El Mundo

Trump presionó a un funcionario para que "encontrara" 11.780 votos a su favor

El insólito planteo se lo hizo al secretario de Estado de Georgia, donde perdió por esa cantidad de sufragios ante Joe Biden

Domingo 03 de Enero de 2021

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le pidió al máximo funcionario electoral de Georgia que “encontrara” suficientes votos para revertir su derrota en ese estado sureño en las elecciones del pasado 3 de noviembre, según una grabación de una hora publicada ayer el diario The Washington Post. Trump no ha reconocido su derrota ante el demócrata Joe Biden y tanto él como su partido presentaron decenas de recursos judiciales contra los resultados en varios Estados clave. Todos fueron rechazados, incluso por la Corte Suprema, lo que cerró definitivamente el paso a la vía judicial a Trump, quien sin embargo insiste en que víctima de "fraude electoral".

La llamada publicada por el Washington Post es el último gesto desesperado en la cruzada de dos meses de Trump para fundamentar que su derrota ante Joe Biden fue resultado de un fraude electoral generalizado.

El diálogo con el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, un republicano, se produce días antes de que legisladores aliados de Trump en el Congreso objeten el reconocimiento formal de la victoria de Biden en las últimas elecciones. Pero el acto de reconocimiento del resultado en el Colegio Electoral no está en peligro, y Joe Biden será consagrado por el Congreso y asumirá la presidencia el 20 de enero próximo.

The Washington Post, que publicó extractos del audio de la llamada de una hora, dijo que Trump alternativamente halagó, suplicó y amenazó a Raffensperger con vagas consecuencias penales en su intento por reparar su derrota. Durante la llamada, Raffensperger y el abogado de su oficina rechazaron las afirmaciones de Trump y le dijeron al presidente que se basaba en teorías de conspiración desacreditadas sobre lo que era una elección justa y clara.

Trump elecciones.mp4

“La gente de Georgia está enojada, la gente del país está enojada”, les respondió Trump. “Y no hay nada de malo en decir, ya sabes, eh, que has recalculado”. Esto pareció un llamado explicito de Trump a cometer un delito electoral. Continuó: “Así que mira. Todo lo que quiero hacer es esto. Solo quiero 'encontrar' 11.780 votos, que es uno más de los que tenemos. Porque ganamos el estado”, le dijo Trump al secretario de Estado de Georgia en la grabación, insistiendo en que “no había manera” de que perdiera el estado, un tradicional bastión republicano pero que en esta elección resultó finalmente favorable a los demócratas por escaso margen. El caso de Georgia tiene un relieve especial porque allí se votará este martes 5 de enero para elegir dos senadores federales, claves para definir si los republicanos mantendrán el control de la Cámara alta.

La Casa Blanca se negó a comentar la novedad y Raffensperger no respondió a las solicitudes de comentarios de parte de la prensa, mientras el equipo de transición de Biden tampoco hizo comentarios. Pero horas más tarde, Trump comentó el asunto en Twitter, su medio de comunicación favorito. Trump tuiteó que había hablado con Raffensperger, diciendo que el secretario de estado "no estaba dispuesto, o no podía, responder a preguntas como la estafa de las 'boletas bajo la mesa', la destrucción de boletas, los 'votantes' de fuera del estado, los votantes muertos y más". ¡No tiene ni idea!". Raffensperger respondió con su propio tuit: "Respetuosamente, presidente Trump: Lo que está diciendo no es verdad".

La llamada se produjo poco antes de que algunos aliados de Trump en el Congreso busquen objetar la victoria de Biden, lograda por un margen de 306-232 en el Colegio Electoral y por más de 7 millones de votos populares. La estrecha victoria de Biden en Georgia fue la primera de un candidato presidencial demócrata en una generación y ha provocado esperanzas entre los demócratas de que podrían ganar las dos bancas al Senado en disputa en el estado sureño el martes, lo que sería suficiente para que su partido controle las dos cámaras del Congreso.

Senadores rebeldes

Un creciente número de legisladores republicanos se comprometieron a rechazar los resultados cuando el Congreso se reúna este miércoles para contar los votos del Colegio Electoral y certificar la victoria del presidente electo Joe Biden. De todas maneras, se trata de una minoría y la consagración de Biden no corre peligro.

El senador Ted Cruz, de Texas, anunció el sábado una coalición de 11 senadores y senadores electos que participarán en el intento de Trump para impugnar la voluntad de los electores. Antes el senador Josh Hawley, de Misuri, señaló que se sumaría a los republicanos de la Cámara de Representantes para objetar los conteos estatales en la sesión conjunta del miércoles en el Congreso.

La negativa de Trump a aceptar su derrota está desgarrando al partid. Hawley y Cruz figuran entre los posibles aspirantes a candidatos presidenciales en 2024.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, había solicitado a su partido que no intente anular lo que autoridades electorales apartidiarias han concluido fue una votación libre y transparente.

Los 11 senadores han reconocido el sábado que no podrán impedir que Biden asuma la presidencia el 20 de enero después de que ganara por 306-232 en el Colegio Electoral. Sin embargo, sus impugnaciones y las de los republicanos en la Cámara Baja representan el intento más radical para anular el resultado de una elección presidencial desde la Guerra Civil. Los legisladores se comprometieron a votar el miércoles en contra de ciertos electores estatales a menos de que el Congreso nombre una comisión electoral que realice de inmediato una auditoría de los resultados electorales Es improbable que el Congreso acepte su exigencia.

Trump, el primer presidente que pierde una reelección en casi 30 años, atribuyó su derrota a lo que describió como un fraude electoral generalizado, a pesar de que lo descartaron las autoridades electorales, la Corte Suprema e incluso del secretario de Justicia de Trump.

De las cerca de 50 demandas que el presidente y sus aliados han presentado para impugnar los resultados electorales, casi todas fueron desechadas o retiradas. La Corte Suprema federal también ha asestado un par de reveses a Trump.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS