El Mundo

Un fiscal especial acorrala a Trump y su círculo por vínculos ilícitos con Rusia

Robert Mueller, ex jefe del FBI, acusa al presidente de obstrucción de la Justicia y a colaboradores clave de complicidad con el Kremlin

Lunes 30 de Octubre de 2017

La Casa Blanca de Donald Trump esperaba ansiosamente la confirmación oficial del primer arresto y acusación en el caso del espionaje de Rusia, investigado por el fiscal especial Robert Mueller. Un tribunal ordenaría hoy al menos un arresto en Washington en el caso, conocido popularmente como "Rusiagate". En una serie de tuits, Trump denunció una "caza de brujas" y refutó cualquier "colusión" (complicidad) con Rusia durante la campaña presidencial del año pasado. Pero la investigación de Mueller se dirige a ratificar esas "colusiones" y dejar a Trump muy mal parado ante la opinión pública y en los tribunales. Mueller, un verdadero "sabueso", fue jefe del FBI entre 2001 y 2013. Investiga a Trump por obstrucción a la Justicia, una figura penal grave. Rusia tuvo una activa participación ilegal en la campaña electoral de 2016, infiltrando al Partido Demócrata de la adversaria de Trump, Hillary Clinton. La imagen de Clinton se vio golpeada por las filtraciones que hicieron los rusos. Mueller investiga numerosos contactos entre agentes y diplomáticos rusos y figuras del equipo de campaña del republicano y luego, de altos funcionarios de la administración de Trump.

"Toda esta historia de Rusia justo cuando los republicanos están impulsando una histórica reforma y recorte de impuestos.¿Es una coincidencia? NO!", escribió un enfurecido Trump en Twitter.La CNN, seguida luego por otros medios, reveló que el equipo de Mueller presentará hoy cargos y arrestará a al menos una persona. En otro tuit, Trump habló de "caza de brujas" y culpó a "los demócratas". "Hagan ALGO", clamó el presidente en su característico estilo.

Según la CNN, un gran jurado federal aprobó las primeras imputaciones en la investigación encabezada por Mueller. Las acusaciones aún estaban ayer selladas bajo custodia de un juez federal. Pero se hicieron preparativos para realizar hoy al menos un arresto, según fuentes de CNN. No se conocían los cargos. Un portavoz de Mueller se negó a hacer comentarios. La Casa Blanca tampoco hizo comentarios, pero luego los tuits furibundos de Trump dejaron traslucir el nerviosismo que allí existía.

Robert Mueller, quien estuvo al frente del FBI entre 2001 y 2013, fue nombrado en mayo para dirigir la investigación sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016. Un fiscal especial tiene mayor poder e independencia que un fiscal ordinario. Según el reglamento que rige las investigaciones especiales, el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, que tiene la supervisión de la investigación sobre Rusia, habría sido informado de la presentación de cargos ante el jurado. El viernes, los abogados que están ayudando a la investigación de Mueller, incluyendo al veterano fiscal Andrew Weissmann, fueron vistos entrando a la sala del tribunal federal en Washington, donde el gran jurado se reúne para escuchar testimonios de la investigación sobre Rusia. Los periodistas presentes vieron una ráfaga de actividad en la sala del gran jurado, pero los funcionarios no hicieron ninguna declaración.

La investigación de Mueller se ha centrado en la posible colusión (complicidad) entre el equipo de campaña de Trump y Rusia, así como en la obstrucción a la Justicia por parte del presidente, que había intentado bloquear la investigación. La CNN informó que los hombres de Mueller están investigando a Trump y los vínculos financieros de sus asociados con Rusia. Poco después de que Trump destituyera abruptamente al director del FBI James Comey, Rosenstein nombró a Mueller como fiscal especial. Mueller tomó las riendas de una investigación federal que Comey abrió en julio de 2016, en medio de la campaña presidencial, cuatro meses antes de las elecciones que ganó Trump a Clinton. Mueller está autorizado a investigar "cualquier asunto que surja o pueda surgir directamente de la investigación", según la orden escrita de Rosenstein. Hasta entonces era el FBI de Comey quien llevaba el caso. Un fiscal especial es más independiente del poder político que un fiscal convencional, incluso si permanece bajo la supervisión del Departamento de Justicia. Mueller, además del equipo de campaña de Trump, tiene en la mira al propio presidente, por un posible intento de obstrucción a la Justicia. Trump admitió haber despedido a Comey por el caso de Rusia. Luego testificó en audiencia ante el Congreso que, en encuentro cara a cara, Trump le había exigido "lealtad" y pedido que frenara la investigación sobre su entonces asesor Michael Flynn, muy comprometido con Moscú.

Desde que CNN —y luego el diario The Wall Street Journal— dieran la información, ningún funcionario la ha confirmado o negado, y se desconocía anoche quién sería detenido hoy.

Dos candidatos a la celda

El demócrata Adam Schiff, miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que no fue informado, pero mencionó dos personas muy cercanas a Trump que aparecen en la prensa: su ex jefe de campaña Paul Manafort y el citado Michael Flynn, quienes tenían actividades no declaradas como lobbystas de países extranjeros, incluida Rusia. Flynn ocupó nada menos que el cargo de asesor de Seguridad Nacional. Este cargo, es uno de los más poderosos del gabinete. Schiff dijo no poder aclarar si el mandatario está siendo investigado también.

El gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, aliado de Trump, señaló en la prensa que "el presidente no está bajo investigación, nadie le ha dicho que lo estaba". Podría referirse a declaraciones de James Comey, quien declaró ante el Senado, tras su despido en mayo, que Trump no era objeto de la investigación.

El o los imputados y detenidos de hoy, en todo caso marcarán una nueva etapa en las investigaciones de Mueller. Esta investigación es paralela a las que emprendieron varias comisiones del Congreso. El contraaataque de Trump contra los demócratas y Hillary Clinton fue secundado por varios republicanos. A Clinton la acusan de "colusión con Rusia" por la venta de la empresa Uranium One al grupo estatal ruso Rosatom en 2010. Asimismo, la revelación de que la campaña de Clinton y del Partido Demócrata financiaron una investigación privada sobre Trump, compilada en un explosivo informe, hizo correr ríos de tinta en el campo conservador.

"Nunca he visto tanta ira y unidad republicana por la falta de investigación sobre el informe falso hecho por Clinton; la venta de uranio a Rusia, los 33.000 correos electrónicos que se eliminaron, el asunto de Comey, y muchas otras cosas", escribió Trump en Twitter, enumerando los casos que implican a su ex adversaria demócrata.Otros dicen que la filtración a CNN es un escándalo en sí mismo.Y algunos republicanos aislados incluso pidieron la renuncia de Mueller. Los demócratas han advertido que si Trump despidiera a Mueller, o emitiera indultos preventivos a cualquier persona, estaría cruzando una línea roja.

sabueso. Mueller dirigió el FBI entre 2001 y 2013. Fue designado fiscal especial para el "Rusiagate".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario