El Mundo

Trump y Hillary Clinton dominan los comicios del “supermartes”

Elecciones primarias en EEUU. Ambos contrincantes toman clara ventaja sobre sus rivales y enfilan a paso firme hacia la nominación por sus respectivos partidos.

Miércoles 02 de Marzo de 2016

La demócrata Hillary Clinton ganó las elecciones primarias demócratas en al menos seis estados, mientras que el republicano Donald Trump hacía lo propio en cinco estados que votaron el “supermartes”. El rival de Clinton, Bernie Sanders, ganó en su estado natal: Vermont. A la vez Ted Cruz ganó las primarias en Texas. El “supermartes” es el día más activo de las primarias de 2016, y se juega un gran número de delegados. Para Clinton y Trump, estas elecciones representan la posibilidad de tomar una clara ventaja sobre de sus rivales y enfilarse hacia la nominación presidencial. Clinton se anotó victorias en Texas, Arkansas, Alabama, Tennessee, Georgia y Virginia. Trump ganó en Alabama, Massachusetts, Tennessee, Virginia  y Georgia. Las votaciones seguían abiertas en otros estados o las contiendas eran demasiado cerradas para declarar un ganador.
  Sanders, quien ha montado un inesperado desafío a Clinton en la contienda del Partido Demócrata, agradeció efusivamente durante un mitin de victoria en Vermont. Dijo que aunque quiere ganar en todos los rincones del país, era particularmente significativo que su estado “votara con tanta fuerza para llevarnos a la Casa Blanca”. Pero encuestas a boca de urna revelaron que Sanders sigue careciendo de un sólido apoyo de los votantes de raza negra, una base electoral crucial para los demócratas. Clinton ganó Virginia y Georgia con el apoyo tanto de hombres como de mujeres, así como de votantes de raza negra. Sanders sigue recibiendo el apoyo de votantes jóvenes, y obtuvo la mayoría de los votos de ciudadanos menores de 30 años, de acuerdo con encuestas efectuadas por Edison Research para The Associated Press y cadenas de televisión. Los demócratas votaron en 11 estados y la Samoa Estadounidense, con 865 delegados en juego. Los republicanos votaban también en 11 estados, con 595 delegados en juego.
  Las votaciones llegan en un momento turbulento para los republicanos, que se enfrentan a la posibilidad de que Trump pueda convertirse en el nominado del partido. Sus rivales Marco Rubio y Ted Cruz están inmersos en un esfuerzo frenético para detener al multimillonario inmobiliario , pero no está claro todavía si han reaccionado demasiado tarde. Trump busca barrer en el sur, lo cual sería un serio golpe para Cruz, senador por Texas.
  El objetivo del senador Marco Rubio es más modesto: busca mantenerse en la competencia en el conteo de delegados y espera ganar en su estado natal, Florida, el 15 de marzo.
Enojo. Trump recibió un apoyo de peso del ex aspirante presidencial y gobernador de New Jersey, Chris Christie, pero algunos conservadores expresaron públicamente que no votarán por el magnate si gana la nominación del partido, que vive una crisis de identidad sin precedentes. El miedo del aparato republicano es tal que inclusive algunas de sus principales figuras salieron ayer, el día más importante de la interna presidencial estadounidense, a repudiar al empresario multimillonario y a separar al partido de su discurso racista. Según un sondeo publicado ayer por CNN, los demócratas ganarían un eventual duelo con Trump, con un margen ligeramente más cómodo para Bernie Sanders (55% contra 43%) que para Clinton (52% frente 44%).
  El empresario, que afirma haber gastado 25 millones de dólares de sus fondos personales, ha dejado entender que de haber una resistencia en el partido, no descartaría presentarse como independiente en noviembre. “Esto es realmente un movimiento”, dijo Trump el lunes en un mitin en Georgia (sur), al repetir su promesa de construir un muro en la frontera de Estados Unidos y México para frenar la inmigración clandestina. “Mis seguidores no son gente enojada. Yo no soy una persona enojada, pero hay rabia en el partido” con el gobierno del presidente Barack Obama, dijo ayer en una entrevista con Fox News, repitiendo un tema de su campaña. Sus dos principales rivales son los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, de estilos e ideologías opuestas, intentan desesperadamente de unir al partido contra el hombre de negocios que consideran no ser suficientemente conservador. Incapaces de achicar la distancia que los separan del multimillonario, Cruz y Rubio pasaron a usar las mismas armas de Trump, y la campaña se transformó en un festival bizarro de insultos, golpes bajos y discursos que incluyen menciones a calzoncillos sucios, a la transpiración y alusiones a la confiabilidad de hombres con manos pequeñas.
  El magnate de chillona cabellera amarilla está en la mira de todos los ataques en la última semana. En dos días recibió la indignación generalizada por su negativa a rechazar el apoyo del Ku Klux Klan a su candidatura y de haber retuiteado una cita de Benito Mussolini. Trump respondió ayer acusando a Cruz de no “hacer nada” por su estado de Texas y a Rubio de hacer un “trabajo horrible” en Florida, su estado natal.

Cuadro menos turbulento. Clinton había iniciado la campaña como favorita absoluta, hasta que la “revolución política” de Sanders, el socialista democrático que arremete contra la banca y las grandes corporaciones, sedujeran a muchos votantes, especialmente jóvenes. Pero una fuerte campaña de críticas a Sanders en las últimas dos semanas y la aplastante victoria de la ex primera dama en Carolina del Sur parecieron devolverle el liderazgo y la autoconfianza previo de una jornada fundamental como la del “supermartes”.

Rechazo a los musulmanes. La mayoría de los votantes republicanos en seis estados del supermartes dijeron que apoyan una propuesta para prohibir la entrada de los extranjeros musulmanes a EEUU. Resultados preliminares del sondeo a boca de urna efectuadas por Edison Research para The Associated Press y cadenas de TV, mostraron que dos tercios de los votantes en Texas, Virginia y Georgia, siete de cada 10 en Tennessee, y 8 de cada 10 en Alabama, apoyan la propuesta de Trump. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario