El Mundo

Un tiroteo con cinco insurgentes muertos eleva la tensión en el este de Ucrania

Secesionismo en la ex Unión Soviética. Los milicianos prorrusos pidieron a Putin que envíe "tropas de paz para protegerlos" y culparon a nacionalistas ucranianos.

Lunes 21 de Abril de 2014

Rusia y los separatistas prorrusos del este de Ucrania dieron por rota una tregua declarada por el gobierno de Kiev, luego de que un tiroteo en un puesto de control dejara entre uno y cinco muertos, según las versiones. El autodesignado alcalde de la ciudad de Slaviansk, donde ocurrió el episodio, pidió a Rusia que enviara tropas para"protección de la paz". Una decena de ciudades del este de Ucrania han sido tomadas por la fuerza por milicias prorrusas fuertemente armadas desde marzo. Estas fuerzas irregulares deberían entregar las armas, según un acuerdo entre Rusia, Estados Unidos, Europa y Ucrania firmado en Suiza el pasado jueves.

Durante la madrugada de ayer un convoy de vehículos se acercó a un puesto de control de las milicias separatistas en las afueras de Slaviansk, en la provincia de Donestk que es el epicentro del levantamiento prorruso. Se desató un tiroteo que dejó el saldo mencionado. Los insurgentes denunciaron cinco muertos, mientras que el Ministerio del Interior ucraniano anunció que sólo una persona falleció. Medios internacionales presentes en el lugar, en tanto, informaron que las víctimas fatales fueron dos.

El autoproclamado "alcalde popular" de Slaviansk, Viacheslav Ponomariov, acusó a la organización Sector de Derecha, una milicia ucraniana que actuó en Kiev. Sus milicianos incluso presentaron a algún presunto miembro "detenido". "En la víspera la resistencia (por sus separatistas) anunció una tregua de Pascua. Ahora la tregua se rompió. Consideramos esta acción una provocación", declaró Ponomariov, quien también denunció que la ciudad de Slaviansk "está sitiada por el Sector de Derechas", algo que sería sorprendente dado que en la región dominan las milicias prorrusas. El "alcalde" pidió al presidente Vladimir Putin que envíe "fuerzas de paz para protegerlos". El pedido del alcalde autoproclamado calza a la perfección con la estrategia de Putin de proteger a los ciudadanos considerados "rusos" en otros países. Fue este presunto derecho el que habilitó la invasión rusa de Crimea en marzo pasado. Desde entonces las milicias prorrusas se han multiplicado en el este de Ucrania, en un aparente intento de repetir el esquema utilizado por el Kremlin en Crimea. Además Moscú desplegó unos 40.000 soldados cerca de la frontera con Ucrania. Contra lo acordado en Ginebra, no los ha retirado.

El grupo extremista ucraniano Sector de Derechas no sólo rechazó cualquier vinculación con el tiroteo de Slaviansk sino que calificó las acusaciones como una "provocación blasfema de Rusia, porque pasó en una noche sagrada para los cristianos. Esto (el ataque) fue claramente lanzado por las fuerzas especiales rusas". Rumores sobre la presencia de soldados rusos en Ucrania son comunes. Lo que resulta indiscutible es que el armamento y vestimenta de los separatistas son rusos, y de primera calidad.

Moscú da su apoyo.El gobierno de Putin volvió a expresar su solidaridad a los separatistas y coincidió en que la tregua declarada por Kiev fue rota. "Rusia está indignada por la provocación de los combatientes, lo que demuestra la falta de voluntad de las autoridades de Kiev de controlar y desarmar a los nacionalistas y extremistas", sentenció la Cancillería rusa en un comunicado. Rusia dio así por cierta la versión de los extremistas prorrusos de Donetsk. "Causa sorpresa que esta tragedia ocurriera tras la firma, el 17 de abril en Ginebra, de una declaración en la que se llama a abstenerse de cualquier acción violenta, amenaza o provocación", agregó Moscú. Sin embargo, hasta ahora el único actor que mostró voluntad de cumplir lo firmado en Ginebra ha sido Kiev, que en un discurso oficial de sus autoridades se comprometió a reformas constitucionales que den autonomía a sus regiones, un viejo reclamo de Moscú. Pero el acuerdo llama a desarmar a "todos los grupos ilegales", algo que los milicianos prorrusos desecharon de inmediato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario