El Mundo

Una cadena de atentados islamistas deja 110 muertos en tres continentes

En un lapso de tres horas, Francia, Túnez y Kuwait en ese orden fueron blanco de sangrientos ataques en la segunda semana desde el inicio del Ramadán, el mes sagrado musulmán.

Sábado 27 de Junio de 2015

Una ola de atentados islamistas sacudió ayer tres continentes, causando la muerte de unas 110 personas a sólo cuatro días de que el Estado Islámico (EI) instó a los musulmanes a perpetrar ataques con motivo del mes sagrado del Ramadán.

En un lapso de tres horas, Francia, Túnez y Kuwait en ese orden fueron blanco de sangrientos ataques que llevan el sello "yihadista" y que precedieron a un cuarto atentado, cometido en Somalia, en una jornada en la que se cumple la segunda semana desde el inicio del Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes. También se cumplía un año de la declaración del "califato" del Estado Islámico en Siria e Irak. Este grupo se responsabilizó de al menos uno de los atentados.

La jornada comenzó con el hallazgo cerca de la ciudad de Lyon, en el sureste de Francia, de un hombre decapitado a la entrada de una fábrica. Al menos dos personas resultaron heridas en este atentado cometido por el yihadista Yasin Salhi. Este, de 35 años, está vinculado a movimientos salafistas, razón por la que fue vigilado por los servicios de inteligencia de 2006 a 2008. Fue detenido cerca del lugar del atentado, en el que se hallaron banderas del radicalismo islamista.

Luego fue el turno de Túnez, con al menos 37 muertos y unos 36 heridos en un asalto contra un hotel en la localidad turística de Susa, al sur de la capital. Dos hombres armados con fusiles automáticos abrieron fuego de forma indiscriminada contra las personas que se encontraron al paso, la mayoría de ellos turistas extranjeros que se alojaban en un hotel de la cadena española Riu. Uno de los terroristas resultó muerto mientras el segundo fue detenido. Los terroristas desembarcaron en la playa en un gomón y comenzaron a disparar contra los turistas antes de dirigirse al hotel.

El hecho tiene lugar tres meses después de un atentado en el que 22 turistas extranjeros murieron acribillados por yihadistas en un museo de la capital tunecina. Este nuevo atentado golpeará con dureza al turismo, uno de los pilares económicos de la nación africana. Túnez es el único caso exitoso de la "Primavera Arabe" de 2011. El país ribereño del Mediterráneo posee un histórico vínculo con Francia. Su gobierno moderado y democrático es de los pocos resultados positivos, sino el único, que dejó la Primavera Arabe. Allí comenzó este movimiento, precisamente, en enero de 2011, cuando se logró derrocar al dictador Zine El Abidine Ben Ali. La Primavera Arabe se extendería luego a Egipto, Siria y Libia, pero en ninguno de estos países logró establecer una democracia.

El tercer objetivo de los yihadistas fue Kuwait, donde la rama local del Estado Islámico asumió la autoría del atentado perpetrado contra una mezquita shiíta en la capital del país, causando 25 muertos y 202 heridos. El ataque fue perpetrado por un suicida que portaba explosivos. El ataque contra la mezquita Imán Al Sadik, en el centro de la capital kuwaití, sorprendió a los creyentes de la rama shiíta del islam, que participaban en una de las oraciones del viernes, el principal rezo de la semana y el más concurrido entre los musulmanes, muy especialmente en el mes de Ramadán. Kuwait, en el golfo Pérsico, cuenta con cuatro millones de habitantes, el 92 por ciento de los cuales profesa el islam. De ellos, 30 por ciento pertenece a la minoría shiíta, mientras el resto son sunitas.

Los ataques yihadistas continuaron en Somalia, donde al menos 50 soldados murieron en un ataque contra una base de la Unión Africana (UA) en Lego, 130 kilómetros al noroeste de Mogadiscio. La operación fue reivindicada por Al Shabaab, agrupación vinculada a Al Qaeda que aseguró que sus milicianos consiguieron entrar a la base y se enfrentaron durante horas a las tropas de la Unión Africana, que apoyan al gobierno somalí en su lucha contra los terroristas islámicos.

En Siria. Otro quinto atentado provino del corazón del "califato" del Estado Islámico en territorios que controla en Irak y Siria. Allí murieron al menos 20 soldados por dos coches bomba cerca de un cuartel en la ciudad de Al Hasaka, en el noreste del país, según informó el independiente Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Sin embargo, el ataque en Siria tiene un carácter militar, ya que sda en el contexto de una guerra civil a gran escala. En este aspecto es cualitativamente diferente a los otros atentados, en especial a los de Túnez, Kuwait y Francia.

En este contexto de la guerra civil siria, en la ciudad de Kobane, al menos 140 personas murieron en las últimas 24 horas por los ataques del EI, que pretenden recuperar su control. Kobane es un emblema de los adversarios del EI, en especial de los kurdos, que lograron expulsar de la ciudad a los terroristas islámicos con ayuda de las fuerzas aéreas aliadas y luego de meses de brutales combates.

Los atentados islamistas de ayer, perpetrados en tres continentes, globalizan el accionar de los grupos yihadistas, cuya coordinación entre los distintos grupos del norte de Africa y Medio Oriente y con sus simpatizantes en Europa, preocupa a la comunidad internacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS