El Mundo

Un juez de Texas puso freno a las reformas migratorias de Obama

Regularización de ilegales. El decreto firmado por el presidente en noviembre último busca evitar la deportación de 5 millones de indocumentados. La Casa Blanca apelará la medida.  

Miércoles 18 de Febrero de 2015

Un juez federal de Estados Unidos bloqueó temporalmente el lunes el plan del presidente Barack Obama para proteger de la deportación a millones de inmigrantes indocumentados. El magistrado del distrito Andrew Hanen, de Brownsville, Texas, dictaminó a favor de más de dos decenas de Estados que se oponen al plan y afirmó que el gobierno no ha cumplido con los procedimientos. El fallo del juez texano se conoció ayer, un día antes de que iniciara el programa destinado a dar permisos de trabajo e impedir la deportación de millones de jóvenes indocumentados. La decisión judicial dejó en un caos a la política de Estados Unidos frente a los cerca de 11 millones de personas que viven ilegalmente en el país. Obama dijo que discrepaba con el fallo y que espera que su gobierno triunfe una vez que el asunto concluya su paso por los tribunales. "La ley está de nuestra parte y la historia está de nuestra parte", dijo el mandatario en la Oficina Oval.

Agregó que el gobierno cumplirá con la orden del juez y postergará la recepción de solicitudes de algunos de los indocumentados para evitar ser deportados y por permisos de trabajo, medidas que debían comenzar hoy.

Obama anunció en noviembre de 2014 un programa para levantar la amenaza de deportación que pesa sobre 4,7 millones de inmigrantes ilegales. La medida se anunció luego de que los republicanos en la Cámara de Representantes bloquearon un proyecto bipartidista que el Senado había aprobado en 2013.

Cancelación. La primera de las medidas de Obama EM_DASHampliar un programa que protege a jóvenes inmigrantes de la deportación si llegaron al país de forma ilegal cuando eran niñosEM_DASH debía entrar en vigor hoy. La mayor parte de la orden presidencial, que amplía esa protección a padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes que lleven varios años en el país no comenzará a aplicarse sino hasta el 19 de mayo.

El debate sobre inmigración se convertirá seguramente en uno de los asuntos principales en la campaña presidencial de 2016, que ya está comenzando. Los republicanos, que controlan el Congreso, están vinculando los fondos del Departamento de Seguridad Nacional, cuyo presupuesto se acaba el 27 de febrero, a un bloqueo del decreto de inmigración de Obama. Sin una acción rápida, algunos programas de la agencia se paralizarán a fines de este mes.

Tras la decisión del juez Hanen, el presidente de la Cámara, John Boehner, y el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, pidieron a los demócratas permitir que se apruebe su proyecto para el Departamento de Seguridad Nacional en el Senado. El plan de Obama permitiría que permanezcan temporalmente en Estados Unidos cerca de 4,4 millones de personas cuyos hijos son ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes. Otras 270.000 personas serían autorizadas a quedarse y obtener permiso para trabajar debido a la expansión de un programa de 2012 conocido como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), un alivio ante la deportación para personas llevadas ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños. Estaba previsto que la ampliación comience hoy..

México lamentó la decisión del juez, argumentando que los programas de Obama "significan un remedio migratorio justo para millones de familias.

Límite constitucional. Alrededor de 26 Estados (24 republicanos y dos demócratas), encabezados por Texas y su gobernador republicano, Greg Abbott, demandaron al gobierno para que detenga los programas con el argumento de que los decretos de Obama violan los límites constitucionales sobre sus poderes. Además, solicitaron una orden judicial para evitar que los programas entren en vigor mientras se desarrolle el proceso legal. "El intento del presidente de ignorar la voluntad del pueblo estadounidense fue frenado exitosamente", afirmó Abbott.

La Casa Blanca rechazó ayer el dictamen de Hanen y anunció que apelará la medida, señalando que "la Corte Suprema y el Congreso dejaron en claro que el gobierno federal puede establecer las prioridades en la aplicación de nuestras leyes migratorias".

Los republicanos afirman que el plan de Obama equivale a una amnistía esencial para personas que ingresaron ilegalmente a Estados Unidos.

"Un obstáculo en el camino"

Es sólo un obstáculo en el camino y se superará eventualmente. Así reaccionaron varios abogados y activistas ante la decisión judicial. Los grupos pidieron a los indocumentados que viven en EEUU que sigan preparándose para acogerse a los programas, el más inmediato de los cuales entra en vigor hoy. Los abogados y activistas dijeron ayer que están seguros de que el Departamento de Justicia apelará la decisión judicial rápidamente y que entonces es probable que una corte federal de apelaciones decida a favor del gobierno.

Demora temporal. Ese proceso, señalaron, tomará tan sólo “unas semanas”. Después de ese plazo, dijeron, y si la corte falla a favor de la administración, entraría en vigor la ampliación del primero de los programas: uno que protege temporalmente de la deportación a jóvenes que fueron traídos por sus familias ilegalmente a EEUU cuando eran niños y les concede un permiso de trabajo. “Los inmigrantes y sus familias, sus comunidades, no deberían tener miedo. De hecho esa la intención detrás de esta demanda de tono político. La intención es crear confusión y miedo”, dijo Marielena Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional de Derecho de Inmigración. “Estamos seguros de que esta medida temporal será eventualmente revocada y nuestras comunidades deben estar preparadas para acogerse a los programas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS