El Mundo

Un nuevo escándalo de coimas golpea al gobierno de Dilma

Brasilia. — Un nuevo escándalo de corrupción sacude al gobierno brasileño. Y tiene sus orígenes, una vez más, en el Partido de los Trabajadores (PT) del ex presidente Lula da Silva y de la actual mandataria, Dilma Rousseff.

Lunes 26 de Noviembre de 2012

Brasilia. — Un nuevo escándalo de corrupción sacude al gobierno brasileño. Y tiene sus orígenes, una vez más, en el Partido de los Trabajadores (PT) del ex presidente Lula da Silva y de la actual mandataria, Dilma Rousseff. El nuevo caso involucra a funcionarios acusados de obtener dictámenes técnicos favorables para empresas privadas a cambio de coimas y favores de diverso tipo. La policía federal detuvo a seis acusados sobre un total de 18. Rousseff apartó ayer a todos los funcionarios afectados por la investigación.

La figura más visible es la jefa del gabinete regional de la Presidencia de la República en San Pablo, Rosemary Noronha, quien fue separada del cargo, junto a otras 17 personas, entre ellas dos directores de agencias federales de regulación. Interviene la policía federal, que allanó las oficinas y la casa de Noronha.

Noronha fue secretaria privada de Lula y fue "indicada" por él para dirigir la delegación de la Presidencia en San Pablo. Antes de ser auxiliar de Lula, fue asesora, durante 12 años, del referente del PT José Dirceu, recientemente condenado a casi 11 años de prisión por corrupción y asociación ilícita. El diario Folha de Sao Paulo asegura que el viernes por la mañana, cuando su casa y su oficina fueron allanadas por la policía federal, lo primero que hizo Noronha fue llamar al ex jefe de ministros de Lula para pedirle ayuda. Dirceu le respondió que "no podía hacer nada por ella".

Según declararon efectivos que realizaron las requisas, Noronha también llamó al actual ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, quien según los policías no atendió el llamado. Además de "Rose", como es conocida la hasta hoy poderosa ex asesora de Lula y Dirceu, "cayeron" en el operativo el director de la Agencia Nacional de Aguas (ANA), Paulo Rodrigues Vieira, y su hermano Rubens Carlos Rodrigues, director de Infraestructura Aeroportuaria de la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac). Ambos habían sido "indicados" por Noronha para ocupar esos altos cargos, claves para la maniobra delictiva. También está imputado el número dos de la Abogacía General de la Unión (AGU), José Weber Holanda Alves. También fue detenido un empresario de San Pablo. El caso evidencia la formación de una organización ilícita, algo muy similar al esquema de corrupción comandado por Dirceu a partir de 2003 durante el primer gobierno de Lula.

La punta del ovillo. Según explicó el jefe de la policía federal en San Pablo, Roberto Troncon Filho, las investigaciones se iniciaron a partir de la denuncia de un ex funcionario del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) —quien aseguró haber recibido un intento de soborno para emitir laudos técnicos favorables a una empresa a cambio de 300.000 reales (unos 150.000 dólares)— demostraron, a medida que avanzaban, que no se trataba de un caso de corrupción aislado, sino de una organización. "Dos de los funcionarios presos tenían como función identificar y reclutar a otros funcionarios de organismos públicos federales de segundo y tercer escalón. Los demás detenidos, tres abogados y un empresario, se encargaban de contactar grupos de empresarios y personas físicas interesadas en obtener beneficios ilegales en la administración federal", explicó Troncon.

Rousseff llamó en carácter urgente al ministro de Justicia José Eduardo Cardozo, quien debió abandonar una reunión del Mercosur para viajar a Brasilia, y al titular de la AGU, Luís Inácio Adams. Ambos deberán explicarle la vinculación de sus subordinados con el nuevo caso de corrupción que estalla en un gobierno petista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario