El Mundo

Trump urgió identificar al topo que destapó la conjura en la Casa Blanca

Solicitó a la Justicia que investigue quién escribió el artículo en su contra en el New York Times por considerarlo un asunto de seguridad nacional.

Sábado 08 de Septiembre de 2018

Donald Trump no logra despegar después de revelaciones sobre un supuesto caos en la Casa Blanca, y ahora quiere que la Justicia investigue al funcionario de alto rango, que bajo anonimato, denunció su incompetencia y dice pertenecer a una "resistencia" silenciosa dentro del gobierno. El presidente estadounidense acaba de sufrir una doble afrenta con la publicación, en un intervalo de 24 horas, de una columna de opinión en el The New York Times y los extractos de un libro también devastador del célebre periodista Bob Woodward, uno de los reporteros que destapó el Watergate que precipitó la caída de Richard Nixon. Los dos textos lo describen como un hombre incapaz de entender los retos de la presidencia y contenido por sus colaboradores para evitar un desastre. "Diría que (el secretario de Justicia) Jeff (Sessions) debería investigar quién fue el autor de ese artículo porque realmente creo que es (un tema) de seguridad nacional", dijo Trump.

   Más temprano, en un Twitter matinal el presidente escribió que "(el libro de Bob) Woodward es un fraude". "Yo no hablo de la forma en que soy citado. Si ese fuera el caso, no habría sido elegido presidente", escribió el mandatario, acusando a Woodward de utilizar "todas las artimañas posibles para degradar y despreciar". La duda sobre la veracidad de las citas reportadas por este último es obviamente un debate crucial para evaluar la credibilidad del libro. En sus páginas, por ejemplo, el secretario general de la Casa Blanca, John Kelly, describe al presidente como un "idiota", y dice que es "inútil tratar de convencerlo de algo". Trump tomó un ejemplo concreto del trabajo de Woodward para descalificarlo. A principios de esta semana, dijo que nunca había descrito a su secretario de Justicia, Jeff Sessions, de "retrasado" y "estúpido del Sur", como señala el libro. Además, dijo que nunca usó la palabra "retrasado" contra nadie. Sin embargo, varias grabaciones lo contradijeron rápidamente, demostrando que sí había empleado el término en el pasado, en especial para describir a un periodista que puso en duda su talento como empresario.

   La crisis en la Casa Blanca preocupa a los republicanos en su carrera hacia las elecciones parlamentarias de noviembre, en las que temen perder la mayoría en el Congreso. Consciente de lo que está en juego, Trump multiplicó sus viajes de campaña, incluso pese a que su presencia en la primera línea de batalla puede ser un arma de doble filo.

   El jueves, en Billings, Montana, Trump planteó el tema de su eventual destitución para estimular la movilización de su base electoral en el período previo a la votación. "¿Cómo se puede reclamar la destitución de alguien que hace un excelente trabajo, que no hizo nada mal? Nuestra economía está bien. ¿Cómo pueden hacer eso?", cuestionó. En ese sentido, las cifras publicadas ayer podrían darle un motivo para celebrar: la economía continuó su crecimiento en agosto, y la tasa de desempleo se mantuvo en 3,9%.

Obama: "El es el síntoma, no la causa de la división"

El ex presidente Barack Obama dijo ayer que su sucesor Donald Trump "es el síntoma, no la causa" de la división y la polarización en el país. Trump está "simplemente capitalizando los resentimientos que los políticos han estado azuzando durante años", dijo Obama. Sus comentarios se produjeron en un discurso en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, donde aceptó un premio de ética en el gobierno. Fueron la primera incursión en la arena política antes de la campaña electoral del otoño. Aunque Obama ha respaldado a candidatos y se ha presentado en eventos de recaudación de fondos, ha pasado la mayor parte de su tiempo pospresidencial a las márgenes de la política.

   En términos inusualmente directos, expresó claramente sus preocupaciones sobre la política en la era de Trump e imploró a los votantes —especialmente los jóvenes— que voten en los comicios de noviembre. "Una simple mirada a titulares recientes es suficiente para ver que este momento es realmente diferente", dijo. "Lo que está en juego es más grande. Las consecuencias de que cualquiera de nosotros no participe son más nefastas". "Esto no es normal", añadió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});