El Mundo

Un ex presidente de Yemen fue asesinado por sus ex aliados

Fue el gobernante del pequeño país durante más de 30 años. Había roto su alianza con los protegidos de Irán hace pocas semanas.

Martes 05 de Diciembre de 2017

El ex presidente de Yemen Ali Abdullah Saleh, que gobernó el país durante más de 30 años, murió en combates con los rebeldes hutíes, pocos días después de que anunciara un cambio de rumbo para enfrentarse a sus antiguos aliados. La violenta muerte del histórico líder yemení se da el contexto de la guerra civil del pequeño país ubicado en el extremo sur de la Península Arábiga. Saleh fue asesinado por los shiítas hutíes, sus aliados hasta hace pocos días contra el régimen del gobierno apoyado por Arabia Saudita.

El partido de Saleh, confirmó la muerte del ex mandatario, de 75 años. Fuentes de su partido, Congreso General del Pueblo, afirmaron que recibió un disparo en la cabeza y que en unos días se anunciará al nuevo líder del partido. Según el Ministerio del Interior de Yemen, controlado por los hutíes, Saleh murió en los enfrentamientos que se produjeron en la capital, Saná. En Internet circularon imágenes del cadáver del dirigente.

El Ministerio aseguró que se terminó la "crisis con las milicias traidoras" y que su líder estaba muerto. El líder de los rebeldes hutíes, Abdel Malik al Huthi, dijo en un discurso televisivo que se logró frustrar una "gran conspiración" entre Saleh y la alianza liderada por Arabia Saudita En los últimos años los hutíes, grupo insurgente shiíta apoyado por Irán, habían luchado junto a las tropas leales a Saleh contra el gobierno internacionalmente reconocido de Yemen, encabezado por el presidente Abd Rabu Mansur Hadi. Este es apoyado por la coalición liderada por Arabia Saudita, la gran potencia árabe sunita. De este modo, Irán y Arabia Saudita utilizan al pequeño Yemen para dirimir su liderazgo entre los países musulmanes de Medio Oriente.

Ya durante la semana pasada se produjeron combates entre las fuerzas de Saleh y sus ex aliados hutíes. En medio de esos enfrentamientos, el ex presidente se mostró el sábado dispuesto a negociar con el gobierno de Hadi y dijo querer abrir "un nuevo capítulo" en la guerra civil. Los analistas consideraron en ese momento que su decisión podría marcar un punto de inflexión en los tres años de guerra civil en el empobrecido país.

"Mis condolencias a la familia del ex presidente", indicó el presidente Hadi. En un discurso televisado, el mandatario instó a los yemeníes que viven en zonas controladas por los hutíes a levantarse contra "la milicia terrorista y criminal" y prometió que serán apoyados por las fuerzas leales a su gobierno, que se encuentran fuera de Saná.

Saleh gobernó Yemen durante más 30 años, hasta que en 2011 fue destituido en medio de una revuelta popular, aunque nunca se alejó del todo del poder y era uno de los políticos yemeníes más influyentes. Un sector muy importante del ejército se mantuvo fiel al ex jefe de Estado. Gracias a estos combatientes, los hutíes pudieron conquistar amplios territorios en Yemen en 2014 y obligar a huir al exilio a Hadi.

La alianza comenzó a deshacerse hace unos meses, cuando Saleh calificó a sus aliados de "milicia" y dijo que estaba listo para mantener conversaciones con los países árabes que forman la coalición que bombardea a los hutíes desde marzo de 2015.

En varias ocasiones se habló de tensiones entre los hutíes y Saleh. Hace unos días estallaron fuertes enfrentamientos entre ambos bandos en Saná. Un portavoz hutí dijo que sus tropas habían tomado posiciones en el sur de la ciudad y luego se informó de que había sido incendiada la casa de Saleh. Aviones de la coalición liderada por Arabia Saudita lanzaron numerosos ataques aéreos contra los rebeldes.

El objetivo de Arabia Saudita en Yemen es evitar que su gran enemigo regional, Irán, gane influencia en la Península Arábiga. Irán, siendo étnicamente persa, es ajeno a la cultura árabe. Irán es además el mayor país de mayoría shiíta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});