El Mundo

Turquía acusó al Estado Islámico por el atentado terrorista

Masacre en Ankara. A dos días de producida la matanza, expresó sus sospechas, pero sin desechar del todo la presunta pista kurda y de izquierda.  

Martes 13 de Octubre de 2015

Las investigaciones sobre la autoría de los atentados terroristas del sábado en Ankara que dejaron al menos 97 muertos se centran en la milicia terrorista Estado Islámico (EI), informó el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu. El EI "se está investigando en primer lugar", dijo Davutoglu a la televisión turca. El ataque, perpetrado por dos suicidas, es el peor en la historia moderna de Turquía. La concentración atacada era de pacifistas y partidos prokurdos, dos adversarios declarado del gobierno islámico conservador del presidente Recep Tayyip Erdogan. Estos sectores, así como las milicias kurdas, acusan a Erdogan de estar detrás del terrible atentado.

De hecho, el primer ministro Davutoglu señaló que además del Estado Islámico también se está investigando una eventual implicación del ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y el grupo de extrema izquierda NDKP-C. Nadie asumió la autoría del doble atentado terrorista en una estación de trenes de Ankara, donde se habían congregado miles de manifestantes para protestar contra la campaña militar del gobierno turco contra los kurdos del PKK. El gobierno afirma que el ataque fue perpetrado por dos suicidas. Según los últimos datos del gobierno turco, murieron al menos 97 personas y más de 500 resultaron heridas. El ataque fue el más sangriento de la historia reciente del país. Para los partidos kurdos opositores, los muertos ya han superado los 122, y el gobierno los oculta. La principal agrupación kurda de Turquía, el Partido Democrático del Pueblo (HDP) y uno de los convocantes de la manifestación atacada por los terroristas, rechazó que el PKK pueda haber sido el autor de la matanza contra la marcha pacifista prokurda, como sugirió durante todo el fin de semana el gobierno. En varios funerales realizados ayer las multitudes gritaron eslóganes contra el presidente Erdogan, un declarado enemigo de la minoría kurda, a cuya guerrilla bombardean sus aviones desde hace semanas. Erdogan utilizó para desatar la ofensiva la excusa del Estado Islámico, luego de un atentado de este en suelo turco contra los kurdos, pero sus aviones atacan casi exclusivamente a las milicias kurdas del PKK. Existen sospechas sobre vínculos secretos entre el Estado Islámico y el régimen islamista de Turquía.

Las dos explosiones se produjeron tres semanas antes de las elecciones anticipadas que Turquía celebrará el 1º de noviembre y también antes la cumbre del G-20 que se celebrará el próximo mes, lo que ha desatado preocupaciones por la seguridad. Pero la certeza de los kurdos y toda la oposición es que Erdogan ha lanzado su campaña militar contra el PKK para recuperar el terreno electoral perdido. "La principal cuestión es ahora concluir las investigaciones para arrojar luz sobre cómo ocurrieron exactamente los hechos el sábado. En base a esto tendremos una idea mejor de cómo proceder", dijo un funcionario. El gobierno aumentó la seguridad en lugares clave como aeropuertos, añadió.

El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan ha suspendido los actos de campaña electoral hasta el viernes, y también el HDP está estudiando cómo gestionar su campaña y podría considerar reducir sus eventos electorales.

Un acto del HDP fue objetivo de una explosión dos días antes de las últimas elecciones de junio. En julio, un acto prokurdo en Suruç, en el sur del país, fue atacado por un suicida, que mató a 34 personas. Las autoridades lo atribuyeron al Estado Islámico. Fue este atentado el que sirvió a Erdogan para ordenar el inicio de la ofensiva aérea, que de hecho resultó ser principalmente contra el PKK y no contra el EI.

Escenario político. El partido de Erdogan ganó los comicios generales de junio pasado, pero no consiguió la mayoría para formar gobierno. Al fracasar las conversaciones para formar coalición convocó nuevos comicios para el 1º de noviembre. Fue un golpe para un partido que desde hace más de 10 años gobierna el país, y que ha acentuado sus rasgos autoritarios. En junio el HDP logró por primera vez entrar en el Parlamento, otro golpe al islamismo de Erdogan. Fueron precisamente los logros de este partido los que impidieron al gobernante lograr mayoría absoluta por primera vez desde 2002. Por ello, las relaciones entre los dos partidos son pésimas. Otro dato que solventa la tesis del HDP sobre que el régimen de Erdogan está detrás del atentado de Ankara, y no el EI. Además, las encuestas señalan que el AKP podría fallar de nuevo en su objetivo de lograr mayoría absoluta. Aún no está claro si los atentados del sábado influirán en la opinión pública a la hora de votar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS