El Mundo

Una bomba colocada por ETA mató a un jefe policial antiterrorista de España

La víctima del ataque en la localidad de Arrigorriaga fue  Eduardo Puelles García, de 49 años, inspector jefe del Grupo de  Vigilancia Especial de la Brigada de Información de la policía  antiterrorista española. El artefacto explosivo fue colocado bajo su auto.

Viernes 19 de Junio de 2009

Madrid- Un jefe de una brigada  policial antiterrorista de España murió hoy en el País Vasco, al  estallar una bomba bajo su auto colocada por la organización  separatista vasca ETA, informaron las autoridades locales.

La víctima del ataque en la localidad de Arrigorriaga fue  Eduardo Puelles García, de 49 años, inspector jefe del Grupo de  Vigilancia Especial de la Brigada de Información de la policía  antiterrorista española, dijo la policía.

Se trató del primer atentado mortal de ETA desde la asunción  del primer presidente vasco (lehendakari) no nacionalista, el  socialista Patxi López, quien al conocer la noticia expresó su  rotunda “condena y rechazo”, y lanzó un “aviso claro a ETA”.

“Vamos a acabar con ellos, vamos a aplicar toda la fuerza del  Estado de derecho y todos los recursos de la ley, para no dar ni  un minuto de respiro a los violentos”, afirmó López. 

"Ellos nos han enseñado el camino del dolor, nosotros vamos a  enseñarles el camino de la cárcel”, añadió el lehendakari  socialista.

Fuentes del Departamento de Interior vasco dijeron a Télam que  el atentado ocurrió a las 9.05 hora local (4.05 de Argentina) en  un estacionamiento de un edificio de viviendas del barrio de Santa  Isabel, en el municipio vizcaíno de Arrigorriaga.

Puelles García se encontraba en el interior de su auto cuando  explotó una bomba lapa adosada a la parte inferior del vehículo,  informó la policía en el lugar de los hechos.

La utilización de este tipo de explosivos, que se adhiere  debajo de los vehículos con un potente imán, confirma que se trata  de un atentado de la organización separatista armada vasca ETA,  añadieron las mismas fuentes.

El último atentado mortal de ETA fue el 3 de diciembre de  2008, cuando asesinó de un tiro al empresario vasco Ignacio Uria  en Azpeitia.

La explosión de la bomba provocó un incendio que afectó a  otros cinco autos, indicaron las fuentes del Departamento de  Interior.

El fallecido era oriundo de Barakaldo, pero residía en un  edificio de la periferia de Arrigorriaga.

Puelles García ingresó en el Cuerpo Nacional de Policía en  1982, y desde 2002 era inspector jefe de la brigada de información  destinada a la lucha antiterrorista.

Más de 800 personas murieron en ataques atribuidos a ETA,  desde que la organización inició su campaña armada para crear un  Estado vasco independiente en parte del norte de España y del sur  de Francia, en la década de los 60, según cifras oficiales. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario