El Mundo

Un ataque en el centro de Yakarta deja siete muertos y 20 heridos

Cinco extremistas se inmolaron cerca de un café de la cadena Starbucks y un puesto de la policía en un centro comercial. El terror del EI se expande al sudeste asiático.

Viernes 15 de Enero de 2016

Siete personas murieron ayer, entre ellas cinco atacantes, en un atentado terrorista en pleno centro de la capital de Indonesia, Yakarta, que fue reivindicado por el autoproclamado Estado Islámico (EI).

Cinco personas atacaron un café de la cadena Starbucks y un puesto de la policía cerca del popular centro comercial Sarinah, dejando dos muertos. Entre las víctimas habría un ciudadano canadiense, según dijo el secretario de Estado indonesio, Pramono Anung.

"Después, dos atacantes se hicieron volar por los aires y otros tres fueron abatidos por la policía cuando intentaban lanzar bombas", dijo el portavoz policial Mohammad Iqbal.

Además, unas 20 personas resultaron heridas, entre ellas cinco policías, según Pramono.

También resultaron heridos un trabajador holandés de la ONU, que está grave, y un ciudadano alemán, según informaron los Ministerios de Exteriores de los dos países, que además llamaron a la población a evitar el centro de la capital indonesia.

La milicia EI se atribuyó la autoría del atentado, según la agencia Al Amak, considerada portavoz del grupo terrorista.

En otro mensaje difundido por Internet, el grupo yihadista señaló que una unidad "de soldados del califato en Indonesia" atacó a ciudadanos de la "alianza de cruzados" que combate contra la milicia.

Se colocaron varias bombas que explotaron simultáneamente y cuatro combatientes del EI llevaron a cabo un ataque con armas y cinturones explosivos. Según la versión de los terroristas, unos 15 "infieles" perdieron la vida.

El jefe de la policía de Yakarta, Tito Karnavian, confirmó la autoría. "Esa red tiene conexiones con el EI", señaló. "El EI solía operar sólo en Siria e Irak, pero ahora tiene células en el sureste asiático, también en Indonesia", señaló.

El presidente del país con mayor población musulmana del mundo, Joko Widoko, habló de un acto sedicioso y llamó a la calma. "No nos dejaremos doblegar por estos atentados terroristas", dijo en declaraciones a la televisión. Después visitó el lugar del atentado.

El ataque se registró por la mañana en pleno centro económico y financiero de la ciudad, una zona vigilada que alberga altos edificios de oficinas, embajadas como la francesa, española o la alemana, y también el palacio presidencial.

Los habitantes y empleados de las oficinas oyeron detonaciones. "Primero oí una explosión y después disparos", contó Ruly Koestaman, que trabaja cerca del lugar de los hechos. "Hemos visto tres muertos y dos heridos", relató.

Uno de los objetivos del ataque era el café de la cadena estadounidense Starbucks, que confirmó que un cliente resultó herido, pero que su personal se encuentra bien. La detonación también rompió los cristales del negocio.

Los atentados ocurrieron muy cerca del centro comercial Sarinah, popular entre los extranjeros por su gran departamento de souvenirs. Sin embargo, Yakarta no es un gran destino turístico, a diferencia de lo que ocurre con otras metrópolis del sudeste asiático.

Imágenes de la emisora TVOne mostraron a uno de los atacantes haciéndose volar por los aires, provocando su muerte y la de un supuesto cómplice cuando se agachaban detrás de un coche en medio de un tiroteo con la policía.

La operación de las fuerzas antiterroristas duró horas. Las unidades temían que otros atacantes hubieran huido y tomado rehenes en un edificio, algo que finalmente no se confirmó.

Una unidad antiterrorista fuertemente armada rodeó y acordonó la zona y colocó francotiradores en el lugar y durante horas no se permitió la salida de miles de personas en los edificios de oficinas.

En torno al 90 por ciento de los 250 millones de habitantes de Indonesia son musulmanes. En 2002, un atentado terrorista en la isla vacacional de Bali dejó 202 muertos, entre ellos numerosos turistas. También en Yakarta se perpetraron varios atentados contra embajadas y hoteles.

En los últimos años se cree que cientos de indonesios podrían haberse unido al EI en Oriente Medio.

La policía arrestó recientemente a sospechosos que al parecer preparaban ataques coordinados para fin de año. Según el vicejefe de policía indonesia Budi, se habían registrado comunicaciones entre un integrante del EI en Siria y los milicianos arrestados en Solo, una ciudad indonesia de Java Central, acusados de planear ataques.

"El grupo de Solo preparó células para llevar a cabo lo que llamaron un «concierto de bombas», que supuestamente se iba a ejecutar en Nochevieja", explicó el vicejefe de policía, citado por la BBC. "Pero como nos anticipamos a ello, no tuvieron posibilidad de hacerlo hasta ahora", añadió.

Cerrado rechazo de la comunidad internacional

La ONU, la Unión Europea (UE), Estados Unidos, Arabia Saudita, Canadá y Argentina condenaron el atentado suicida.

El gobierno nacional expresó su "más enérgica condena al atentado terrorista". La Cancillería señaló que la Argentina "recalca la necesidad de que el flagelo del terrorismo sea enfrentado con toda firmeza por el conjunto de la comunidad de naciones, en el marco del derecho internacional y del respeto por los derechos humanos.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió que los responsables respondan ante la justicia sin demoras. "No hay justificación para estos actos terroristas", señaló.

El atentado, el primero del EI en Indonesia, fue también repudiado "con contundencia" por Estados Unidos, que lidera una coalición internacional contra el grupo yihadista en Siria e Irak. "Apoyamos firmemente al pueblo indonesio contra el terrorismo y las ideologías extremistas que alientan a la violencia terrorista", afirmó el portavoz del Departamento de Estado norteamericano, John Kirby, desde Washington.

La responsable de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, aseguró que "el ataque de hoy es un trágico recordatorio de que la amenaza del terrorismo es global y debe ser abordada globalmente", afirmo Mogherini.

El gobierno de Arabia Saudita también repudió los ataques yihadistas. "Van en contra de los principios del islam y de todos los valores y principios humanos y las leyes internacionales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario