas y la negación de Euskal Herria (País Vasco)”.

“Final inevitable”. Rubalcaba admitió, pese a todo, que el comunicado da cierto sosiego. “Si me preguntan si hoy estoy más tranquilo, les diría que sí; si me preguntan si esto es el final (de ETA), les diría que no; y si me preguntan si este comunicado es lo que espera la sociedad, les diría que rotundamente no”, manifestó.

En la misma línea, el presidente del gobierno vasco, el socialista Patxi López, señaló que ETA “ha empezado a asumir que su final es inevitable”, y que este nuevo alto el fuego, “aunque insuficiente”, acerca más el final del terrorismo. También el Partido Nacionalista Vasco (PNV) emplazó a ETA a, simplemente, “desaparecer”.

Quizás hace algunos años, la reacción al nuevo comunicado de ETA hubiese sido otra. Pero Madrid ya no confía en el grupo armado. La última vez que lo hizo, el gobierno de Zapatero salió muy mal parado.

En 2006 ETA había declarado también un alto el fuego “permanente”, y el gobierno se embarcó en un proceso de paz. Pero cuando la organización vasca consideró que las negociaciones no iban como ella aspiraba, colocó en uno de los estacionamientos del aeropuerto de Barajas un potente coche bomba que causó la muerte de dos ciudadanos ecuatorianos. Ese 30 de diciembre ETA también dinamitó el proceso de paz, que moriría definitivamente en junio de 2007.

Desde entonces, las promesas del grupo armado ya no cuentan en Madrid y tampoco en el País Vasco, donde por primera vez ya no gobiernan los nacionalistas sino los socialistas de Zapatero.

Dos opciones

El ministro Alfredo Pérez Rubalcaba advirtió que si el ilegalizado partido Batasuna, el brazo político de ETA, quiere ser admitido nuevamente de cara a las elecciones municipales de mayo, sólo tiene dos opciones: “O ETA deja la violencia de forma irreversible o bien Batasuna rechaza la violencia de ETA, lo que tampoco se ha producido”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario