El Mundo

Tsipras declara la victoria tras evitar el colapso financiero griego

Para el premier heleno, su país dejó atrás la austeridad y la humillación luego del acuerdo alcanzado el viernes con la eurozona.

Domingo 22 de Febrero de 2015

El premier griego, Alexis Tsipras, declaró ayer una victoria tras el acuerdo de financiamiento logrado con los ministros de Finanzas de la zona euro, pese a las grandes concesiones que aceptó para evitar un colapso financiero. El viernes, tras semanas de duros intercambios con los representantes de la zona euro, Grecia aseguró una extensión por cuatro meses de su rescate financiero, que disipa la amenaza inmediata de que el país se quede sin fondos en marzo y se vea obligado a abandonar la zona euro.

"Dimos un paso decisivo, dejando la austeridad, los rescates y la troika (el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea)", dijo Tsipras en un mensaje televisado. "Ganamos una batalla, no la guerra. Las dificultades, las verdaderas dificultades (...) están por venir".

Algunos funcionarios griegos temían que, de no llegar a acuerdo, se habría producido una corrida bancaria el martes cuando los bancos del país retomasen sus actividades tras un feriado que se celebra en Grecia el lunes. Sin embargo, Atenas insiste en que el acuerdo con los ministros de Finanzas de la zona euro debería tranquilizar a los ahorristas. Por su parte, una fuente del BCE declaró que tras la negociación en Bruselas quedaban descartados los controles de capital.

En Alemania, un aliado de la canciller Angela Merkel dijo que es probable que el Bundestag apruebe una extensión del financiamiento de la zona euro para Grecia, siempre que Atenas cumpla con enviar mañana las medidas que planea durante lo que queda del periodo del rescate. "Ahora los griegos tienen que hacer su tarea", dijo Volker Kauder, líder de los conservadores de Merkel en el Parlamento, al diario Welt am Sonntag, en extractos publicados ayer. "Grecia finalmente se dio cuenta de que no puede cerrar los ojos a la realidad", agregó Kauder.

Otros legisladores conservadores de Alemania recibieron con cautela el acuerdo, recalcando que queda trabajo por hacer. Que el Bundestag apruebe la extensión del acuerdo depende de las reformas que ofrezca Atenas, dijo el legislador conservador Ralph Brinkhaus. "En los últimos meses, Grecia perdió la confianza de algunos de sus socios europeos. La extensión del programa (...) tiene que usarse para restablecer esa confianza".

 

Austeridad. Tsipras y su partido Syriza llegaron al poder el mes pasado con promesas de poner fin al programa de rescate concedido a Grecia por la UE y el FMI, terminar la cooperación con la detestada "troika" de acreedores internacionales, y abandonar las medidas de austeridad. Pero el acuerdo del viernes en Bruselas fuerza a Atenas a aceptar la extensión condicional del rescate y a seguir bajo la supervisión financiera de la troika. "Su problema político es que tienen que dar marcha atrás en las posiciones que tenían para la elección", dijo el ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan, en declaraciones a la corporación de radiodifusión pública RTE de Irlanda. Noonan expresó así la incómoda verdad de que la zona euro no le había dado nada a los griegos, pese a lo que dijera Tsipras.

Bajo su propio programa de rescate con la UE y con el FMI Irlanda tuvo que aplicar enormes recortes presupuestarios.

Un funcionario del gobierno en Atenas dijo ayer que la lista de reformas que debe ser entregada el lunes a la zona euro promete abordar asuntos estructurales como la evasión tributaria y la corrupción en los próximos meses sin metas específicas.

Millonario retiro de depósitos. El viernes, cerca de 1.000 millones de euros salieron de las cuentas en los bancos griegos, dijo una fuente de alto rango del sector. Los ahorristas tenían temor de que fracasaran las negociaciones y que Atenas tuviera que bloquear el retiro de dinero o prepararse para reintroducir una moneda nacional. La cifra retirada el viernes se suma a un monto estimado de 20.000 millones de euros (23.000 millones de dólares) que han salido de los bancos griegos desde diciembre. La mayor amenaza para Grecia era que su sistema bancario colapsara el miércoles, dijo Noonan, quien reconoció que a Atenas le quedaban pocas opciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS