El Mundo

Un sector del partido de Evo quiere elecciones pero sin él de candidato

El MAS está dividido sobre el tema. Presentó un proyecto de ley para habilitar el proceso electoral y negocia con el gobierno de Añez.

Viernes 22 de Noviembre de 2019

La división en el partido de Evo Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), ya es indisimulable y estalló entre el miércoles a la noche y ayer. La división entre los fieles incondicionales de Morales y los que juzgan que con su renuncia y fuga a México dejó libre el lugar a otros es explícita. Se verificó en las actuaciones de los bloques del MAS en las dos Cámaras del Congreso. Esta rotura en el MAS permitió que ayer ocurriera algo que hasta hace poco era imposible: el MAS y el gobierno interino de Jeanine Añez presentaron sendos proyectos para convocar a nuevas elecciones. Ambos textos coinciden en renovar por completo el cuestionado Tribunal Electoral y en el calendario. La candidatura de Evo Morales no es descartada por el MAS, pero quedó en duda de parte de un sector importante de su partido.

El miércoles a la noche, el diario de Santa Cruz El Deber informó que había recibido un documento explosivo del bloque del MAS en el Senado. Allí se presentaba una propuesta de "ley excepcional y transitoria para la realización de elecciones nacionales en cumplimiento" de la Constitución "que establece la línea de sucesión constitucional presidencial, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores de la Asamblea Legislativa en fecha 12 de noviembre de 2019, con el mandato de convocar a nuevas elecciones en el plazo máximo de 90 días". Es decir, sostenía el bloque de senadores del MAS que la investidura de la presidenta Jeanine Añez surge de la sucesión constitucional, determinando como objetivo principal de su mandato la convocatoria a elecciones generales, admitiendo así su legitimidad. Un punto de rotura frontal con Evo y sus seguidores, que insisten en la línea del "golpe de Estado". El documento acotaba que Morales y García Linera "han presentado renuncia definitiva". El texto se difundió por vía oficial, pero poco más tarde la senadora Adriana Salvatierra, ex titular de la Cámara alta, escribió en Twitter: "Es importante aclarar en honor a la verdad que circula un documento falso. La exposición de motivos del proyecto de ley que presentó la bancada del MAS es esta", y colgó un link. En el documento que mostró Salvatierra no dice explícitamente que se acepta la renuncia de Morales y García Linera.

Ayer hubo un fuerte pronunciamiento contra una candidatura de Morales de sus propias filas. "El MAS tendrá otro candidato a presidente y otro candidato a vicepresidente", dijo el primer vicepresidente de la Cámara baja y diputado Henry Cabrera. "Respetamos a nuestro compañero Evo, a Álvaro (García Linera), quienes tuvieron la oportunidad de estar al frente de nuestro partido político como candidatos. Hoy toca a los que nos quedamos", afirmó. También anticipó que su partido no sugerirá nombres para elegir a los miembros del Tribunal Supremo Electoral. Y la nueva titular del Senado, Mónica Eva Copa declaró: "Somos un partido organizado y tenemos que ir renovados a las elecciones''.

En este contexto, dos proyectos de ley para la convocatoria a nuevas elecciones comenzaron a ser tratados ayer en Senadores. Uno fue presentado por el gobierno de Jeanine Añez y el otro por el MAS. Ambos documentos presentan coincidencias como la necesidad de elegir a nuevo Tribunal Supremo Electoral y fijar fecha para la realización de los comicios, lo que puede ayudar a la desmovilización y pacificación del país. Sin embargo, el MAS señala que se debe ir a elecciones con el padrón actual, mientras que el gobierno propone sanearlo. La otra diferencia es que el MAS postula que se mantengan los candidatos que participaron el 20 de octubre lo que deja la puerta abiertaa a Morales y García Linera. "No puede participar de las elecciones nadie que haya tenido dos períodos de mandato consecutivos", dijo Oscar Ortiz, senador y presidente de la Comisión de Constitución. Ortiz enfatizó que Morales y García no pueden ser candidatos, por "respeto a la democracia y al 21F", en referencia al referendo del 21 de febrero de 2016 que perdió Morales. Esa consulta habilitaba, de ser aprobada, un cuarto período. Morales recurrió al Tribunal Constitucional, que lo habilitó. De ahí se llegó al controvertido proceso electoral del 20 de octubre, que terminó en lo que la OEA calificó de "graves irregularidades". La rebelión contra esta manipulación forzó a Morales a renunciar el pasado 10 de noviembre y al día siguiente partió al exilio en México junto con García Linera. También muchos de sus ministros optaron por el exilio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario