El Mundo

Una masacre en un templo metodista reavivó la tensión racial en EEUU

Odio xenófobo en los EEUU. Un joven blanco mató a tiros a nueve personas negras en Charleston, Carolina del sur, durante una charla sobre textos bíblicos.

Viernes 19 de Junio de 2015

Un joven blanco mató a nueve afroamericanos en una histórica iglesia metodista de la comunidad negra en Charleston, Carolina del Sur, en uno de los crímenes racistas más graves en años en Estados Unidos. La tragedia ocurrida en una de las iglesias más antiguas de la comunidad negra, Emanuel African Methodist Episcopal Church, es uno de los peores ataques en lugares de culto en las últimas décadas en Estados Unidos, y ocurre en momentos de constantes tensiones raciales en todo el país.

El asesino, un joven blanco de 21 años identificado como Dylann Roof, inicialmente huyó en un automóvil y fue arrestado luego en un control de tránsito en la localidad de Shelby, en el Estado de Carolina del Norte, a una distancia de más de 300 kilómetros de la escena del crimen. Charleston es una ciudad de 130.000 habitantes. Según medios estadounidenses, el sospechoso había declarado antes de perpetrar el ataque que quería matar a personas negras. Roof residía en los alrededores de Columbia, la capital de Carolina del Sur, situada a dos horas de ruta de Charleston, y ya había sido detenido al menos dos veces por tráfico de drogas.

El horror generado por el caso y el simbolismo del lugar donde ocurrió marcaron el tono de la intervención del presidente Barack Obama, que visiblemente frustrado expresó ayer su "tristeza" y "cólera" ante lo que denunció como "muertes sin sentido". "Debemos admitir el hecho de que este tipo de violencia no se observa en otros países desarrollados", afirmó el mandatario, llamando nuevamente a una mayor regulación en la venta de armas de fuego en Estados Unidos. "Una vez más, personas inocentes fueron asesinadas en parte debido a que alguien que quería dañarlos, no tuvo problemas para tener un arma en sus manos", criticó Obama en su pronunciamiento desde la Casa Blanca. "Es especialmente desgarrador cuando la muerte ocurre en un lugar donde buscamos consuelo, donde buscamos paz", dijo Obama.

Según explicó el jefe de policía Gregory Mullen, el atacante entró en la noche del miércoles a la Iglesia Africana Metodista Episcopal Emanuel (AME) poco después de las 20 horas. Estuvo allí aproximadamente una hora, antes de comenzar a disparar. El joven había recibido recientemente un arma calibre 45 como regalo de cumpleaños de parte de su padre. Los muertos, en su totalidad afroamericanos, son tres hombres y seis mujeres. Ocho personas murieron dentro de la iglesia y una novena en el hospital. El asesino abrió fuego durante una discusión sobre textos bíblicos.

Uno de los fallecidos en el ataque era el reverendo Clementa Pinckney, de 41 años, quien además era senador estatal por los demócratas. En 1996 había sido elegido a la Cámara de Representantes regional y desde el 2000 había entrado en el Senado, cuando tenía sólo 27 años. En aquel momento fue el afroamericano más joven en ser elegido para la legislatura en Carolina del Sur.

Roof recargó el arma cinco veces pese a que las víctimas le imploraron que se detuviera, dijo un familiar del reverendo fallecido. "El solo dijo «tengo que hacer esto. Ustedes violan a nuestras mujeres y están haciéndose con nuestro país»", dijo Sylvia Johnson, prima de Pinck.

El Departamento de Justicia y el FBI abrieron investigaciones. Una sobreviviente reportó que el atacante le dijo que la dejaría vivir para que pudiera contar todo lo que sucedió en la iglesia. Pero no está claro si el atacante eligió deliberadamente a sus víctimas, explicó el jefe de policía Mullen.

En una foto en su perfil en Facebook, Dylann Roof aparece con una campera negra en la que se puede ver la bandera sudafricana de la época del apartheid y otra del ex régimen segregacionista de Rodesia, hoy Zimbabue.

Pocas horas antes del baño de sangre, la precandidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, había visitado Charleston en el marco de su campaña electoral.

En los últimos meses, varios negros fueron abatidos a tiros por policías blancos en Estados Unidos, después de lo cual se produjeron numerosas protestas callejeras. También en la vecina ciudad de North Charleston, situada a una distancia de unos 15 minutos en coche, hubo un incidente similar el pasado mes de abril.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS