El Mundo

Trump quiere que el ejército vigile la frontera con México

El mandatario de EEUU analiza esa opción hasta que se construya el polémico muro que prometió durante la campaña electoral

Miércoles 04 de Abril de 2018

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo ayer que desea que el ejército se encargue de vigilar y mantener segura la frontera con México hasta que se construya el muro que prometió, en medio de los esfuerzos de su gobierno para relanzar resistidas medidas contra la inmigración ilegal. Trump pasó los últimos tres días atacando a México por permitir que más de 1.000 centroamericanos, la mayoría de Honduras, iniciaran una marcha hacia la frontera con Estados Unidos, donde muchos esperan solicitar asilo. "Vamos a hacer las cosas militarmente", dijo Trump en declaraciones a la prensa durante un almuerzo en la Casa Blanca con los gobernantes de los países bálticos. "Hasta que podamos tener un muro y seguridad adecuada, vamos a estar vigilando nuestra frontera con nuestras fuerzas armadas", prosiguió. El mandatario ha estado expresando su creciente frustración por la falta de avances para cumplir con su promesa central de campaña de construir un "muro grande y hermoso" en la frontera con México, en el sur del país, para frenar el ingreso de inmigrantes ilegales, de armas y drogas.

Luego de afirmar desde el principio que el muro sería pagado por México, la semana pasada sugirió en cambio que se use el presupuesto del Pentágono para costear la pared, argumentando que es una prioridad de seguridad nacional, pese a que estrictas reglas prohíben gastos que no hayan sido autorizados por el Congreso. Tanto los ex presidentes George W. Bush (2001-2009) como Barack Obama (2009-2017) recurrieron a soldados de la Guardia Nacional, un cuerpo de reserva de las fuerzas armadas, para vigilar la frontera en distintas operaciones puntuales, pero esa medida recibió entonces críticas por su elevado costo.

El presidente está descontento con los fondos que logró para su proyecto estrella en el presupuesto federal, que incluye únicamente 1.600 millones de dólares para la construcción de una barrera fronteriza, pero con condiciones muy restrictivas y lejos de sumar los 25.000 millones que había pedido al Congreso.

En una catarata de tuits en los últimos días, Trump llamó a los legisladores de su Partido Republicano a aprobar de inmediato una ley de seguridad fronteriza y declaró "muertas" las protecciones contra la deportación que benefician a los inmigrantes dreamers (soñadores) llevados ilegalmente al país por sus padres cuando eran niños.

También acusó a los demócratas de permitir "fronteras abiertas, drogas y crimen" y amenazó a México con detener las llamadas "caravanas" de migrantes centroamericanos que se dirigen hacia Estados Unidos so pena de que su país abandone el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés). La caravana que llegó a tener 1.150 personas o más se detuvo hace días en la población de Matías Romero, en el Estado sureño de Oaxaca.

Presión a jueces

Trump autorizó una directiva del Departamento de Justicia para establecer cuotas anuales de 700 casos resueltos para todos los jueces migratorios. Según el nuevo sistema, estos jueces sólo recibirán una evaluación "satisfactoria" cuando completen 700 casos al año y menos del 15 por ciento de ellos sean apelados a un tribunal superior.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario