Un Chile dividido conmemoró los 45 años del golpe militar que derrocó a Allende
Los chilenos conmemoraron ayer el 45º aniversario del golpe militar que derrocó al presidente socialista Salvador Allende (1970-1973), una de las emblemáticas fechas que siguen dividiendo al país sudamericano.

Los chilenos conmemoraron ayer el 45º aniversario del golpe militar que derrocó al presidente socialista Salvador Allende (1970-1973), una de las emblemáticas fechas que siguen dividiendo al país sudamericano. El aniversario estuvo marcado por la polémica suscitada por la decisión de la Justicia de poner en libertad en agosto a un grupo de siete militares, en su mayoría oficiales actualmente retirados de las Fuerzas Armadas, que estaban condenados por crímenes de lesa humanidad durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Actualmente, alrededor de un centenar de militares y algunos civiles que integraban la temida policía secreta de Pinochet están recluidos en el penal de Punta Peuco, una cárcel especial para los condenados por violaciones de los derechos humanos ubicada en el norte de la capital, Santiago de Chile.

El gobierno del presidente derechista Sebastián Piñera, acompañado de ministros y funcionarios conmemoró ayer el aniversario del golpe de Estado, en una ceremonia ecuménica en el palacio de La Moneda, el mismo que en 1973 fue bombardeado por la fuerza aérea y donde murió el entonces presidente Allende. Piñera, que no invitó a la ceremonia a los partidos de su coalición, dijo que "no recordamos ese día para profundizar en el odio, sino para sacar lecciones".

En forma paralela, las dirigencias de los Partidos Socialista y Por la Democracia realizaron un pequeño recorrido desde las afueras de La Moneda. Hicieron una parada en la puerta por donde fue sacado el cuerpo sin vida de Allende y luego realizaron un pequeño homenaje junto a una estatua del presidente socialista, en el Plaza de la Constitución, frente al palacio presidencial, antes de dirigirse a la sede del Congreso. Ahí, el presidente del Senado, Carlos Montes, aseguro que el gobierno de la Unidad Popular, que lideró Allende, "como todo proceso político, no estuvo exento de errores, pero siempre avanzó por la vía democrática". Por su parte, la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, nieta de Salvador Allende, dijo que "a diferencia de lo que se dijo, Allende fue un tremendo demócrata y hasta último momento quiso llamar a un plebiscito".

Allende se suicidó de un disparo el mismo día del golpe después del alzamiento de los militares encabezados por Pinochet, entonces jefe del ejército. Como tal, ordenó atacar con tanques y bombardear con aviones de la fuerza aérea La Moneda, en la que se encontraba el mandatario socialista, que se negaba a entregar el mando como exigían los golpistas. Después del golpe, el nuevo régimen ordenó cerrar el Congreso, prohibió toda actividad de los partidos políticos, la circulación de la prensa, cerró radioemisoras y canales de televisión e inició una feroz persecución contra funcionarios y adherentes del derrocado gobierno.