El Mundo

Trump se enfrenta con el G-7 por Rusia y las barreras aduaneras

El presidente estadounidense disparó duras frases contra Canadá y los europeos antes de viajar y pedir el retorno de Moscú al grupo

Sábado 09 de Junio de 2018

La cumbre de dos días de siete de las naciones más industrializadas comenzó ayer en la ciudad canadiense de La Malbaie en un tono de inusual confrontación entre el presidente Donald Trump y sus aliados tradicionales. También fue la primera reunión internacional en la que participó el nuevo jefe de gobierno italiano, Giuseppe Conte.

Poco antes de viajar a Canadá, Donald Trump insistió en que viajaba para exigir "trato justo" en el comercio hacia su país, un tema que lo enfrentó en las últimas horas con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, que adoptó un tono inusualmente duro, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Trudeau recibió a los líderes del Grupo de los Siete (G-7) en la terraza del lujoso hotel sede, situado a unos 140 kilómetros de Quebec. El grupo está formado por los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, más la UE.

Trump instó ayer al G-7 a reintegrar a Rusia, excluida en 2014 por haber invadido y anexado la provincia ucraniana de Crimea. Fue una nueva provocación del presidente estadounidense. "Deberían dejar a Rusia volver. Porque deberíamos tener a Rusia en la mesa de negociación", dijo antes de partir de Washington hacia Canadá. "Rusia debería estar en esta reunión", enfatizó, asegurando que hará la propuesta. Pero esta fue rechazada por anticipado por los otros seis estadistas. Rusia participó del G-7, entonces G-8, durante 14 años, hasta que fue expulsada por su conducta de expansión militarista a expensas de sus vecinos, en este caso, Ucrania, donde aún hoy mantiene tropas clandestinas en la zona oriental de esta nación.

El primero en irse

El estadounidense fue el último líder en llegar a la cumbre en La Malbaie, una pintoresca y pequeña ciudad de Quebec a orillas del río San Lorenzo, y también el primero en partir hoy por la mañana. Una señal de su desinterés en el club de las siete economías más desarrolladas del mundo. Trump se ha mostrado realmente más enfocado estas últimas semanas en otra cumbre: la que tiene prevista para el 12 de junio con el dictador norcoreano Kim Jong Un en Singapur, adonde viajará directamente desde Quebec. "Me iré, posiblemente, un poco más temprano, depende de lo que pase", avisó Trump.

Sobre sus socios europeos y Japón, ha vertido brutales críticas. "Todos estos países han estado aprovechándose de Estados Unidos en términos comerciales", dijo en Washington. Poco antes había dicho en Twitter que quería usar el encuentro para resolver lo que consideró pactos comerciales "injustos" con sus socios. "Espero enderezar los acuerdos comerciales injustos con los países del G7", escribió. El jueves ya había escrito duros mensajes en la red social en respuesta a las críticas cada vez menos veladas del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y del presidente francés, Emmanuel Macron, quien se encuentra en Canadá desde el miércoles. "Por favor díganles al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que están cobrando aranceles masivos a Estados Unidos y creando barreras no arancelarias", escribió Trump. "Nos dicen siempre que hemos combatido juntos en la guerra. Pero después nos tratan inequitativamente. Canadá impone tarifas aduaneras del 300 por ciento a nuestros productos agrícolas. La Unión Europea enfrenta nuestros productos con barreras injustas. Quiten del medio estas cosas y volveremos a estar de acuerdo", agregó el estadounidense poco antes de su tardía partida hacia Canadá.

Los cuatro europeos, Macron, Angela Merkel, Theresa May y Giuseppe Conte, decidieron reunirse poco antes del comienzo de la cumbre con el fin de presentar un frente común. El objetivo es convencer a Trump de no aplicar los aranceles recientemente impuestos sobre el acero y el aluminio. Pero el magnate estadounidense se ha mostrado insensible a las críticas, y amenaza al resto del mundo con imponer mayores tarifas aduaneras, como hacen muchas otras naciones. Aún con Trump, EEUU es de las economías más abiertas entre las desarrolladas. "Trump puso en práctica sus compromisos de campaña, tiene un carácter previsible", dijo Macron, que sin embargo espera persuadir al dirigente de que "la guerra comercial no es buena para nadie". "Estoy convencido de que Europa mantendrá su unidad y la mantendrá todo el tiempo que se extiendan estos temas", afirmó.

Pese a este mar de fondo, la cumbre anual empezó ayer en un clima distendido, en el que los líderes del foro evitaron tratar estos temas sensibles. Los mandatarios de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido tuvieron un almuerzo de trabajo "realmente cordial y productivo" en el exclusivo hotel de La Malbaie, aseguró la canciller de Canadá, Chrystia Freeland. El tema abordado en esta primera reunión estuvo lejos de los que causan escozor: las perspectivas económicas y la inteligencia artificial. Muy lejos de los desacuerdos en materia de comercio, medio ambiente y las relaciones con Irán y Rusia. Hoy, ya sin Trump, los seis restantes debatirán sobre los movimientos migratorios, un tema particularmente caro al nuevo gobernante italiano, Giuseppe Conte, que llegó al poder en gran medida por el descontento de los italianos con la masiva inmigración irregular que padece Italia.

El "caso" Conte

La presencia del italiano provocó la abierta curiosidad de sus pares, quienes por momentos lo observaron como la "mascota" de la cumbre. Conte afirmó antes de viajar que estaba de acuerdo con Trump. Después, las reuniones con sus colegas europeos lo llevaron a la posición común contra el reingreso de Moscú. En su inexperiencia, Conte había escrito en Twitter que estaba de acuerdo con el planteo de Trump. Luego de reunirse con Macron este salió sonriente y comentó: "estamos todos de acuerdo" sobre el caso ruso. La única concesión hecha a Conte fue declarar que el diálogo con Moscú " debe mantenerse abierto". Conte les habría explicado en tono casi suplicante: "deben entenderme, nuestro electorado tiene una sensibilidad hacia Rusia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});