El Mundo

Trump y Bolsonaro firman un acuerdo muy beneficioso para la industria de Brasil

El documento permite el ingreso de los brasileños como proveedores del sector de defensa estadounidense, que es el mayor del mundo

Lunes 09 de Marzo de 2020

El presidente Donald Trump recibió al mandatario brasileño Jair Bolsonaro con todos los honores en su residencia privada de Florida. Allí Bolsonaro fue el invitado de una cena con los más altos funcionarios de la administración estadounidense y la familia del presidente. Brasil y Estados Unidos suscribieron un acuerdo destinado a permitir el ingreso de la industria brasileña como proveedor del sector de defensa norteamericano, el mayor del mundo. Es sin dudas un “gol” que se anota el presidente Bolsonaro, quien así logra ver dividendos concretos de su firme alineamiento con Estados Unidos y Trump.

   El acuerdo, que debe ser ratificado por los parlamentos de ambos países, fue firmado en la sede del Comando Sur de Estados Unidos, en un suburbio de Miami. “Es un acuerdo histórico”, afirmó el jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller, en conferencia de prensa junto al ministro de Defensa brasileño, general Fernando Azevedo. “Este ha sido un viaje muy provechoso en materia de defensa para Brasil y nuestras fuerzas armadas”, completó Azevedo. El instrumento firmado permitirá ampliar el acceso brasileño al enorme mercado de defensa estadounidense, así como otros acuerdos para el sector, al reducir los procesos burocráticos para el comercio bilateral en este rubro. Brasil cuenta con una importante industria militar. Fabrica el avión liviano Tucano, un éxito de ventas en todo el mundo, y un blindado de transporte de tropas que también ha sido comprado por numerosos ejércitos.

   Asimismo, podría facilitar la entrada de productos brasileños en los otros 28 países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otán), la mayoría de los cuales tiene acceso al fondo de defensa estadounidense, según un comunicado del Ministerio de Defensa de Brasil. El tratado estaba bajo análisis desde que Michel Temer gobernaba Brasil (2016-18) y las negociaciones se aceleraron bajo el mandato de Bolsonaro, un capitán retirado de muy buena sintonía con el presidente Donald Trump.

   El año pasado, Trump anunció su interés en declarar a Brasil como “aliado militar estratégico” de Estados Unidos por fuera de la Otán, tal como sucedió en 1998 con la Argentina. El almirante Faller agregó que con el general Azevedo conversaron acerca de “las amenazas comunes que afectan a la democracia y a los principios” que ambos países comparten. Tanto Brasil como Estados Unidos desconocen el mandato del presidente Nicolás Maduro y apoyan al mandatario interino designado por el parlamento Juan Guaidó. En esto están acompañados por otros 60 países, entre ellos todos los de la Unión Europea. En América latina se ha constituido el Grupo de Lima para respaldar a Guaidó y lograr una transición a la democracia en Venezuela. La OEA también apoya a Guaidó y a este programa de transición.

   Bolsonaro cenó anoche con Trump en Mar-a-Lago, la residencia y club privado que el estadounidense posee en Palm Beach. En la comida, los presidentes ratificaron la “alianza estratégica” entre sus países y “reiteraron el apoyo” a “la democracia en la región, incluyendo” a Guaidó “y a la Asamblea Nacional (parlamento) venezolana democráticamente electa”, según un comunicado conjunto. También acordaron agilizar las medidas para lograr en 2021 la entrada de Brasil en el programa Trusted Trader, que supondrá un aumento del intercambio comercial bilateral. Asimismo, Trump reiteró el apoyo de Washington para la entrada de Brasil en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y urgió a los otros países miembros a trabajar para alcanzar ese objetivo.

   En la relación comercial es donde están los mayores problemas bilaterales entre las dos mayores economías de América. En diciembre, Trump acusó en un tuit al gobierno de Bolsonaro de perjudicar a los agricultores estadounidenses al “manipular” su moneda. “Tenemos una relación muy buena, y en cuanto a aranceles... siempre queremos ayudar a Brasil’’, dijo Trump, quien posó con Bolsonaro en la puerta de Mar-a-Lago. Las banderas de Estados Unidos y Brasil adornaban ambos lados de la puerta. “La amistad quizá sea más fuerte ahora que nunca’’, señaló Trump. Trump y Bolsonaro compartieron la mesa con el asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, la hija de Trump, Ivanka y su esposo, Jared Kushner, ambos altos asesores de la Casa Blanca, y varios funcionarios brasileños. Trump también elogió el liderazgo de Bolsonaro. “El está haciendo un trabajo fantástico. Grandioso. Brasil lo ama y Estados Unidos también’’, señaló Trump.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario