El Mundo

Trump sobre su eventual impeachment: "Traería el colapso de la economía"

Después de los últimos escándalos , crece la hipótesis de un juicio político del presidente. Pero los demócratas dudan de plantearlo.

Viernes 24 de Agosto de 2018

Donald Trump se puso a la defensiva ante el peligro creciente de que sea sometido a juicio político por las ilegalidades cometidas durante la campaña que lo llevó a la Casa Blanca. El presidente republicano dijo en una entrevista que la economía estadounidense, hoy en franco crecimiento, podría colapsar si él es sometido a juicio político, algo que bien podría suceder según analistas y expertos. Fue la primera vez que el presidente debate esa posibilidad públicamente. Los opositores demócratas, sin embargo, se muestran indecisos sobre emprender ese camino.

Días atrás, el ex abogado de Trump, Michael Cohen, confesó ante un juez federal que, a petición del mandatario, hizo pagos ilegales para silenciar a dos mujeres, la actriz porno "Stormy Daniels" (Stephanie Clifford) y la ex "conejita" Karen McDougal, que aseguran haber tenido relaciones sexuales pagas con Trump. Además de los cuestionables aspectos morales del asunto, ese pago viola las leyes de financiamiento electoral.

Trump reaccionó en una entrevista con el canal Fox News, en la que dijo que un impeachment en su contra causaría un colapso de la economía estadounidense. "Le diré esto, si alguna vez soy sometido a un impeachment, creo que el mercado podría colapsar. Creo que todos podríamos ser más pobres", advirtió en el programa Fox and Friends.

Luego, el presidente reseñó el buen desempeño de la economía y la creación de puestos de trabajo durante su gestión, algo que todos reconocen, agregó que nada de eso habría ocurrido si su rival demócrata Hillary Clinton hubiera ganado las elecciones de noviembre de 2016. "No sé cómo se puede someter a un impeachment a alguien que ha hecho un gran trabajo", añadió.

Trump recibió dos duros golpes consecutivos el martes, cuando su ex abogado Cohen se declaró culpable de violaciones ilegales de financiamiento de campaña y su ex jefe de campaña Paul Manafort fue condenado por fraude fiscal y bancario.

Cohen, abogado privado de Trump durante muchos años, lo implicó en los pagos ilícitos realizados antes de las elecciones de 2016 a las dos mujeres para comprar su silencio. Debido a que los pagos tenían la intención de influir en el resultado de las elecciones, violaron las leyes sobre contribuciones de campaña. Al declararse culpable, Cohen dijo que los pagos se hicieron "en coordinación y bajo la dirección de un candidato a la oficina federal", en clara referencia a Trump.

El presidente fue evasivo cuando se le preguntó en la entrevista de Fox si le había ordenado a Cohen que hiciera los pagos, diciendo que su ex abogado "hizo los tratos" e insistió en que las acciones de Cohen "no eran un delito. Las violaciones de campaña no se consideran un gran problema, francamente", alegó. Luego aseguró que los pagos se realizaron con su propio dinero.

La experta en finanzas de campaña Kate Belinsk dijo que hay que esperar consecuencias legales tanto para Trump como para su campaña, bajo la forma de una demanda ante la Comisión Federal Electoral. Además de los dos cargos por violar las leyes de financiamiento de campaña, Cohen también se declaró culpable de seis cargos de fraude. En la entrevista con Fox, Trump lo criticó por "darse vuelta" y dijo que "casi debería ser proscrito". Por el contrario, elogió a Manafort por dejar su destino en manos de un jurado, en lugar de llegar a un acuerdo con el fiscal, una medida que ha generado especulaciones de que Manafort espera un indulto presidencial.

El dilema demócrata

En tanto, los opositores demócratas debaten hasta dónde avanzar con un impeachment. Por ahora, parecen más interesados en centrarse en denunciar la corrupción de la administración Trump que en buscar su juicio político. Las cercanas elecciones de medio término de noviembre influyen en esta inclinación. En el congreso del Comité Nacional Demócrata, el miércoles en Chicago, el presidente Tom Perez mencionó la creciente lista de problemas de Trump y otros republicanos. Una "situación fuera de control", dijo, requiere que los votantes devuelvan a los demócratas al poder. La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, apuntó que los demócratas ganaron en 2006 fustigando la corrupción republicana de esa época. "Esta vez, la cultura de corrupción, amiguismo e incompetencia es tan prevaleciente que está en la Casa Blanca", dijo Pelosi. Pero luego agregó que los demócratas "no pueden hacer política" al hablar de un impeachment.

Estos gestos reflejan el problema de los demócratas. El partido compite en numerosos frentes: para ganar el control de la Cámara baja, mantener al menos el estrecho margen de su minoría en el Senado y ganar gobernaciones y legislaturas estatales. Todos esos objetivos podrían resultar esquivos sin el respaldo de votantes independientes y republicanos moderados, que no están de acuerdo con Trump pero no quieren ver al Congreso inmerso en el proceso divisivo y complicado de un juicio político. "Ganaremos si nos centramos en los problemas básicos. Es sobre eso que vota la gente", advierte el presidente del Partido Demócrata en Minnesota, Ken Martin. Apuntó a la decisión de Hillary Clinton en 2016 de enfocarse en los aspectos negativos de Trump. "Ya vimos el resultado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario