El Mundo

Una fuga de película por un túnel de 1.500 metros

Guzmán Loera fue capturado por primera vez en Guatemala en 1993, aunque ocho años después logró escapar, ya en México, de una prisión de alta seguridad oculto en un cesto de lavandería.

Miércoles 13 de Febrero de 2019

Guzmán Loera fue capturado por primera vez en Guatemala en 1993, aunque ocho años después logró escapar, ya en México, de una prisión de alta seguridad oculto en un cesto de lavandería. El 22 de febrero de 2014 fue arrestado de nuevo en México, con la colaboración de EE.UU. En julio de 2015, el líder del cartel de Sinaloa volvió a escapar. El capo protagonizó otra huida de película en el penal de máxima seguridad de El Altiplano, a poco más de una hora de la capital mexicana, al fugarse por un túnel de 1.500 metros que conectaba la ducha de su celda con un inmueble en obras. La magnitud de la obra y la impunidad del increíble plan de fuga puso en duda la capacidad del gobierno mexicano para hacer frente al narcotraficante. En enero de 2016 fue capturado de nuevo por la Marina mexicana en su tierra natal, Sinaloa.

En los meses siguientes, un juzgado negó dos amparos promovidos por la defensa del líder del cartel de Sinaloa y sobreseyó recursos que buscaban frenar la extradición de El Chapo a Estados Unidos, que se produjo finalmente en 2017.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});