El Mundo

Un neonazi mata a 11 personas en una sinagoga de Pittsburgh

Tras ser detenido, el agresor fue identificado como un supremacista de 46 años: "Todos los judíos deben morir", gritó dentro del templo.

Domingo 28 de Octubre de 2018

Menos de 24 horas después de que la policía de Estados Unidos detuviera a Cesar Sayoc, el presunto responsable del envío de paquetes-bomba a 13 personalidades de la oposición demócrata, Estados Unidos volvió a quedar conmocionado por un nuevo incidente, esta vez con al menos once víctimas mortales luego de que un hombre armado ingresara en una sinagoga de la ciudad de Pittsburgh, en el Estado de Pennsylvania y disparara a los feligreses presentes. Otras seis personas resultaron heridas, entre ellas cuatro agentes de policía. El agresor también habría efectuado disparos contra agentes de policía llamados al lugar ante el ataque.

   El autor de la matanza quedó deenido tras el ataque a la sinagoga Tree of Life Congregation (Congregación Arbol de la Vida) en el vecindario Squirrel Hill. Fue identificado como Robert Bowers, de 46 años de edad, dijo una fuente policial. Bob Jones, agente especial a cargo de la oficina del FBI en Pittsburgh, dijo que la policía no había tenido noticias previas de Bowers y que cree que actuó solo. Indicó que aún se desconoce el móvil. "Todos los judíos deben morir", gritó el atacante, según datos de testigos reproducidos por la prensa local.

   El agresor tenía un perfil en la red social Gab.com, la cual es popular entre los radicales de extrema derecha, señaló el propio sitio web. La cuenta fue verificada después del ataque y coincidía con el nombre del agresor. Antes del ataque, un hombre con el mismo nombre publicó en Gab que "a HIAS le gusta traer invasores que matan a nuestra gente. No puedo permanecer con los brazos cruzados y ver a mi pueblo ser masacrado. No me importan sus puntos de vista, voy a actuar". HIAS es un organismo sin fines de lucro que ayuda a refugiados de todo el mundo a encontrar seguridad y libertad. El grupo se guía por los valores de la historia judía.

   Recientemente Bowers también publicó una fotografía de una colección de tres pistolas semiautomáticas que tituló "Mi familia Glock", en referencia al fabricante. Además difundió fotos de agujeros de bala en blancos del tamaño de una persona en un campo de tiro, al tiempo que promovía el "gatillo increíble" en una pistola que ofrecía a la venta.

   Funcionarios municipales dijeron que el tiroteo está siendo investigado como un "delito federal de odio". Ocurrió luego de una serie de ataques de alto perfil en un país cada vez más dividido, incluidos varios paquetes con bombas caseras enviados a destacados demócratas y a ex funcionarios.

   El ataque a la sinagoga reanimó inmediatamente el añejo debate nacional acerca de las armas: el presidente Donald Trump dijo que el desenlace podría haber sido distinto si la sinagoga "tuviera algún tipo de protección" con un guardia armado, mientras que el gobernador demócrata de Pensilvania, Tom Wolf, hizo notar que una vez más "armas peligrosas están poniendo a nuestros ciudadanos en situaciones de riesgo".

   El ataque ocurrió en medio de una ceremonia de baustismo de un bebé, detalló el fiscal general de Pennsylvania Josh Shapiro. No se sabía de inmediato si el bebé estaba entre las víctimas. "Es una escena de crimen horrible, una de las peores que he visto en mi vida, y he estado en algunos accidentes de aviación", dijo Wendell Hissrich, director de seguridad pública de Pittsburgh.

Condena de Netanyahu

La sinagoga está ubicada en el vecindario arbolado de Squirrel Hill, a unos 10 minutos del centro de la ciudad. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo estar "desolado y horrorizado" por el ataque. "Todo el pueblo de Israel se lamenta con las familias de los muertos", afirmó. "Acompañamos a la comunidad judía de Pittsburgh. Acompañamos al pueblo estadounidense ante esta horrenda brutalidad antisemita. Y rezamos por la pronta recuperación de los heridos", afirmó el premier.

   Ronald S. Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial, calificó el hecho de "un ataque no sólo contra la comunidad judía sino contra todo Estados Unidos". Trump dijo que se trató de "un acto malvado de asesinatos en masa" que es "maldad pura, difícil de creer y francamente algo inimaginable". Michael Eisenberg, ex presidente de esa congregación y quien vive a una cuadra de distancia de la sinagoga atacada, indicó que se preparaba para ir al templo cuando recibió una llamada de un miembro que trabaja con los Servicios de Emergencia de Pittsburgh, y dijo que le notificaron que había un hombre disparando en la sinagoga. "Salí corriendo de la casa sin cambiarme de ropa y vi la calle bloqueada por patrullas policiales. Era una escena surrealista. Y alguien me gritó «Sálga de aquí!» Me di cuenta que era un policía, justo a un costado de mi casa ... Estoy seguro de que conozco a todas las víctimas. Lo que queda es esperar", declaró Eisenberg.

   Jeff Finkelstein, de la Federación Judía de la Zona Metropolitana de Pittsburgh, dijo que las sinagogas locales han tenido "muchos entrenamientos sobre qué hacer si alguien dispara, y hemos tratado de reforzar las medidas de seguridad lo más posible. Esto no debería estar ocurriendo, punto". Jonathan Greenblatt, jefe de la Liga contra la Difamación, que hace campaña contra el antisemitismo, dijo que "es probablemente el ataque más letal contra la comunidad judía en la historia de los Estados Unidos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});