El Mundo

Un acto de malabarismo

Jueves 01 de Febrero de 2018

Donald Trump intentó durante su discurso hacer un acto de malabarismo que no era fácil: por una parte no quiso irritar a sus seguidores más incondicionales (cuya base necesita) pero está impelido a ampliar los apoyos. En noviembre se celebran las elecciones al Congreso, que van a marcar políticamente el año, y las cosas no pintan bien para los republicanos. Por eso, tendió la mano, mostró una paternalista benevolencia y dosificó el populismo. Pero fue sólo una parte, porque por la otra procuraba no presentarse como demasiado blando ni tampoco como un político "tradicional", ya que precisamente lo votaron por no serlo. También apeló a muchos sentimientos que todos pueden suscribir: abogó por inversiones en infraestructura, combatir a las drogas y proteger la infancia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario