El Mundo

Un fallido ensayo misilístico de Norcorea enciende nuevamente las alarmas

Trump y sus funcionarios advirtieron que "la situación no puede continuar" y que "no tenemos elección". China, mediador clave

Lunes 17 de Abril de 2017

puede fallar. La TV surcoreana informa del lanzamiento norteño. El público de Seúl pareció más bien indiferente.

Un fallido ensayo misilístico de Norcorea enciende nuevamente las alarmas

Estados Unidos fustigó la última prueba fallida de un misil de Corea del Norte, e insistió en que trabaja con China para "resolver pacíficamente" la conducta agresiva de Pyongyang. Pero a la vez un alto funcionario de Washington comentó que "la situación no puede continuar" y que habría consenso internacional al respecto. Y Donald Trump agregó en Twitter: "No tenemos elección".

El fallido lanzamiento se realizó horas antes de que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, llegara a Seúl. Pero se hizo al día siguiente de que se realizara un enorme desfile militar, en el día nacional de Corea del Norte. Se temía que el régimen comunista norcoreano usaría esa fecha para, o bien lanzar un misil de gran potencia, o hacer estallar una bomba atómica. Esto último hubiera seguramente desencadenado una represalia militar de Estados Unidos y sus aliados, Corea del Sur y Japón. Todo indica que la mediación de China, único aliado que tiene Pyongyang en el mundo, abortó por ahora esa opción. Hubiera sido el sexto test nuclear de Norcorea desde 2006, cuando inició ese tipo de ensayos.

"Existe un consenso internacional, incluyendo a los dirigentes chinos, sobre que la situación no puede continuar", declaró en Washington el consejero de Seguridad Nacional estadounidense, general H.R. McMaster, después de que Pyongyang intentara sin éxito lanzar un nuevo misil. El consenso es "que este problema está alcanzando un punto crítico. Así que llegó el momento de que emprendamos todas las acciones posibles antes de una opción militar, para tratar de resolver esto pacíficamente", afirmó McMaster.

Hablando desde Afganistán, el alto funcionario insistió en las coincidencias entre Washington y Pekín, luego de que el presidente Donald Trump subrayara este fin de semana en Twitter la importancia de la cooperación con China en el caso Corea del Norte. China provee más del 80 por ciento de las importaciones de Norcorea, uno de los países más aislados del mundo. Su pobre economía, que apenas si es equivalente a algo más de una centésima parte de la rica Corea del Sur, sostiene sin embargo uno de los ejércitos más potentes del mundo y desarrolla armas nucleares y misiles intercontinentales.

Desde Estados Unidos, el presidente Donald Trump no dejó de reiterar sus advertencias a Pyongyang.

"Nuestros militares están creciendo rápidamente más fuertes que nunca. Francamente, no tenemos elección", advirtió a través de Twitter el presidente de Estados Unidos, quien también subrayó que China está "trabajando" con su gobierno para frenar el desarrollo nuclear norcoreano. Trump ha desarrollado en estas semanas un canal de comunicación con el presidente chino Xi Xinping. Después de haber criticado a Pekín por su política monetaria durante la campaña electoral, Trump tuiteó ayer: "¿Por qué llamaría a China manipulador de moneda cuando ellos están trabajando con nosotros con el problema de Corea del Norte? ¡Veremos qué pasa!".

Corea del Norte intentó ayer sin éxito lanzar un nuevo misil. Lo detectó e informó Seúl, al día siguiente del gran desfile militar del "Día del Sol", fecha nacional del Norte.Seúl cree que podría tratarse de un misil de rango intermedio KN-15 o Scud, mientras que fuentes estadounidenses descartaron que se trate de un misil intercontinental. El lanzamiento se llevó a cabo desde la ciudad portuaria de Sinpo, en la costa este del país. El Comando del Pacífico de Estados Unidos confirmó también la detección del misil, que fue lanzado a las 6.21 del domingo (18.21 horas del sábado en Argentina) y que, según el portavoz Dave Benham, "estalló de forma casi inmediata". El lugar del disparo se halla sobre la costa este de la península, de cara al mar de Japón.

El fracaso menoscaba el poder de amenaza que ejerce continuamente el Norte sobre Seúl, Japón y el mismo Estados Unidos, al que promete periódicamente un ataque nuclear sobre sus ciudades. La tensión entre Washington y Pyongyang está en sus cotas máximas, y Trump prometió que el "problema" norcoreano sería "tratado".

Washington subraya que trabaja por una solución pacífica con Pekín, pero que si fracasa, la opción militar será inevitable

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS