El Mundo

¿Un giro radical o estrategia diplomática del régimen?

En las últimas semanas, además de su llamativa cumbre con el líder surcoreano en la Zona Desmilitarizada que divide a ambos países, Kim se ha reunido dos veces con el presidente chino Xi Jinping, y Pyongyang ha anunciado que va a desmantelar su sitio de pruebas nucleares.

Jueves 17 de Mayo de 2018

En las últimas semanas, además de su llamativa cumbre con el líder surcoreano en la Zona Desmilitarizada que divide a ambos países, Kim se ha reunido dos veces con el presidente chino Xi Jinping, y Pyongyang ha anunciado que va a desmantelar su sitio de pruebas nucleares. Los analistas creen que ahora Pyongyang busca redefinir los términos del debate. "Es una táctica diplomática", explicó Kim Hyun-wook, profesor en la Academia Nacional Diplomática de Corea, que estimó que esta estrategia es una "política de riesgo calculado". "Parece que Kim Jong-un fue empujado a aceptar las demandas estadounidenses de la desnuclearización primero, pero ahora está tratando de cambiar su posición después de haber normalizado las relaciones entre Corea del Norte y China y de haberse asegurado ayuda económica", agregó. "La clásica diplomacia de la cuerda floja entre Estados Unidos y China ha comenzado", dijo el experto. Para Joshua Pollack, del estadounidense Instituto Middlebury de Estudios Internacionales, Pyongyang fue irritado por el "tono triunfalista". "Los norcoreanos no están contentos con lo que están viendo y escuchando", indicó. "Todavía hay un abismo entre las expectativas de la diplomacia en Pyongyang y Washington", agregó. Corea del Norte lleva años construyendo su arsenal nuclear y el año pasado efectuó su sexto ensayo atómico, el más potente a día de hoy. Sus ambiciones militares le han valido varias rondas de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, mientras Trump y Kim intercambiaban insultos amenazas de guerra.

Norcorea prometió en varias ocasiones continuar con su desarrollo nuclear a menos que Estados Unidos retire a los 28.500 soldados que tiene en Corea del Sur y renuncie a su garantía de seguridad de un "paraguas nuclear" para proteger a Japón y Corea del Sur. La amenaza de ayer también podría estar destinada al consumo interno, a mostrar a los norcoreanos que Kim no dudará en enfrentar a Washington. Kim dijo repetidamente a su pueblo que sus armas nucleares son una "atesorada espada poderosa" que puede aplastar la hostilidad norteamericana.

El martes, Norcorea aseguró que seguía adelante con sus planes de cerrar su reactor nuclear la semana próxima, una afirmación respaldada por investigadores estadounidenses que dicen que imágenes satelitales muestran que Pyongyang comenzó a desmantelar instalaciones en el sitio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario