El Mundo

Trump renueva el alivio de sanciones contra Irán, pero pone un ultimátum

El presidente de EEUU advirtió que será la última vez que lo haga si sus socios europeos no realizan modificaciones al acuerdo nuclear de 2015.

Sábado 13 de Enero de 2018

El presidente estadounidense, Donald Trump, evitó ayer el colapso del acuerdo nuclear con Irán de 2015, al renovar por tercera vez la suspensión de sanciones contemplada en ese pacto, pero advirtió que será la última vez que lo haga salvo que sus socios europeos acepten hacer modificaciones. Como contrapartida, el mandatario impuso ayer nuevas sanciones contra 14 individuos y entidades de Irán, entre ellos el influyente jefe del Poder Judicial, el ayatolá Sadeq Larijani, por "graves" abusos a los derechos humanos y apoyo al programa de misiles balísticos. La respuesta de Irán no se hizo esperar y llegó desde la cuenta de Twitter del canciller, Mohamad Yavad Zarif: "La política de Trump y el anuncio de hoy (por ayer) representan intentos desesperados por minar un acuerdo multilateral sólido". Zarif agregó que el acuerdo "no es renegociable" y que Estados Unidos en vez de seguir "con su retórica que cansa, debería cumplir con él, igual que hace Irán".

Hace semanas que Washington advertía que sancionaría al gobierno iraní por la represión de la ola de protestas populares que estallaron en los últimos días de 2017 y ahora concretó su amenaza para equilibrar su decisión sobre el acuerdo nuclear. Todo indica que Trump ratificará el próximo lunes el acuerdo firmado el 2 de abril de 2015 entre Irán, Alemania y las cinco potencias con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU (Reino Unido, Estados Unidos, Francia, China y Rusia), para poder negociar un anexo que corrija lo que calificó como "uno de los peores" pactos de la historia de Estados Unidos.

La amenaza

A diferencia de los otros países firmantes, el Congreso de Estados Unidos exige al presidente decidir cada 120 días si mantiene la suspensión de las sanciones vinculadas al programa nuclear iraní. "Mantengo suspendida la aplicación de ciertas sanciones nucleares, pero solo con el fin de lograr que nuestros aliados europeos accedan a arreglar los terribles defectos del acuerdo nuclear con Irán. Esta es una última oportunidad", amenazó Trump en un extenso comunicado. "Sin un acuerdo de ese tipo (con los europeos), Estados Unidos no mantendrá la suspensión de sanciones que le permite permanecer en el pacto nuclear con Irán. Y si en cualquier momento juzgo que ese acuerdo no es alcanzable, me retiraré inmediatamente del pacto. Nadie debería dudar de mi palabra", sentenció. Si los socios europeos no acceden a negociar un pacto suplementario, Estados Unidos se retiraría unilateralmente del acuerdo a mediados de mayo, cuando vence el próximo plazo para mantener la suspensión.

La amenaza de Trump de salir del acuerdo nuclear con Irán no es nueva. Ya en octubre, el presidente republicano alertó que abandonaría el pacto si no se corregían sus "defectos", pero entonces los socios europeos obviaron una renegociación. Con un acuerdo suplementario, Trump pretende "imponer nuevas sanciones multilaterales si Irán desarrolla o prueba misiles balísticos, impide las inspecciones (de sus instalaciones nucleares) o hace avances hacia la consecución de un arma nuclear". La Casa Blanca sostiene que dicho pacto eliminaría las "fechas de caducidad" de las restricciones impuestas sobre el programa nuclear iraní en base al pacto de 2015, que en algunos casos expiran después de entre 10 y 25 años. Además de su ultimátum a Europa, Trump exigió al Congreso que enmiende una ley sobre el acuerdo para abordar sus preocupaciones.

Entretanto, con las nuevas sanciones anunciadas ayer contra 14 individuos y entidades de Irán, Estados Unidos apuntó a varias empresas chinas y la malaya Green Wave Telecommunications por facilitar suministros técnicos al programa de misiles de Teherán. "Políticamente, esto golpea a lo más alto del régimen, y envía un mensaje muy fuerte de que Estados Unidos no tolerará las violaciones continuas de los derechos de los ciudadanos" iraníes, dijo un funcionario estadounidense. Como consecuencia, quedan congelados activos que estas personas e instituciones puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se prohíben las transacciones con ellos tanto a las entidades financieras como a los ciudadanos estadounidenses.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario