El Mundo

Un ex juez de la Corte venezolana vinculó al chavismo con los narcos

Un juez de la Corte Suprema venezolana que fue removido del cargo huyó del país y acusó al gobierno de Hugo Chávez de manipulación sistemática de los tribunales, incluso de interferir en casos de drogas en favor de narcotraficantes.

Sábado 21 de Abril de 2012

Miami. - Un juez de la Corte Suprema venezolana que fue removido del cargo huyó del país y acusó al gobierno de Hugo Chávez de manipulación sistemática de los tribunales, incluso de interferir en casos de drogas en favor de narcotraficantes. Las acucasiones alcanzan a varios ministros y a las cúpulas militar y judicial del régimen de Hugo Chávez. El ex magistrado está acusado en Venezuela de proteger a un narcotraficante.

Eladio Aponte huyó de Venezuela hace dos semanas y buscó refugio en Costa Rica, donde estuvo en contacto con la Dirección de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA). Esta lo trasladó este martes en un vuelo a Estados Unidos, luego de sellar un acuerdo con él. En una entrevista con un canal de televisión de Miami, Aponte describió cómo funcionarios de alto rango del gobierno de Chávez le ordenaron liberar a un teniente del ejército venezolano, quien había sido arrestado en noviembre de 2005 por haber traficado 2 toneladas de cocaína. Aponte sostuvo que se le asignó el caso y en junio de 2006 un capitán, Antonio Morales, del círculo de Chávez, le "ordenó" que liberara al teniente. Aponte relató: "Un teniente, no me recuerdo muy bien (como se llamaba), fue detenido en Carora", un poblado agrícola al oeste de Caracas, "con un cargamento de cocaína. Era subalterno del comandante Magino, se le descubrió la droga. Magino me llamó a mí (...) desde la presidencia de la República para abajo (me llamaron) para que lo favoreciera" al detenido. Relató que el teniente "llevaba las drogas al batallón donde estaba Magino". Aseguró que lo llamó "uno de los secretarios de la presidencia de la República. Creo que Morales (sin mencionar nombre); me llamó el ministro de Defensa de ese entonces, que era (Raúl) Baduel. Me llamó (el actual ministro de Defensa, Henry) Rangel Silva. Me llamó (el general) Hugo Carvajal. Me llamó un almirante, Aguirre, creo. O sea que mucha gente abogó por ese señor". Detalló que en ese entonces Carvajal era "el director del DIM (la Dirección de Inteligencia Militar), Henry Rangel Silva era el director de la DISIP (policía política), Baduel era ministro de Defensa". Según Aponte, estos funcionarios se limitaban a decir "que ese era un buen muchacho, que el presidente (Chávez) está muy interesado en ese caso".

Estados Unidos acusa al gobierno venezolano de no reprimir seriamente al narcotráfico y nombrar a militares corruptos en altos cargos, algo que Aponte vino a corroborar. La descalificación de Aponte por parte del gobierno chavista no tardó en llegar. El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello, dijo que el ex juez supremo "anda por ahí, vendiendo su alma al diablo, a los gringos. Es un mercader de la justicia. Esos ataques en verdad me resbalan. No tuvo la fortaleza de pararse en la Asamblea Nacional y decir lo que quería decir".

El potencial de daño de Aponte contra el chavismo es indudable, dado que, como todos los integrantes del Tribunal Supremo, era un hombre de confianza del gobierno. Y desde su alto cargo accedía a mucha información que, como la que ya dio a conocer, podría tener efecto devastador para Chávez, quien mientras sufre un cáncer avanzado va en busca de su reelección el próximo 7 de octubre.

Chávez eliminó la cooperación con la DEA en 2005, en medio de acusaciones de que sus agentes "violan la soberanía" de Venezuela. Aponte dejó Venezuela después de que la Asamblea Nacional lo despojó de su cargo como vicepresidente de la Corte Suprema. Fue destituido por sus nexos con el narcotraficante Walid Makled, a quien habría extendido una credencial de la fiscalía militar. Al ser preguntado en la entrevista televisiva si alguna vez recibió alguna llamada de un funcionario público para solicitarle "algún tipo de manipulación" de un caso judicial, respondió: "Cierto. Desde el presidente para abajo".

Mencionó que durante su desempeño en la fiscalía militar y luego en el Tribunal Supremo recibió llamadas telefónicas de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, y de la presidenta del Tribunal Supremo, Luisa Estella Morales, para "que interviniese en algunas decisiones". "¿Por qué hablo yo ahora? Yo sé que a mí en Venezuela a raíz de esto se me va a tratar de traidor. Y lo asumo, pero yo fui vilmente traicionado, vilmente humillado, manipulado", expresó. Aponte era un abogado militar de bajo perfil cuya carrera despegó como resultado de la purga en las Fuerzas Armadas realizada por Chávez después de superar el golpe de 2002. Aponte admitió que conoce a Makled pero "ni remotamente sabíamos qué era lo que hacía. Simplemente se lo conocía como un comerciante respetado". Makled estuvo detenido en Colombia antes de ser entregado a la Justicia venezolana. Allí declaró que pagó millonarios sobornos a altos mandos militares venezolanos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario