El Mundo

Una ex esclava sexual de Kaddafi contó intimidades del líder libio

En una entrevista con el diario francés Le Monde , la joven Safía relató que fue “reclutada” por la fuerza en 2004 cuando tenía 15 años y escapó en 2009. También reveló  detalles sobre el harén y las costumbres "sádicas y violentas" del dictador.

Jueves 17 de Noviembre de 2011

A menos de un mes de la muerte del líder libio Muammar Kaddafi comienzan a develarse las historias de sus delirios y muestran el nivel de aberración al que había llegado. Safía, una joven libia de 22 años que fue su esclava sexual, se atrevió por primera vez a contar intimidades del ex dictador.

En una entrevista con el diario francés Le Monde , la joven relató que fue “reclutada” por la fuerza en 2004, cuando tenía 15 años. Había sido elegida para entregarle un ramo de flores al mandatario durante una visita a su escuela, en Sirte. “Para mí era un gran honor, hasta lo llamaba papá Muammar”, dijo. Cuando Kaddafi se detuvo frente a ella, le puso la mano sobre el hombro y le acarició el cabello. Luego se enteraría de que ese gesto era una señal para sus guardaespaldas. Así les indicaba que debían “reclutarla”. Al día siguiente, tres mujeres de uniforme se presentaron en la peluquería donde trabajaba su madre y le dijeron a la joven que “Muammar quería verme para darme unos regalos”. La adolescente las siguió sin dudar: “¿Cómo sospechar algo? Era nuestro héroe, el príncipe de Sirte”.

Allí empezaría el descenso al perverso mundo de este hombre que tenía omnipotencia absoluta en Libia. Kaddafi recibió a la quinceañera en una de sus carpas de beduino y le dijo que de ahora en adelante viviría con él. Cuando ella se puso a llorar, le comenzó a hacer promesas: “Tendrás todo lo que quieras, casas, autos ...”. Luego la entregó a una de las tres mujeres uniformadas, Salma, Mabruka y Feiza, quienes se encargaban de administrar el harén del dictador. La llevaron a un lugar cerrado, le dieron lencería sexy y la obligaron a que aprendiera a bailar, a hacer strip-tease y a cumplir con “sus otros deberes”.

Durante tres días Kaddafi convocó a Safía a su cuarto, aunque sólo para verla bailar. Al tercero le anunció el futuro que tendría: “Tu serás mi puta” . En la cuarta cita, el dictador la violó salvajemente. Cómo se resistió e intentó huir, primero la golpeó él y después llamó a Mabruka y Salma para que le dieran una feroz paliza. Así, Safía comprendió el destino que le esperaba: “Me había vuelto su esclava sexual, él me violó durante cinco años” .

La adolescente fue llevada a Trípoli e instalada en un ala especial de Bab Al-Azizia, el búnker de Kaddafi, donde descubrió que “en el mismo piso donde estaba, en habitaciones minúsculas, se encontraban unas veinte chicas, la mayoría entre los 18 y los 19 años”. Las jóvenes del harén se iban turnando para satisfacer al coronel, pero a Safía la citaba dos o tres veces por semana.

“Siempre era sádico y violento” , contó. Aún conserva cicatrices de mordidas en sus senos. Con el tiempo la obligó a beber alcohol y a consumir cocaína.

“Para Muammar, las chicas eran simples objetos sexuales, que podían pasar a otros luego de que él las había probado ”, señala Safía. Y recordó cómo el dictador organizaba fiestas para invitados extranjeros y a veces había líderes africanos que aprovechaban ellos también de las chicas de su harém, así como de varones, ya que Kaddafi mantenía relaciones sexuales también con ellos.

La familia de Safía estaba amenazada de muerte para que no contara nada. Pero igual el padre la ayudó a huir. El hombre, en una de las escasas visitas que le permitían, la disfrazó de anciana, eludió la guardia y la llevó al aeropuerto de Trípoli donde unos amigos la hicieron subir a un avión rumbo a Francia. “Cuando vi el cadáver de Kaddafi ante la multitud tuve un breve momento de placer , pero luego sentí un gusto muy feo en la boca. Quería enfrentarlo y preguntarle por qué me hizo esto, por qué me robó la vida”, dice y llora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario