El Mundo

Una de las "chicas Berlusconi" contó intimidades de las fiestas

Patrizia D'Addario, la mujer que generó el escándalo en Italia al afirmar que cobró dinero por pasar la noche con el primer ministro, Silvio Berlusconi, ha entregado a las autoridades seis nuevas grabaciones con pruebas. Berlusconi aseguró que "nunca pagó por ninguna mujer".

Martes 23 de Junio de 2009

Patrizia D'Addario, la mujer que generó el escándalo en Italia al afirmar que cobró dinero por pasar la noche con el primer ministro, Silvio Berlusconi, ha entregado a las autoridades seis nuevas grabaciones con pruebas.

El diario La Repubblica afirma que según se deduce de algunas de las escuchas telefónicas, Berlusconi no sabía que las mujeres que acudían a sus fiestas cobraban dinero.

Las grabaciones corresponden a conversaciones de D'Addario con el empresario Gianpaolo Tarantini, que se encargaba de reclutar mujeres para las fiestas del primer ministro, y con Barbara Montereale, una joven modelo que acudió con ella a algunas de las fiestas.

El escándalo explotó a causa de las escuchas telefónicas ordenadas por la fiscalía de Bari a Tarantini, investigado por un presunto caso de estafa en su negocio hospitalario en el sur de Italia.

La Repubblica apunta asimismo a un amigo íntimo del Tarantini, Nicola D. y conocido simplemente como "Nic", que es la pista de los investigadores para probar delitos relacionados con el consumo de cocaína en las fiestas del primer ministro.

El diario asegura que Nic era el proveedor de cocaína para las fiestas de Berlusconi y que acudía en persona a las celebraciones, aunque él confirmó que acudió sólo una vez a una residencia del primer ministro.

Según fuentes de la Fiscalía de Bari citadas por el diario Corriere della Sera, Berlusconi habló muchas veces por teléfono con Tarantini.

Por otro lado, Patrizia D´Addario le concedió una entrevista al diario Sunday Times, que salió publicada con el titular "Yo, en el harén de Silvio".

En la entrevista, que probablemente fue paga, la “escort” de 42 años aseguró que acudió a varias fiestas en las que había varias ragazzas. "Me dije: pero esto es un harén", declaró.

Esta mujer dijo que salió a contar todo esto porque quiere vengarse de Berlusconi ya que, al parecer, él no había cumplido con su promesa de resolverle un problema por un permiso inmobiliario en un terreno de su familia.

En la habitación, Berlusconi "fue muy dulce" y "bailamos apretados", aseguró Patrizia y agregó que "las chicas eran casi todas eslavas. En la fiesta de Navidad se vestían de Papa Noel y todas llamaban Papi al primer ministro. Se peleaban por acercarse y estar junto a él".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS