El Mundo

Trump pedirá al Congreso 18 mil millones para construir el muro

La enorme suma es para un presupuesto de 10 años. El presidente usará a los 800 mil "dreamers" como moneda de cambio con los republicanos.

Domingo 07 de Enero de 2018

El presidente estadounidense, Donald Trump, pedirá al Congreso 18.000 millones de dólares (15.000 millones euros) en diez años para la primera fase del muro que quiere construir en la frontera con México, como condición para permitir la permanencia en el país de 800.000 jóvenes indocumentados conocidos como "dreamers".

Así lo contempla una serie de peticiones que le fueron prentadas al senador demócrata Dick Durbin y de las que se hicieron eco medios estadounidenses.

Esa cantidad se suma a otros 15.000 millones de dólares destinados a otras medidas fronterizas que Trump pone como condición a los demócratas para sacar adelante una ley que posibilite la permanencia en el país de casi 800.000 jóvenes indocumentados conocidos como "dreamers" (soñadores), a los que el actual mandatario que retiró la protección frente a la deportación que les había concedido Barack Obama.

El año pasado, Trump puso fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) que desde 2012 protegía a quienes entraron ilegalmente en Estados Unidos siendo niños acompañando a sus padres. Del programa se beneficiaron cerca de 800.000 jóvenes, que recibieron permisos de residencia y trabajo temporales.

Trump anunció el 5 de septiembre el final de DACA e instó al Congreso a buscar una solución para los afectados. Con la expiración de los permisos, a partir marzo comenzarán a quedar expuestos a una posible deportación si no se aprueba antes una ley.

"Dreamers" por muro

Desde entonces, Trump está intentando utilizarlos como moneda de cambio para conseguir financiación para construir el controvertido muro fronterizo. Durante su campaña electoral, Trump prometió construir el muro y prometió que México lo pagaría.

El senador Durbin está intentando negociar con republicanos moderados en busca de una solución para que "soñadores" puedan permanecer en el país, algo que se vería dificultado ahora por la serie de exigencias de Trump.

Ello también podría sin embargo dificultar los esfuerzos por aprobar el plan de presupuestos antes del 19 de enero. De no salir adelante, el Gobierno estadounidense se quedará sin dinero.

Los demócratas rechazan estrictamente la aprobación de medios económicos para financiarla construcción del muro con México.

Trump emplearía los 18.000 millones que exige en la construcción de un nuevo refuerzo fronterizo de 500 kilómetros y el refuerzo de las instalaciones fronterizas ya existentes en otro tramo de 650 kilómetros, con lo que más de la mitad de la frontera entre los dos países quedaría ya delimitada con un muro u otras estructuras. Su construcción no es una ocurrencia de Trump.

La iniciativa del muro no es nueva, en absoluto. Con la llegada del demócrata Bill Clinton al poder en 1993, los demócratas levantaron, el polémico muro hoy existente en el Oeste del país.

El muro que ya existe

Actualmente de los casi 3.200 kilómetros de frontera que comparten México y Estados Unidos, en un tercio de la misma, unos 1.100 kilómetros, hay muro físico. Bardas de concreto, rejas, planchas metálicas que un día sirvieron para facilitar el aterrizaje de aviones durante la Guerra del Golfo y después fueron reutilizadas como "defensa" contra los inmigrantes ilegales. El muro comienza en la misma Costa Oeste, en la playa de Tijuana y corre hacia el Este atravesando ciudades como Tecate y Mexicali. En otros tramos sube y baja por los montes de Estados como California, Arizona y Nuevo México.

En otro tercio de la frontera hay un "muro virtual", vigilado por cámaras, sensores térmicos, rayos X y más de 20.000 agentes fronterizos, un 518 por ciento más que hace dos décadas, según un informe del Centro Norteamericano de Estudios Transfronterizos. En el último tercio, el muro es natural. Es también el más barato de vigilar, porque ejercen de centinelas los ríos y desiertos de Sonora y Chihuahua, donde las temperaturas llegan a los 50 grados. Intentando cruzar por aquí han muerto unos 8.000 migrantes en los últimos 20 años.

En el Oste, el muro ya es una realidad desde tiempos de Clinton. Pero sobre 3.200 km aún faltan dos tercios

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario