El Mundo

Una medida que alcanzaba al 23,9 por ciento de la población carcelaria

La resolución del juez Aurélio pudo haber beneficiado al ex presidente Da Silva, detenido en Curitiba.

Jueves 20 de Diciembre de 2018

La resolución del juez Aurélio pudo haber beneficiado al ex presidente Da Silva, quien está detenido en Curitiba desde el 7 de abril, cumpliendo una pena de 12 años por corrupción pasiva y lavado de dinero. Según un comunicado de la Procuraduría General brasileña, además de Da Silva, alcanzaba a 169 mil presos en todo el país, lo que equivale al 23,9 por ciento de la población carcelaria brasileña.

Conocida la decisión de Aurélio, la defensa de Da Silva se presentó de inmediato ante la Justicia de Curitiba y pidió la liberación del ex presidente. "Se torna imperioso el cumplimiento de la decisión emanada de la Suprema Corte", reclamó el equipo de abogados en una nota presentada ante el tribunal.

El Partido de los Trabajadores (PT), por su parte, se movió con rapidez y menos de una hora después del conocimiento del fallo de Aurélio solicitó la liberación de su líder. "Acabamos de presentar un recurso solicitando el permiso de liberación de Lula", tuiteó la presidenta del PT, Gleisi Hoffman. La dirigente izquierdista añadió que, para acelerar la posible liberación del ex mandatario, el PT renunció al derecho que Lula tiene de ser sometido a un examen de cuerpo de delito antes de ser excarcelado.

La sentencia contra Lula fue ratificada en segunda instancia y la defensa del ex mandatario apeló la decisión, la cual está en trámite.

Ola de críticas

La cautelar dictada por el juez Marco Mello fue objeto de críticas en casi todo el espectro jurídico brasileño, pues si bien se apoya en la Constitución nacional, no tomó en cuenta una decisión adoptada en el año 2016 por la propia Corte Suprema, que fue ratificada este mismo año y permite que una pena comience a ser ejecutada tras la condena en segunda instancia, aún cuando resten apelaciones.

Tras el fallo del juez de la máxima instancia judicial de Brasil Marco Aurélio, decenas de manifestantes comenzaron a reunirse alrededor de la cárcel de Curitiba a la espera de una resolución que, finalmente, no fue la esperada.

Sin sentencia firme. Lula purga una pena de 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});