El Mundo

Ucrania retomó la ofensiva militar contra los separatistas prorrusos

Lo dispuso el presidente Oleksander Turchinov tras el hallazgo de cadáveres con signos de torturas en el este del país. EE. UU. pidió a Moscú que deje de hablar y desarme a los insurgentes.  

Miércoles 23 de Abril de 2014

El presidente interino de Ucrania, Oleksander Turchinov, ordenó ayer la reanudación de la operación "antiterrorista" contra los separatistas que tomaron el control de algunos poblados y ciudades del este del país, después de que un político de su propio partido fuera hallado muerto con señales de tortura, y del final de la visita del vicepresidente estadounidense Joe Biden, quien advirtió a Moscú contra una conducta "provocadora". Se hallaron tres cuerpos brutalmente torturados. Una de las víctimas es Volodymyr Rybak, un concejal de la localidad de Gorlivka, "recientemente secuestrado por terroristas", afirmó el presidente. Una ofensiva previa de Kiev no tuvo éxito, pero Estados Unidos, Rusia, Ucrania y la Unión Europea firmaron un acuerdo en Ginebra la semana pasada para distender la crisis. Antes de la decisión presidencial, un avión de reconocimiento ucraniano sobre zonas separatistas prorrusas tuvo que realizar un aterrizaje forzoso tras ser alcanzado por disparos de armas ligeras sobre la ciudad de Slaviansk. La aeronave, un bimotor de hélice Antonov An-30, aterrizó sin sufrir daños mayores y con su tripulación sana y salva.

Durante su visita a Kiev, Biden exigió a Rusia retirarse de las zonas de conflicto, pero también advirtió a Kiev que debe abordar el "cáncer de la corrupción". El segundo de la Casa Blanca exigió a Moscú que "deje de hablar y comience a actuar" para desarmar a los separatistas prorrusos que Kiev afirma pretenden minar las elecciones del 25 de mayo. Washington ha advertido a Rusia que afrontará "mayores costos" si no asegura la implementación total del acuerdo de Ginebra, que estipula que los rebeldes deben abandonar los edificios gubernamentales ocupados. Al mismo tiempo, el Pentágono anunció el envío de 600 soldados a Polonia y a los países bálticos para "ejercicios".

Nuevas sanciones. Estados Unidos ya dispuso sanciones contra responsables rusos cercanos al presidente Vladimir Putin, pero amenaza ahora con aplicar otras más. "Es un camino sin salida", respondió ayer el premier ruso, Dimitri Medvedev, en un discurso ante la Duma, la Cámara baja del Parlamento. "Pero si aún así algunos de nuestros socios occidentales deciden tomarlo, no tendremos otra opción que hacer frente con nuestras propias fuerzas. Y ganaremos", añadió.

Las partes tenían la esperanza de que la tensión disminuyera —en la que ha sido calificada como la peor crisis entre Moscú y los occidentales desde la Guerra Fría— tras el acuerdo alcanzado en Ginebra entre Ucrania, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea. El compromiso prevé entre otros puntos el desarme de grupos armados ilegales y la evacuación de edificios ocupados, tanto por los proocidentales en Kiev como por los separatistas en el este. Pero el texto nunca fue aplicado y en vez de evacuar las administraciones ocupadas, los separatistas extendieron su control tomando el lunes nuevos edificios públicos en Kramatorsk, ciudad a medio camino de su bastión de Slaviansk y de Donetsk.

¿Referéndum en Lugansk? Durante la visita de Biden, Washington ofreció a Ucrania un paquete de ayuda por 50 millones de dólares para colaborar con las reformas política y económica. La ayuda, pequeña en lo que se refiere a las necesidades de Ucrania y en relación al préstamo por 1.000 millones de dólares ya firmado con Washington, fue una clara muestra de apoyo a las autoridades en el choque con Rusia. En Lugansk, a unos 150 kilómetros más al este, los separatistas, que ocupan la sede de los servicios de seguridad (SBU), nombraron el lunes a un "gobernador popular" y decretaron la organización de un referéndum el 11 de mayo para determinar si la región debe seguir formando parte de Ucrania o proclamar su independencia, antes de pedir una eventual incorporación a Rusia.

El Papa recibirá al jefe de Gobierno

El Papa Francisco recibirá al jefe de gobierno ucraniano Arseni Yatseniuk el próximo sábado. El encuentro con el premier del convulsionado país del este europeo tendrá una duración estimada de 30 minutos. En su mensaje de Pascuas, Francisco llamó a construir el futuro de Ucrania con espíritu de unidad y diálogo. “Francisco siempre intervendrá cuando esté en peligro la paz”, aseguró al respecto el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario